DIOS RESTAURA TU FAMILIA

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Deuteronomio 6:5-7

Escuché al Señor decir: «Yo estoy restaurando las familias y el papel principal de la familia. Una de las más grandes tácticas del enemigo ha sido la degradación de la familia, y con esto ha venido una desviación de la plenitud que Yo pretendía para Mi pueblo. Con esto ha venido una desviación de Mis caminos. Muchos están caminando con profundo dolor y desconfianza, pero Yo estoy viniendo a sanar sus heridas y traer restauración.»

FAMILIAS CAMINANDO EN SU PODER

El Señor continuó diciendo: «Como señal de todo lo que haré para restaurar a las familias, y como señal de la importancia que Yo le doy a la familia, estoy levantando no sólo a los matrimonios que caminan en Mi amor y poder, sino a las familias. Estas familias operan en el poder de Mi Espíritu desde un fundamento de amor. Estas familias serán un marcador de todo lo que Yo deseo presentar en estos días. Se mostrarán a las generaciones ministrando juntas en unidad y honor. Ellos mostrarán la diversidad de dones que fluyen a través de vasos rendidos a Mí para impactar a Mi pueblo y darme gloria”.

«Yo estoy levantando familias que ministrarán juntas. Estas familias serán marcadores de todo lo que Yo traeré a Mi Cuerpo, porque deseo ver a madres y padres espirituales equipando y liberando a todos aquellos que vienen detrás de ellos, en la plenitud del destino que Yo tengo para ellos. Deseo que se honre el camino iniciado por la generación anterior. La unidad será el sello de estas familias y fluirá de una base sólida de amor y una posición firme sobre la verdad de Mi Palabra. Observen como se levantan estas familias.»

La gloria de Dios está a punto de manifestarse en las familias. El Señor está levantando a las familias que tienen un destino combinado y que han declarado, «Pero en cuanto a mí, mi casa y yo, serviremos al Señor» (Josué 24:15). La manera en que ministraran juntos será una señal para el Cuerpo de Cristo, ya que, a través de su ministerio juntos, otros serán impactados por el amor y el poder de Dios.

EL ASCENSO DE LOS QUE DEFENDERAN LA RESTAURACION

Salmos 147:3 El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas.

El Señor dijo: «Yo estoy levantando a todos aquellos que defenderán la restauración de las familias. Estoy abriendo los ojos de Mi pueblo para ver el grande y sutil ataque del enemigo en esta área. El enemigo viene a matar, robar y destruir, pero Yo vine a traer vida abundante. Estoy rugiendo sobre las familias y Mi restauración será vista mientras Mi Pueblo se asocia Conmigo. Levántense con fe. Levántense en intercesión. Son una voz y representan un retorno a Mis caminos. Hablen vida, sanidad y restauración a todos aquellos que están caminando en dolor y quebrantamiento, porque Yo vine a sanar a los quebrantados de corazón. Mi corazón es para la transformación de las regiones y una de las maneras en que esto se verá es a través de la restauración de las familias.»

Jeremías 6:16 Así dice el Señor: Paraos en los caminos y mirad, y preguntad por los senderos antiguos cuál es el buen camino, y andad por él; y hallaréis descanso para vuestras almas. Pero dijeron: “No andaremos en él.”

Dios es un Dios relacional y Su corazón es para la familia. El Señor está levantando a más y más personas que lucharán por la restauración de la familia en nuestras naciones. El Señor nos pide que nos levantemos y nos asociemos con Él para ver los planes del enemigo cancelados y los planes de Dios establecidos. También nos pide que ministremos a todos aquellos que han sido heridos, porque Su deseo es ver a Su Pueblo caminar en libertad y plenitud. El Señor quiere ver la transformación de las regiones y esto será visto mientras impactamos a otros en nuestra esfera de influencia, a través del amor y el poder de Dios, y a medida que nos volvamos a Sus caminos. (Katie Barker)

Jeremías 31: 31-34 He aquí, vienen días —declara el Señor— en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto, no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para ellos —declara el Señor; porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días —declara el Señor—. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Y no tendrán que enseñar más cada uno a su prójimo y cada cual a su hermano, diciendo: “Conoce al Señor”, porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande —declara el Señor— pues perdonaré su maldad, y no recordaré más su pecado.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"