LOS VIENTOS DE TRANSICION ESTAN SOPLANDO

Pues el Señor es quien formó las montañas, agita los vientos y da a conocer sus pensamientos a la humanidad. Él convierte la luz del amanecer en oscuridad y marcha sobre las alturas de la tierra. ¡El Señor Dios de los Ejércitos Celestiales es su nombre! Amós 4:13

En este tiempo, he estado sintiendo la carga del Señor por el Cuerpo de Cristo. Últimamente, el Señor me ha dado una serie de sueños concernientes a los ministerios y a la Iglesia. Muchos están sufriendo, especialmente los líderes, y el enemigo está buscando maneras de exponerlos y eliminarlos.

UN AÑO DE VIENTO

La semana antes de entrar a marzo, comencé a sentir el viento de Dios soplar de nuevo. Muchos profetizaron que éste sería un año de viento o vientos. Donde había habido una calma en el espíritu, sentí el viento de Dios levantándose de nuevo. Oí al Señor decir, “Mis vientos de transición están soplando de nuevo. Es hora de terminar los proyectos, asignaciones—incluso algunas relaciones están cambiando de esta temporada. Mi gracia se está levantando de las cosas de la temporada pasada y estará en la nueva que Yo estoy liberando.”

Juan 3:6-8 El ser humano solo puede reproducir la vida humana, pero la vida espiritual nace del Espíritu Santo. Así que no te sorprendas cuando digo: “Tienen que nacer de nuevo”. El viento sopla hacia donde quiere. De la misma manera que oyes el viento, pero no sabes de dónde viene ni adónde va, tampoco puedes explicar cómo las personas nacen del Espíritu.

Como Creyentes somos llamados a caminar en y por el Espíritu. Debemos aprender a mantenernos en sincronía con el Espíritu. Cuando nos desviamos de estar en sincronía con el Espíritu, corremos el riesgo de perder las cosas de Dios o ser un blanco para el enemigo. Siento que estamos llegando a una temporada que será muy polarizante. Creo que, así como el viento de Dios soplará, también lo harán los vientos del enemigo, los vientos de la adversidad. El enemigo siempre hace una falsificación de las cosas de Dios. Tenemos que usar la sabiduría y el discernimiento para conocer la diferencia.

LOS VIENTOS DE GUERRA

Recientemente, tuve un sueño que me sacudió un poco debido a su intensidad. En el sueño era de noche, y me había metido en mi coche para ir a alguna parte. Acababa de abrocharme el cinturón de seguridad y me estaba preparando para girar el encendido. De repente, de la nada, el viento más violento que he experimentado, comenzó a soplar y empujar mi coche. El viento se llevó mi coche durante varios kilómetros hasta que terminé en un vecindario. Había dos coches delante de mí que sobrevivieron, y había un coche detrás donde el conductor no sobrevivió al impacto. Los otros conductores trataron de llamar al 911, pero yo sabía que el conductor se había ido. A veces no siempre vemos lo que va a venir a nosotros. El enemigo no puede necesariamente detener lo que Dios está haciendo en nuestra vida, pero hará que surja un viento u oposición repentina.

1 corintios 16:9 “Porque se me ha abierto una puerta grande para el servicio eficaz, y hay muchos adversarios”. Creo que esta es una temporada de grandes oportunidades, pero con la oportunidad viene la guerra. Los vientos de guerra tratarán de distraernos, sacándonos del curso, haciendo que perdamos el impulso, o literalmente tratando de sacarnos.

PERMANEZCAN ANCLADOS EN LA PALABRA

En el sueño de arriba, los coches pueden ser una representación profética de los ministerios. Creo que doblar mi cinturón de seguridad en el sueño representó el cinturón de la verdad. Estar ceñidos con la verdad es imperativo cuando los vientos de la adversidad comienzan a soplar. La verdad de la Palabra de Dios nos protege en medio de los vientos del enemigo. Uno de los conductores (ministerios) en el sueño no sobrevivió debido al impacto. Tomé esto para representar que no todos, o cada ministerio manejará bien el temblor. Los vientos traen una separación y una definición a nuestras vidas. Para sobrevivir a los vientos de adversidad tenemos que estar anclados en Dios. Cuando no estamos anclados en la Palabra de Dios y Su verdad, nos convertimos fácilmente en náufragos.

En 1 Timoteo 1:18-19 Pablo le dice a Timoteo: “Esta comisión te confío, hijo Timoteo, conforme a las profecías que antes se hicieron en cuanto a ti, a fin de que por ellas pelees la buena batalla, guardando la fe y una buena conciencia, que algunos han rechazado y naufragaron en lo que toca a la fe. Con este estímulo usen sus profecías como armas mientras libran la guerra espiritual por fe y con una conciencia limpia. Porque hay muchos que rechazan estas virtudes y ahora son indigentes de la verdadera fe (fe naufragada)” (énfasis mío). La Palabra de Dios y las palabras proféticas son armas de guerra que debemos usar para vencer. La Palabra de Dios libera el poder para vencer.

MAYOR ES EL QUE ESTA EN NOSOTROS

No podemos tener miedo de pasar por cosas. No importa la intensidad o duración de lo que esté sucediendo, debemos recordar que, mayor es Aquel que está en nosotros que el que está en el mundo (1 Juan 4:4). Hemos sido ungidos para pelear y vencer en la guerra. Los vientos pueden soplar, pero no tenemos que ser sacudidos. El Señor usará lo que el enemigo haga para dañarnos para trabajar a nuestro favor. En la última parte del sueño me encontré a kilómetros de donde empecé. El empuje del enemigo es el sistema de Dios para catapultarnos más allá de la oposición. Profetizo y declaro que los vientos de adversidad se volverán a nuestro favor, van a trabajar a nuestro favor. ¡El retroceso está liberando el impulso y la aceleración que nos lanzará! (Madeline James)

Romanos 8:37 En medio de todos nuestros problemas, estamos seguros de que Jesucristo, quien nos amó, nos dará la victoria total.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"