COMO REACCIONAR PARA CAMBIAR CON GRACIA

…y sacó a su pueblo con alegría, y a sus escogidos con gritos de júbilo. Salmos 105:43

El año 2019 comenzó con muchos cambios inesperados, y una de las cosas que Dios ha estado demandando es “DESCANSO”. El Señor me dijo: “Deja lo urgente por lo que es importante”. He tenido que aprender que a veces lo que parece una degradación o una puerta cerrada, en realidad es el Señor llevándonos hacia un nuevo tiempo de cambios.  No persigamos las promesas, descansemos y confiemos en Dios, busquemos en la intimidad al Dios que nos entregó las promesas y Él hará que estas se cumplan en el tiempo correcto. Nada ni nadie pueden detener lo que Dios quiere realizar en nuestra vida, pero si nosotros nos desanimamos o nos damos por vencidos, podemos abortar las promesas. El Señor dijo: “Sí, junto a aguas de reposo Me reuniré con ustedes y hablaré con ustedes. Sí, practiquen Mi presencia. Vengan, dejen su rutina regular y reúnanse Conmigo y con otros en quietud y silencio, y Yo les mostraré muchas cosas con respecto a Mi voluntad, Mis caminos, y Mis estrategias contra el enemigo” Anímense hoy con esta reflexión de Doug Addison.

“¿Pueden sentir como si el cambio estuviera en el aire? En mi última palabra profética, compartí que no habrá más retrasos a partir del mes de mayo. Muchos de nosotros le hemos estado pidiendo a Dios promociones, nuevas revelaciones, alineación, etc. ¡Las cosas que nos han retenido en el pasado ahora van a cambiar para que podamos atravesarlas! Si se sienten un poco inseguros con todo lo que está pasando, el Señor quiere animarlos hoy”.

ELIAS TRAE LA LLUVIA

Elías fue un profeta en la Biblia. Un día, Dios le ordenó que se reuniera con un rey llamado Acab para hacerle saber que no llovería durante los próximos años (1 Reyes 17: 1). Tres años después, Dios le dijo a Elías que le dijera a Acab que finalmente llovería.

1 Reyes 18: 1 Y sucedió que después de muchos días, la palabra del Señor vino a Elías en el tercer año, diciendo: Ve, muéstrate a Acab, y enviaré lluvia sobre la faz de la tierra.

Dios hizo lo que Elías dijo, y la lluvia lavó la sequía. Después, Elías se escondió en una cueva y comenzó a quejarse antes de quedarse dormido.

1 Reyes 19: 4–5 El anduvo por el desierto un día de camino, y vino y se sentó bajo un enebro[e]; pidió morirse y dijo: Basta ya, Señor, toma mi vida porque yo no soy mejor que mis padres. Y acostándose bajo el enebro, se durmió; y he aquí, un ángel lo tocó y le dijo: Levántate, come

RECUERDEN LAS COSAS SIMPLES

¡Elías acababa de realizar este increíble milagro y obviamente se sentía agotado! Ahora vean lo que Dios hace por él:

1 Reyes 19: 5–6 Y acostándose bajo el enebro, se durmió; y he aquí, un ángel lo tocó y le dijo: Levántate, come. Entonces miró, y he aquí que a su cabecera había una torta cocida sobre piedras calientes y una vasija de agua. Comió y bebió, y volvió a acostarse

¡Es interesante para mí que lo primero que Dios hizo por Elías fue ofrecerle comida y permitirle descansar! A veces, olvidamos las cosas más simples y básicas que necesitamos hacer para disfrutar de las cosas buenas que Dios tiene para nosotros. Elías estaba tan agotado que pensó que estaba demasiado cansado para seguir viviendo; cuando en realidad solo necesitaba un buen sueño, un poco de tiempo y algo de comida.

DIOS CONOCE NUESTRAS NECESIDADES GRANDES Y PEQUEÑAS

En esta temporada, nuestro tiempo de espera está llegando a su fin.  Cuando comienzan a ocurrir este tipo de cambios, podemos sentirnos tentados a tomarnos la vida tan en serio, que olvidamos las cosas más básicas. Recordemos que Dios es el que puede detener la lluvia y terminar una sequía, pero también puso a un profeta a dormir y lo alimentó cuando estaba malhumorado.

EL PAN DE VIDA

Jesús incluso se llamó a sí mismo «EL PAN DE VIDA».

Juan 6:35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de la vida; el que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed.

No se olviden de alimentarte espiritual, física y emocionalmente, ya que Dios está cumpliendo Sus promesas para ustedes. Esto puede ser tan simple como tomarse unas horas para reconectarse con el Señor, comer con un amigo … o simplemente tomar una siesta como lo necesitaba Elías. El Señor desea que su pasión arda por Él, pero no quiere que sufran de agotamiento. ¡Dios nos está trayendo descanso y paz perfecta para darnos fuerzas a través de todos los cambios!

Salmos 46:10-11 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.  Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"