Escucha el rugir del León de Judá

«¡Deja de llorar! Mira, el León de la tribu de Judá, el heredero del trono de David, ha ganado la victoria». Apocalipsis 5:5

Yo vi al León de la Tribu de Judá y rugía sobre una nube de feroz tormenta sobre el Pueblo de Dios. Mientras El rugía la tormenta se revertía. Le pregunté al Señor: ¿No se supone que nosotros hablaremos a la tormenta y esta se calmará?.

Vi tanto amor y compasión en Sus ojos, la mirada en Sus ojos me hizo sentir la sonrisa de los cielos sobre mi. El entonces me dijo: Muchos de Mi pueblo están tan cansados y agotados por las batallas de esta temporada. No saben como orar o que decir. Me anhelan, aún estando cansados de la batalla y anhelan el avance. Así que, Yo vengo a pelear por ellos. Yo soy el Señor de la brecha y Yo les estoy dando descanso de las feroces nubes de tormenta enviadas por el enemigo para robar, matar y destruirlos. Quiero que sepan que Mis planes para ellos son buenos y no malos son para prosperarlos. Yo he enviado lejos esas nubes de tormenta para guiarlos a un refrescante descanso de las tormentas. Una temporada de profunda intimidad Conmigo que los dejará con temor de Mi, y Mi bondad y amor hacia ellos como nunca antes

Luz se ha sembrado para el justo, Y alegría para los rectos de corazón. Justos, alégrense en el Señor, Y alaben Su santo nombre. Salmo 97:11

Una vez más, fui llevada a un encuentro con el León de Judá. El rugió sobre Su Pueblo, los que están cansados, débiles y se sienten consternados porque no saben que más hacer para posicionarse para el avance largamente esperado.

Lo vi rugir de nuevo y de su boca salían semillas de luz que eran como bolas de fuego. Estas bolas entraban en los corazones de Su pueblo y causaban una gran explosión. Vi dentro de los corazones de las personas una COSECHA. La manifestación entrañable de Sus promesas. Esta cosecha traía una sanidad muy necesaria, del cansancio y las heridas de la batalla de esta temporada. El punto de inflexión de todos los momentos de siembra y creer, la cosecha había llegado. Las almas entraban en la plenitud. La paz, la fuerza, la esperanza, la sanidad y la vida otra vez. Entonces vi una segunda explosión y el GOZO explotó.

El León de Judá ha rugido y la oposición ha sido revertida y ahora la cosecha esta volviéndose hacia ustedes. Su alma explotará con la cosecha del cielo y de la Gloria de Dios que se traducirá en un gozo inimaginable a pesar de las circunstancias. Lo que el enemigo intentó quitarles, El se los regresará en una gran cosecha, sanidad y gozo.

Nunca más Su Pueblo se rendirá ante el cansancio, la desesperanza y el desánimo, mientras se posicionan delante de El. El estará peleando por ellos y estarán firmes en El otra vez. ¡Prepárense para una combustión espontánea de gozo en Su gloria! (Lana Vawser)

Salmo 97:1-6 El Señor reina; regocíjese la tierra; Alégrense las muchas islas. Nubes y densas tinieblas Lo rodean, justicia y derecho son el fundamento de Su trono. Fuego va delante de El, Y quema a Sus adversarios en derredor. Sus relámpagos iluminaron el mundo; La tierra vio y se estremeció. Como cera se derritieron los montes ante la presencia del Señor, ante la presencia del Señor de toda la tierra. Los cielos proclaman Su justicia, y todos los pueblos han visto Su gloria.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario