Yo Soy el Pastor que te guía a tranquilas aguas

El Señor es mi pastor; tengo todo lo que necesito. En verdes prados me deja descansar; me conduce junto a arroyos tranquilos. Él renueva mis fuerzas. Me guía por sendas correctas, y así da honra a su nombre. Salmo 23:1-3

Nuestro Dios como un Padre amoroso no se ha olvidado de ninguna de Sus promesas y nosotros debemos permitir que nos guíe a tranquilas aguas, mientras esperamos en El. Traigamos nuestro cuaderno con todas las promesas, las profecías y los sueños que hemos escrito y guardado por años y permitamos que Su aliento de vida entre en ellos ya que este es un tiempo divino de cumplimiento y el tiempo perfecto de Dios para nosotros.

El Señor dice:

Permitan que Dios se levante y Sus enemigos sean esparcidos. Permitan que el Santo de Israel venga al campamento de Su pueblo. Y, al venir Él los lleve al entendimiento de Su amor, Su paz y Su gozo. Y, en todo eso, pueblo Mío, su fe será acelerada y vendrán a un lugar más alto como nunca has alcanzado. En el aceleramiento de su fe, Mi iglesia gloriosa se levantará a su posición en la tierra. Y, de ése lugar de gloria fluirá la justicia, el poder, la gloria, la sanidad y la provisión de Cristo.

Todas las cosas que ustedes necesitan, pueblo Mío, se presentarán ante ustedes. Pues Yo soy el dueño del oro y de la plata. Yo distribuiré a cada uno de acuerdo a lo que desea o necesita. Yo soy el Santo y te guardo. ¿Acaso has olvidado que Yo soy el Pastor que te guía junto a aguas tranquilas y verdes pastos? ¿Acaso has olvidado que Yo he ido delante de ti para hacer el camino más fácil? ¿Acaso has olvidado que Yo preparé los senderos de tu destino y del cumplimiento de tu destino cuando tú caminas el sendero de la vida? No te olvides de Mis beneficios, dice el Señor. Y, no te olvides de que Yo te estoy guiando y dirigiendo. No te olvides de estas cosas, pues ciertamente prevalecerás. Escribe un libro de recuerdos que describa Mi bondad, dice el Señor.

No permitas que el desgaste te prive de la efectividad de la batalla. El enemigo le fascinaría cansarte y tenerte sentado o tomando un descanso en la mitad de la batalla. Yo te daré poder y las fuerzas necesarias para obtener la victoria en cada circunstancia, pero tú debes confiar en que Yo lo haré cuando continúes avanzando, dice el Señor.

Yo continuaré abriendo para ti los tesoros de las tinieblas, particularmente aquellas cosas que han impedido tu éxito en número de áreas. Pregúntame por la sabiduría y se sensible a lo que Yo te mostraré. Entonces tú verás, oirás y obedecerás y serás capaz de superarte en esas áreas en las que has fracasado una y otra vez. Permíteme guiarte a través del proceso que te conducirá a la victoria, dice el Señor.

Deuteronomio 4:30-31 En los postreros días, cuando estés angustiado y todas esas cosas te sobrevengan, volverás al Señor tu Dios y escucharás su voz. Pues el Señor tu Dios es Dios compasivo; no te abandonará, ni te destruirá, ni olvidará el pacto que El juró a tus padres.

Jeremías 12:5 Si corriste con los de a pie y te cansaron, ¿cómo, pues, vas a competir con los caballos? Si caes en tierra de paz, ¿cómo te irá en la espesura del Jordán?

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario