Jesús está removiendo las espinas

Publicada el
Jesús está removiendo las espinas

Él sana a los quebrantados de corazón y les venda las heridas. Salmos 147:3

En los últimos días, he estado viendo una imagen de Jesús sacando tiernamente espinas afiladas de la piel de las personas. Algunas están profundamente alojados, otras son superficiales. Algunas son grandes. Otras no tan grandes. Pero Jesús las está quitando todos con gran intencionalidad y gentileza.

Las espinas representan las heridas que hicieron en la temporada que pasó. No necesariamente las grandes pérdidas y heridas que hacen que otros se den cuenta de tu dolor. Más bien, cada espina representa: las pequeñas decepciones, los rechazos desapercibidos, el cansancio de la espera, las oraciones sin respuesta, las batallas espirituales, las luchas secretas, las promesas rotas, la falta de aprecio, la sensación de que a nadie le importas realmente, la frustración y el aburrimiento, las palabras que te cortan, la vergüenza del fracaso, el dolor del arrepentimiento, la pérdida de la inocencia, los planes que no salieron bien, la disminución de los sueños.

A medida que El extrae cada espina, hay un momento de dolor. Entonces Jesús vuelve a estirar la mano y toca la pequeña herida roja que queda. Mantiene su mano allí por un momento. Cuando lo levanta, la herida ha desaparecido por completo. Algunas personas tienen sólo una o dos espinas. Otros, al parecer, están cubiertos de ellas. Eso no le importa a Jesús. Él se toma su tiempo para quitar con cuidado y propósito cada espina y sanar cada herida individualmente. Entonces lo veo mirar a cada persona con ojos llenos de amor, gracia, ternura y compasión. Diciendo estas palabras:

«Estas libre. Ahora que he sanado tus heridas, ve y sana las heridas de los demás”.  A medida que cada persona se da la vuelta y se aleja, se llena de una profunda sensación de libertad, paz, ligereza, gratitud y alegría. No pueden recordar la última vez que se sintieron tan libres. Tan enamorados. Tan conocidos, Tan completos. Salen a todo lugar y espacio para empezar con amor a quitar las espinas y sanar las heridas que otros han estado llevando. Oro hoy para que experimentes Su gracia y sanidad. (Caig Cooney)

Salmos 34:19-22 Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas lo libra el Señor. Él guarda todos sus huesos; ni uno de ellos es quebrantado. La maldad dará muerte al impío, y los que aborrecen al justo serán condenados. El Señor redime el alma de sus siervos; y no será condenado ninguno de los que en Él se refugian.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Jesús está removiendo las espinas

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".