YO ESTOY LIBERANDO UN SONIDO QUE ATERRARA AL ENEMIGO

Entonces Eliseo dijo: Oíd la palabra del Señor. Así dice el Señor: “Mañana como a esta hora en la puerta de Samaria, una medida de flor de harina se venderá a un siclo, y dos medidas de cebada a un siclo. 2 Reyes 7:1

Escuché que el Espíritu del Señor me habló y me dijo: “Estoy enviando terror al campamento del enemigo. Mis hijos han estado oprimidos por mucho tiempo. Han estado rodeados por las amenazas del enemigo, pero, son más los que pelean con ustedes que los que están contra ustedes. Es tiempo de su liberación. Les mostraré que Mi mano no es corta para salvar. Me verán moverme rápidamente en su nombre”.

El profeta Eliseo audazmente proclamó que habría un milagro dentro de veinticuatro horas. Mientras leía ese texto de 2ª de Reyes 7:1, Dios comenzó a decirme que quería que yo publicara una palabra que cambiaría las circunstancias, situaciones y dilemas. Me dio instrucciones de profetizar Sus palabras exactas.

“Algunos de ustedes han estado hambrientos (carencia, sequía, esterilidad y quebrantamiento) durante mucho tiempo. De hecho, muchos incluso han perdido la esperanza de que su situación cambie, pero Yo no me he olvidado de Mis promesas. Hoy, les hablo y declaro que la economía de su vida está cambiando por Mi Palabra «.

La hambruna que había en Samaria era tan grande que estaban comiendo cabezas de burro y estiércol de paloma. Creo que todos podemos estar de acuerdo en que estaban en circunstancias extremas. Los burros se consideraban animales inmundos para comer. El simbolismo visto en lo que comían era el siguiente: la cabeza de un burro era una representación profética de la «sabiduría del hombre» y el estiércol de paloma era una imagen de las «sobras del mover de Dios». Desafortunadamente, hoy hay quienes están haciendo lo mismo, festejando las filosofías del hombre y los movimientos de sobras de Dios. El Señor está haciendo sonar la alarma para que la Iglesia se despierte de la forma en que desea moverse hoy.

El Profeta Eliseo profetizó a todos los que estaban en Jerusalén durante ese tiempo, diciendo «MAÑANA A ESTA HORA» allí habría un cambio dramático en su economía y los recursos serían liberados en un de repente.

2 Reyes 7: 2 El ayudante personal del rey replicó: —¡No me digas! Aun si el Señor abriera las ventanas del cielo, ¡no podría suceder tal cosa! —Pues lo verás con tus propios ojos —le advirtió Eliseo—, pero no llegarás a comerlo.

Cada vez que Dios nos envía una Palabra que está por cambiarnos, el enemigo enviará escépticos para que se opongan a esa Palabra. Ellos dirán: “Es imposible. No se hagan ilusiones”. Sin embargo, cuando Dios habla una palabra, esta se cumplirá. En este caso, Dios usó a cuatro leprosos para cumplir la palabra que habló a través de Eliseo. Me encanta que Dios elija a los rechazados, y a los desconocidos para cumplir su plan. Dios está levantando individuos inesperados para traer libertad a Su Pueblo.

Las circunstancias eran que todos en la ciudad estaban muriendo de hambre. El ejército sirio había sitiado la ciudad de Samaria. Ninguna de las personas podía salir o entrar. Después de que se comieron toda la comida en la ciudad, comenzaron a morir de hambre. Y los cuatro leprosos se desesperaron tanto que decidieron correr un gran riesgo. La desesperación puede sacarnos del lugar de nuestra rutina normal y hacernos entrar en un gran acto de fe. Dios nos está llamando a salir de lo cotidiano y a entrar en un nuevo día.

2 Reyes 7: 3 Ese día, cuatro hombres que padecían de lepra se hallaban a la entrada de la ciudad. —¿Qué ganamos con quedarnos aquí sentados, esperando la muerte? —se dijeron unos a otros—

2 Reyes 7:5-6 Al anochecer se pusieron en camino, pero, cuando llegaron a las afueras del campamento sirio, ¡ya no había nadie allí! Y era que el Señor había confundido a los sirios haciéndoles oír el ruido de carros de combate y de caballería, como si fuera un gran ejército. Entonces se dijeron unos a otros: «¡Seguro que el rey de Israel ha contratado a los reyes hititas y egipcios para atacarnos!»

Tomen en cuenta que de la «penumbra» surgieron los leprosos, que fue exactamente el mismo momento en el cual el Señor hizo que el ejército Sirio oyera el ruido de un gran ejército. También tomen en cuenta que el Señor hizo que el ejército sirio oyera el «RUIDO» de un Ejército Celestial. Este «ruido» o mejor dicho la «INTERVENCION DIVINA DE DIOS» provocó que el terror cayera sobre el ejército sirio y escaparan por sus vidas. ¡Dios ya ha orquestado nuestra liberación!

2 Reyes 7:16 Y el pueblo salió a saquear el campamento sirio. Y tal como la palabra del Señor lo había dado a conocer, se pudo comprar una medida de flor de harina con una sola moneda de plata, y hasta una doble medida de cebada por el mismo precio.

La gente destruyó las tiendas del ejército sirio. En otras palabras, «DIOS USO A SUS ENEMIGOS PARA BENDECIRLOS». ¡Dios también nos dará el botín de nuestros enemigos! ¡Son más los que están con nosotros que la oposición en contra nuestra! Dios está haciendo que el terror venga al campamento enemigo por nosotros. ¡Hay una intervención divina en nuestra situación! Hay Huestes Celestiales siendo enviadas con nuestro nombre. ¡Hay un sonido de victoria que está sonando para nosotros hoy! ¡Declararemos que hoy es el día de nuestra liberación! (Andrew Towe)

2 Reyes 7:17-20 El rey le había ordenado a su ayudante personal que vigilara la entrada de la ciudad, pero el pueblo lo atropelló ahí mismo, y así se cumplió lo que había dicho el hombre de Dios cuando el rey fue a verlo. De hecho, cuando el hombre de Dios le dijo al rey: «Mañana a estas horas, a la entrada de Samaria, podrá comprarse una doble medida de cebada con una sola moneda de plata, y una medida de flor de harina por el mismo precio», ese oficial había replicado: «¡No me digas! Aun si el Señor abriera las ventanas del cielo, ¡no podría suceder tal cosa!» De modo que el hombre de Dios respondió: «Pues lo verás con tus propios ojos, pero no llegarás a comerlo».  En efecto, así ocurrió: el pueblo lo atropelló a la entrada de la ciudad, y allí murió.

Con amor y oraciones,

 Magie de Cano

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"