RECIBE FAVOR, INCREMENTO Y UN NUEVO NOMBRE

Por amor de Sion no callaré, y por amor de Jerusalén no me estaré quieto, hasta que salga su justicia como resplandor, y su salvación se encienda como antorcha. Entonces verán las naciones tu justicia, y todos los reyes tu gloria, y te llamarán con un nombre nuevo, que la boca del Señor determinará. Isaías 62:1.2

Recientemente, tuve un sueño en el que estaba hablando con algunos creyentes en una reunión y declaré, «¡Dios te está dando un nuevo nombre, eres una diadema real en Sus manos y una corona de gloria!» (Esto es Isaías 62.) Al declarar esto sobre los creyentes en la reunión, el líder (en el sueño) me dijo que los creyentes que estaban fuera de la reunión necesitaban escuchar este mensaje también. Desperté del sueño y comencé a orar y decretar nuevos nombres y una entrada en identidades celestiales para el Pueblo de Dios. Yo creo que el Espíritu Santo está hablando a muchos creyentes, en general, de la importancia de entrar en la identidad de los nuevos nombres que el Cielo está otorgando en este tiempo. Hay un mover de Dios para cambiar a muchos de sus temporadas pasadas de limitación, vergüenza y reproche. ¡Están saliendo de sus lugares de contención donde han estado retenidos demasiado tiempo! Creo que el Señor me está haciendo compartir el seguimiento de lo que Él está liberando a través de los nuevos nombres que Él ha otorgado a la Iglesia.

LIBERACION DE REALEZA, INFLUENCIA Y FAVOR

Estamos entrando en una temporada en la que Dios está en el camino, exhibiendo a Sus fieles como una corona y una diadema real en Sus manos. Esto es también un estímulo profético para algunos en el Cuerpo de Cristo que se han sentido como José. Aquellos que, debido a las traiciones que han sufrido, han sentido que han perdido su manto de favor, así como lo dice la Biblia de José cuando fue traicionado por sus hermanos. Su oprobio y vergüenza serán reemplazados por la obra del favor del Señor en sus vidas. Su nuevo nombre que les ha sido otorgado les abrirá un camino en el palacio del Faraón, que representa el lugar de influencia designado por el Cielo para ustedes en su viaje terrenal. A todos aquellos que se habían sentido abandonados y desolados se les está dando un nuevo nombre: «MI DELEITE ESTA EN TI”

Veo a muchos como “JABES” en situaciones en las que han estado clamando al Señor para que les quite los ciclos de dolor y desolación de sus vidas. Como Jabes en 1 Crónicas 4:9-10, han sentido que su legado en la tierra ha estado lleno de dolor y han estado clamando al Señor para que libere el avance que los haga libres de este dolor. Yo los animo: No están desamparados, porque el Señor les ha dado un nuevo nombre, «MI DELEITE ESTA EN TI” Tal es la grandeza del poder de Dios que está en el nuevo nombre que Él les ha dado, que algunos comenzarán a experimentar, de repente, un avance que reemplazará sus ciclos de dolor y decepción.

En una reunión en Nueva York, el Señor me llevó a declarar proféticamente sobre un hombre que nunca antes había conocido, y no sabía de su situación, que su ciclo de desilusión había terminado y que desde ese día comenzaría a experimentar un avance. Más tarde vi al hombre en otra conferencia, y se acercó a mí con una sonrisa radiante para decirme que desde el día en que el Señor me llevó a declarar esa oración sobre él, su inexplicable ciclo de decepción había terminado y había estado experimentando numerosos avances y bendiciones desde entonces. Me siento humilde al compartir esto. Sabía que yo simplemente era el portavoz profético de Dios que fue enviado para declarar una temporada de avance en su vida debido al nuevo nombre, «MI DELEITE ESTA EN TI” que se le estaba dando. Hoy, decreto sobre los fieles de Dios que han estado pasando por ciclos de desilusión y dolor: Recibe tu nuevo nombre, «MI DELEITE ESTA EN TI.» Entra en la nueva identidad de este nombre y recibe tu avance en el nombre de Jesús.

LOS QUE NO CREEN VERAN SU JUSTICIA

La gloria en el nuevo nombre que Dios ha liberado hará que los incrédulos vengan a la gloria de la justicia de Dios en ustedes. Escucho el aliento del Señor para que ustedes crean en este tiempo por un avivamiento de gran salvación para los perdidos. Me siento guiada a compartir esta reciente historia de la conversión milagrosa de una mujer, para animarlos a compartir el Evangelio. Hace un mes, en Londres, estaba en el proceso de mudarme a un nuevo hogar, me paré frente al coche de mi amigo que me estaba ayudando con la mudanza a mi nuevo hogar. De repente, me di cuenta de que una mujer al otro lado de la calle había dejado de caminar y me estaba mirando fijamente. Sintiendo que podría ser una cita divina, me acerqué y empecé a charlar con ella. Comenzó a compartir su dolor por su hija que tenía graves problemas mentales. Entonces, cuando le hablé del amor que Jesús tenía por ella, ella respondió que era judía y que no creía en Jesús como el Mesías.

Pero esa noche, sentí que el don de fe se levantaba dentro de mí. Le dije que, en el antiguo testamento, los corderos tenían que ser sacrificados para expiar los pecados, pero los pecados nunca podían ser quitados hasta que Jesús el Mesías vino a morir por los pecados del mundo. Declaré que Jesús fue el último Cordero que murió por nuestros pecados y que no había necesidad de otro sacrificio. En esta declaración, el Señor le quitó el velo y Su luz brilló sobre su corazón. Fue un milagro. En ese momento ella creyó y dijo, «Esto es verdad. Realmente no hay ninguna necesidad de otro sacrificio por causa de Jesús.» Le dije, «¿Crees ahora que Jesús es el Mesías?» y dijo, con gran convicción, que creía. Esa noche, ella oró por el perdón de sus pecados y le pidió a Jesús que fuera su Señor y Salvador. Antes de irme, me abrazó y me dijo, «Eras como un rayo de luz que llegaba hacia mí.» Sus palabras trajeron Isaías 62:2 a mi mente: «Entonces verán las gentes tu justicia…» Creo que la gloria en el nuevo nombre que se nos ha dado hará que los velos del engaño caigan de los corazones de los perdidos mientras les ministramos el Evangelio.

NUESTRO NUEVO NOMBRE ESTA BORRANDO LAS INSCRIPCIONES DE MUERTE

He estado sintiendo en mi espíritu que el enemigo ponía nombres sobre lápidas como un símbolo de liberación de muerte prematura. El Señor, sin embargo, reemplazó estas inscripciones de muerte con la inscripción «VIDA». Yo veo el nombre la VIDA entretejida con el nombre JESÚS. Yo veo un movimiento poderoso del Espíritu de Dios por el nombre que Él nos ha dado para vencer los planes del enemigo de causar muertes prematuras.

Recientemente, yo estaba camino a Nigeria en un avión rumbo a París. Mientras el avión estaba en proceso de descenso, se encontró con vientos inesperados que causaron que cayera en lugar de aterrizar normalmente. Todos sentimos la sacudida ya que literalmente cayó como una pelota, en lugar de aterrizar en la pista del aeropuerto. En ese instante parecía como si cada voz en el avión, incluyéndome a mí, gritara ¡JESUS! a una sola voz. Milagrosamente, al mencionar Su Nombre, el Señor guio las manos del piloto y él fue capaz de mover el avión hacia la pista con seguridad. Me maravillé de la intervención divina del Señor cuando, después, escuché un relato de un accidente que ocurrió cuando un avión había caído de manera similar, donde los neumáticos del avión salieron, al instante causó un choque, desafortunadamente con víctimas mortales.

Creo que cuando llamamos a JESÚS en el avión, Su persona, su identidad de salvación y vida fueron liberadas en nuestro beneficio. Después de todo, Proverbios 18:10 dice que el nombre del Señor es torre fuerte, a ella corre el justo y está a salvo. La escritura también dice que todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo. (Romanos 10:13). Hoy decreto una liberación de la SEGURIDAD y VIDA en el nuevo nombre, dado a ustedes, en el nombre de Jesús, para revertir todas las trampas de muerte del enemigo. Amados, anímense. Ustedes pueden recibir las bendiciones, el favor, el honor, la protección y todo lo que está destinado en su nuevo nombre. (Ella Onakoya)

Isaías 62: 10-12 Pasad, pasad por las puertas; abrid camino al pueblo. Construid, construid la calzada; quitad las piedras, alzad estandarte sobre los pueblos. He aquí, el Señor ha proclamado hasta los confines de la tierra: Decid a la hija de Sion: “He aquí, tu salvación viene; he aquí, su galardón está con Él, y delante de Él su recompensa.” Y los llamarán: Pueblo Santo, redimidos del Señor. Y a ti te llamarán: Buscada, ciudad no abandonada.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"