YA NO SOY ESCLAVO DEL TEMOR, YO SOY HIJO DE DIOS

Así que, ¡prepárate! Ve y diles todo lo que yo te mando. No les tengas miedo, pues de lo contrario te haré temblar de miedo cuando te enfrentes a ellos. Jeremías 1:17 TLA

Esta canción “Ya no soy esclavo del temor, yo soy hijo de Dios” me la dio el Señor en un sueño, en el mes de agosto, previo a mi viaje a Brasil que para mí representaba un gran desafío, y para el Cafecito con Magie en Octubre. Era una declaración de fe que el Señor me ponía a cantar una y otra vez, y cada vez que lo sigo haciendo me fortalece mucho más. Me sorprende que el Profeta Bill Yount mencione en esta palabra que es su “favorita”. El temor nos paraliza y este es un tiempo crucial para echar fuera el temor y que nada nos detenga del avance, porque vamos camino del cumplimiento de nuestras promesas.

“Siento que 2018 será un año en que “Todo vendrá al mismo tiempo”. Se soltará toda la ira del Infierno, pero también se soltará todo el poder del cielo, y el cielo es más poderoso que el Infierno. Percibo la presencia de una gran nube de testigos celestiales, incluyendo miembros de la familia, que nos estarán animando durante el año que está por venir. Los ojos del cielo están sobre nosotros, ondeando banderas a la distancia. Los cielos están gritando: “No pierdan el entusiasmo por lo que Dios te llamó a hacer. Tu entusiasmo lo entusiasma a Él y activa a los ángeles. El entusiasmo es una poderosa arma contra el enemigo ya que le ata las manos”.

Un año de desafíos esta delante de nosotros.  Parecerá que todo está ocurriendo al mismo tiempo.  La gente dirá, en tono negativo: “Siempre hay algo. Siempre hay algo…” Por otra parte, si nos mantenemos enfocados en el Señor, nosotros diremos: “Él siempre está haciendo algo. Él siempre está haciendo algo bueno, a pesar de la situación”.

La mentalidad que necesitamos para este nuevo año es:  “Nos encargamos de osos, de leones y de gigantes. Eso es a lo que nos dedicamos”.  Porque este año vendrán para averiguar lo que hay en nosotros. Estas serán distracciones para impedir que nos enfoquemos en el Señor, con nuestra adoración sin importar lo que pase. Tengo la sensación que el enemigo está diciendo: “Espero que no tengan ganas de adorar al Señor este año con lo que yo tengo preparado. Porque si lo hacen, le llevarán su situación, Él se presentará, y yo tendré que irme de aquí; porque Él no sabe perder. En Él no existe el fracaso”.

PRUEBAS EXTREMAS TRAEN VICTORIAS EXTREMAS

Será un año como cuando Houston fue azotado por un huracán y ganó la Serie Mundial de béisbol. Las pruebas extremas y victorias extremas. Vienen a causa de las pruebas.  Cambiarán las prioridades cuando se presenten estos desafíos. Puedo escuchar al Padre exclamando: “CIERREN LAS ESCOTILLAS”. Siento que esto significa que el lugar de oración se convertirá en un sitio muy importante en nuestras vidas. Yo creo que “cerrar las escotillas” se refiere a cerrar la puerta de las distracciones, y que no solamente oremos, sino que escuchemos como Él nos habla.

Este será un año en que poderosos hombres y mujeres serán levantados, por haber matado a un oso, un león o gigante, pues estos han venido para fortalecernos. Dios dice: “Esto será su alimento, su pan, su sustento”. Podremos comer la miel de las entrañas del león. Veremos el aspecto que tiene la melena de un león colgada en nuestra casa y las cabezas de gigantes sobre bandejas de oro. Veo alfombras de oso, pieles de león y cabezas de gigantes esparcidas por sus casas. Estos serán los trofeos otorgados a quienes no se rindieron en la buena batalla de la fe.

LOS GIGANTES SERAN EL DESAYUNO DE LOS CAMPEONES

Escucho al Padre preguntar: “¿Cuánta hambre tienen? Si están lo suficientemente hambrientos, ¡podrán comer gigantes! Los gigantes no se presentan para acabar con ustedes, sino que vienen para que los puedan comer. Cómanse hoy sus gigantes. Ellos son su alimento. Son su pan y sustento. Los gigantes son el desayuno de campeones”.

Números 14:8-9 Si el Señor se agrada de nosotros, nos hará entrar en ella. ¡Nos va a dar una tierra donde abundan la leche y la miel! Así que no se rebelen contra el Señor ni tengan miedo de la gente que habita en esa tierra. ¡Ya son pan comido! No tienen quién los proteja, porque el Señor está de parte nuestra. Así que, ¡no les tengan miedo!

Yo me he preguntado por qué la canción “Ya no soy esclavo del temor, yo soy hijo de Dios”, sigue siendo mi canción preferida este año. ¿Por qué pone “NO TEMAS” tantas veces en toda la Biblia? Porque Dios sabe que habrá tiempos y motivos por los cuales sentiremos miedo, pero Él está con nosotros. Debido a lo que Jesús hizo en la cruz, Él ya ha matado a todo oso, león y gigante al que nos enfrentaremos, y por eso nosotros también lo podemos hacer.  Recuerden que Jesús vive en nosotros y Él no teme, Él no se preocupa por nada. (Bill Yount)

Éxodo 14:10-14 Cuando los israelitas vieron a lo lejos que el rey y su ejército venían persiguiéndolos, tuvieron mucho miedo y gritaron pidiéndole ayuda a Dios. A Moisés le reclamaron:  —¿Por qué nos sacaste de Egipto? ¿Por qué nos trajiste a morir en el desierto? ¿Acaso no había en Egipto lugar para enterrarnos? ¿No te dijimos que no nos molestaras, y que nos dejaras trabajar para los egipcios? ¡Hubiera sido mejor seguir allá como esclavos, que venir a morir en el desierto! Moisés les respondió: —¡Tranquilos, no tengan miedo! Ustedes no se preocupen, que van a ver cómo nuestro Dios los va a salvar. A esos egipcios que hoy ven, no volverán a verlos nunca más, porque Dios peleará por ustedes.

Con amor y oraciones,

 Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario