ABRACEN LA TENSIÓN: ESTÁN TOMANDO NUEVO TERRITORIO Y RECLAMANDO LA HERENCIA DE LAS NACIONES (PARTE 1)

 Y el Señor dijo a Abram: Vete de tu tierra, de entre tus parientes y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré. Haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Génesis 12:1-2

Desde hace algún tiempo, he estado sintiendo en mi espíritu una temporada significativa de transición, en la que muchos en todo el Cuerpo de Cristo se encuentran en este momento. He mencionado esta transición muchas veces en los meses pasados, sin embargo, sentí que el Espíritu Santo la recalcaba en mi corazón para liberar valentía y animo en todos aquellos que se sienten aturdidos, cansados y confundidos en medio de este cruce.

Escuché a muchos preguntar: ¿Por qué esta transición ha sido tan larga? ¿He hecho algo mal? ¿Por qué hay tanta confusión sobre mi siguiente paso? ¿Habré oído a Dios correctamente? Si es así, ¿por qué ha habido tanta guerra rodeándome en medio de todo este cambio? Creo esto enfáticamente: esta transición es más fundamental que la mayoría, porque es una transición que nos está moviendo hacia el territorio heredado y el destino combinado.

Yo liberé una palabra hace un mes o dos, titulada “La guerra ha estado en tu promesa” y de nuevo, siento repetir algunos de estos sentimientos. Podría decirse de otra manera, que la guerra que han estado enfrentando ha sido enviada para impedir que caminen hacia un nuevo territorio; la tierra de la herencia que Dios les ha prometido. Los asaltos, el caos y la confusión no son una señal de que no escucharon a Dios correctamente, sino más bien que han escuchado correctamente. El enemigo los ha visto venir desde lejos y la señal de auxilio ha sido enviada a sus cohortes. Así como Faraón liberó a sus ejércitos para impedir que los israelitas cruzaran al otro lado, las asignaciones contra ustedes han sido desplegadas para impedir su cruce. Pero no teman, sabemos que la batalla no nos pertenece a nosotros, sino a nuestro Dios, el enemigo no prevalecerá cuando ustedes estén en una asignación del Señor de los ejércitos, así que continúen avanzando sin temor.

Éxodo 14:13-14 —No tengan miedo —les respondió Moisés—. Mantengan sus posiciones, que hoy mismo serán testigos de la salvación que el Señor realizará en favor de ustedes. A esos egipcios que hoy ven, ¡jamás volverán a verlos! Ustedes quédense quietos, que el Señor presentará batalla por ustedes.

LA TENSIÓN PARA ADQUIRIR LA PROMESA

Para algunos de ustedes, esta transición puede requerir un movimiento físico a un estado diferente o incluso país. Para otros, la transición puede ser una promoción o un traslado a un trabajo completamente nuevo, mientras que otros pueden ser inducidos a iniciar una nueva empresa comercial o plantar una iglesia en una nueva región. Independientemente de los movimientos naturales que están teniendo lugar, todo está fundamentado dentro de una toma espiritual de territorios en la que Dios está moviendo a todo Su Cuerpo. Si miran a través de la historia, la mayoría de las guerras se han librado sobre la base de la tierra y los territorios, y ahora mismo, hay una contención en el espíritu mientras el enemigo ve a los hijos de Dios moviéndose hacia sus posiciones, como si se alinearan en el campo de batalla, para recuperar el territorio que durante mucho tiempo ha sido retenido ilegalmente en las garras de manos indignas e ilegales. Cuando Dios liberó Su pacto a Abraham en Génesis 12 es interesante que el pacto de una nación prometida primero requirió un acto de obediencia de parte de Abraham. Dios le dijo: En Génesis 12:1 Y el Señor dijo a Abram: Vete de tu tierra, de entre tus parientes y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré.

Un desglose de las palabras hebreas de este versículo revela algunas ideas interesantes para nosotros en nuestra propia temporada de transición. Las dos palabras “PAIS” Y “TIERRA” la misma palabra hebrea. Es la palabra hebrea “ERETS” tiene significados multi dimensionales. Por un lado, puede definirse como la tierra común y por otro puede definirse como la tierra, el mundo, las naciones. Se refiere a toda la tierra bajo el dominio de Dios. También puede significar ser firme. Antes de seguir analizando el verso, quiero resaltar el significado hebreo de “DOMINIO”, ya que esto juega un papel importante en el significado más profundo de este versículo. Muchas personas ven el dominio como una connotación negativa, como si fuéramos a tener un dominio opresivo sobre la gente de la tierra, pero eso no es lo que significa en absoluto. Dominio es la palabra hebrea “radah”, una raíz primitiva que significa “pisar”, “desmoronarse”, “prevalecer”, “reinar”, “gobernar” y “subyugar”. Esa palabra subyugar me llama la atención.  Su definición puede ser un poco sorprendente si no se mira de la manera correcta, significa: derrotar a un pueblo o un país y gobernarlos de una manera que no les permite ninguna libertad. Antes de que piensen que estoy sugiriendo que controlemos opresivamente la tierra con nuestro dominio, déjenme decirles que esta palabra subyugar y dominio no se refiere a las personas, sino al enemigo.

Permítanme resaltar otra palabra clave en este versículo antes de explicárselos todo a y cómo se relaciona proféticamente con nosotros en esta temporada de transición. La palabra “mostrar” … “vete a la tierra que te mostraré” … Es la palabra hebrea “ra’ah”, que significa, “ver”, “contemplar”, “sin duda”, “considerar”, “discernir”, “disfrutar”, “tener la experiencia de mirar”, “prestar atención”, “de hecho”, “con alegría”, “proporcionar”, “mirar”, “estar cerca”, “espiar”, “pensar” y “tener visiones”. Su denotación básica es hablar de Dios, y requiere que la persona con la que Él está hablando, vea físicamente fuera de sí mismo. «mirar más allá» de las circunstancias actuales y mirar con los ojos de la fe lo que ve. Noten que uno de los significados es estar cerca. Sólo podemos ver como Él ve cuando nos acercamos a Él. Es como un Padre que está sosteniendo unos binoculares, mirando a través de la lente para ver más allá del horizonte, a su hijo que se acerca, sostiene los binoculares firmemente para que el niño vea lo que Él fue capaz de ver. La connotación aquí es, cuando estás en una transición, acércate más a Él, no te distancies en temor.

ABANDONEN LO FAMILIAR POR EL INCREMENTO

Dados los significados hebreos de las palabras de este versículo, podríamos resumir que Dios esencialmente le estaba diciendo a Abraham: “Deja que todo lo que ha sido común, familiar y cómodo para ti ve a las naciones de la tierra para que puedas reinar y gobernar. Pisotea al enemigo que ha habitado la tierra, derrúmbalo y subyuga su gobierno. Acércate a Mí y haré que mires y contemples lo que Yo te voy a dar, considéralo y disciérnelo con los ojos de la fe y maravíllate … contémplalo con gozo … Quiero que disfrutes esto y lo veas porque no solo te lo daré, sino que te daré visión y todo lo que necesitas para poseerlo”. (Christy Johnston)

Hebreos 11:8 -10 Por la fe Abraham, cuando fue llamado para ir a un lugar que más tarde recibiría como herencia, obedeció y salió sin saber a dónde iba. Por la fe se radicó como extranjero en la tierra prometida, y habitó en tiendas de campaña con Isaac y Jacob, herederos también de la misma promesa, porque esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"