Toma tu cruz y síguelo

Publicada el
Toma tu cruz y síguelo

Luego dijo Jesús a sus discípulos: —Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la encontrará. Mateo 16:24-25

Aquí es donde Él enjugará todas nuestras lágrimas. “La victoria se encuentra en la muerte”. Estas son las palabras que resonaron en mi corazón hace unos años y que me marcaron para siempre. Inmediatamente el escenario de la «CRUZ» entró en mi mente y de alguna manera el centavo finalmente cayó. La victoria comprada en la cruz vino a través de la muerte.

Siento que nosotros, como Pueblo de Dios, estamos en una posición diferente en la batalla. Hemos luchado tan duro durante tanto tiempo en oración y batallas, en obediencia que requiere un gran sacrificio y costo, haciendo nuestra parte, etc. Y todo eso es bueno y ha sido lo que Dios ha requerido, pero nos hemos sentido frustrados en el proceso de las batallas que nunca terminan, en la derrota y en algunos casos las cosas parecen empeorar.  

Siento que el Señor nos ha llevado al río Jordán de la rendición. Jordán significa descender o fluir hacia abajo, es el río donde se realizó el acto simbolico del bautismo que simboliza la muerte a la vieja naturaleza.  Esta muerte en el Jordán de la rendición es donde Él limpiará todas nuestras lágrimas y nos fortalecerá. Es donde nuestros corazones son limpiados de nuestras propias obras, de nuestra identidad que se encuentra en nuestros éxitos o fracasos, y donde podemos realmente comer el fruto de la gran victoria por Su poderosa mano.

Juan 12:24-25 Ciertamente les aseguro que, si el grano de trigo no cae en tierra y muere, se queda solo. Pero, si muere, produce mucho fruto. El que se apega a su vida la pierde; en cambio, el que aborrece su vida en este mundo la conserva para la vida eterna.

LA BANDERA BLANCA DE LA RENDICION

El domingo el Señor hizo que nuestra familia en la iglesia hiciera un acto profético. En la adoración estábamos alabando y sentí agitar proféticamente la bandera roja de la sangre y luego levanté la blanca. La bandera de la rendición.  Así que después de la adoración el Señor me hizo compartir una visión con respecto a una invitación a permitirle tomar el timón en nuestras vidas, y verdaderamente rendir TODO, la victoria en la batalla, el camino, la necesidad, el tiempo, el dónde, el quién, el cómo, nuestro control, nuestros fracasos, deseos, miedos, dudas …… TODO. Vi una visión de un mar embravecido y las olas abrumadoras… el Señor me dijo suavemente «Anita, para pasar por esto hacia la victoria en esta hora vas a tener que dejarme tomar el timón».

Entonces, invité a todos los que querían entrar en este acto de rendición permitiendo que Jesús tomara el timón de nuestras vidas completamente, a pasar al frente y ondear la bandera blanca de la rendición. La presencia de Dios que había en la sala era tan intensa y hermosa mientras alma tras alma se acercaba y agitaba auténticamente la bandera blanca de la rendición al Señor.  Fue 100% una muerte y una travesía. Ondeamos la bandera blanca de la rendición al Señor, declarando que ya no estamos en nuestras propias fuerzas. El Señor está invitando a su pueblo a ondear la bandera blanca de la rendición. Dejemos que Él ocupe completamente nuestro corazón y se haga cargo del timón y nos lleve a la victoria.

EL DESCANSO SE ENCUENTRA EN SOLTAR

 El «descanso» se encuentra en el «SOLTAR», y dejar ir todo, el cómo, el camino, el qué, el dónde, la necesidad de esto y aquello, nuestras demandas, lo que vemos como fracaso, derrota, éxito, todo ello, y rendirse. En la muerte, Él traerá la vida de resurrección a nuestro corazón y circunstancias y seres queridos. el cambio está aquí… hemos cruzado. (Anita Alexander)

Romanos 8:9-11 NTV Pero ustedes no están dominados por su naturaleza pecaminosa. Son controlados por el Espíritu si el Espíritu de Dios vive en ustedes. (Y recuerden que los que no tienen al Espíritu de Cristo en ellos, de ninguna manera pertenecen a él). Y Cristo vive en ustedes; entonces, aunque el cuerpo morirá por causa del pecado, el Espíritu les da vida, porque ustedes ya fueron hechos justos a los ojos de Dios. El Espíritu de Dios, quien levantó a Jesús de los muertos, vive en ustedes; y así como Dios levantó a Cristo Jesús de los muertos, él dará vida a sus cuerpos mortales mediante el mismo Espíritu, quien vive en ustedes.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Toma tu cruz y síguelo

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".