SACUDETE EL POLVO DE TU DESIERTO

¡Despierta, Sión, despierta! ¡Revístete de poder! Jerusalén, ciudad santa, ponte tus vestidos de gala, que los incircuncisos e impuros no volverán a entrar en ti. ¡Sacúdete el polvo, Jerusalén! ¡Levántate, vuelve al trono! ¡Libérate de las cadenas de tu cuello, cautiva hija de Sión! Isaías 52:1-2

Quiero preguntarles ¿Qué hizo el desierto en ustedes? Yo les voy a decir lo que hizo. El desierto cultivó la intimidad. Solo eran ustedes y El. No había nada más, se sentían morir porque estaban como… «Estoy acostumbrado(a) a llamar a alguien y desahogarme, pero no tengo a nadie», y pasaron por esa temporada y sentían como si no supieran a quién acudir. Llamaron y el único al final de la fila era Jesús; el único al final de la fila era el Padre. Es donde llegaron a conocer al Padre realmente y dejaron de depender de un padre espiritual. Los padres terrenales son buenos, pero un terrible y decepcionante reemplazo del Padre. El padre está diciendo: “El desierto es el lugar donde me conocieron. El desierto es el lugar donde comenzaron a escuchar Mi voz como una oveja conoce Mi voz, y luego supieron cómo sueno y luego supieron qué hablar y luego supieron qué decir porque estaban comenzando a expresar lo que Yo digo. Ya he hablado a su espíritu y liberarán eso en la tierra”.

El desierto es donde el lugar donde pelearon sus batallas más duras. Allí es donde la guerra fue más intensa; fue donde pasaron a través de la batalla de la mente y las cosas que venían contra de ustedes como lo hizo Jesús. Él vino contra todas esas batallas mentales y esas guerras, pero ese es el lugar donde obtienen la victoria. Es el lugar donde derrotan a los osos y leones como David y emergen victoriosos. Cuando se encontraron con su Goliat, ni siquiera era un rival para ustedes, porque Dios ya había derramado esa autoridad. Él ya les había mostrado quienes son en El. (Nate Johnston)

EL POLVO SE ASENTARÁ EN SEPTIEMBRE

Escuché al Señor decirme claramente que septiembre será un mes en el que comenzaremos a ver cómo se asienta el polvo. Todos aquellos que hemos estado en una temporada de transición ahora comenzaremos a ver el establecimiento de la tormenta. Comenzaremos a tener una visión clara. Donde el polvo de la tormenta hacía difícil ver con claridad, ahora podremos ver con claridad. En el mes de septiembre, veo que serán respondidas muchas preguntas sin respuesta y todos aquellos que no han sabido la dirección que debían tomar entrarán en un tiempo de revelación para conocer sus próximos pasos. Septiembre es una temporada de PUERTAS ABIERTAS para muchos. ¡Estas puertas los conducirán a puertas abiertas aún más grandes!

Veo la unidad como nunca antes comenzar a tomar lugar en el mes de septiembre. Unidad dentro de las familias y las relaciones. La última temporada fue un desafío en muchos sentidos para tantas personas. Las relaciones que fueron heridas en la última temporada ahora están siendo restauradas a un lugar aún más fuerte de fuerza y ​​unidad que antes. Cada temporada cumple su propósito. La última temporada cumplió su propósito ya que nos permitió ver las áreas de fortaleza que Dios estaba desarrollando dentro de nosotros; sacó a luz las cosas que Dios nos pedía que dejáramos o tal vez recoger. Nos dio una visión más profunda de Su fidelidad y bondad. Incluso en medio de nuestra hora más oscura pudimos sentir la bondad de Dios persiguiéndonos. La temporada pasada fue dura, pero valió la pena. Muchos de nosotros necesitamos refrescarnos. Veo los vientos refrescantes de septiembre soplando sobre nosotros, refrescándonos, reviviéndonos y fortaleciéndonos. ¡Vendrá una visión clara en septiembre cuando el polvo comience a asentarse! (Michelle Passey)

Deuteronomio 8:1-9 Cumple fielmente todos los mandamientos que hoy te mando, para que vivas, te multipliques y tomes posesión de la tierra que el Señor juró a tus antepasados. Recuerda que durante cuarenta años el Señor tu Dios te llevó por todo el camino del desierto, y te humilló y te puso a prueba para conocer lo que había en tu corazón y ver si cumplirías o no sus mandamientos. Te humilló y te hizo pasar hambre, pero luego te alimentó con maná, comida que ni tú ni tus antepasados habían conocido, con lo que te enseñó que no solo de pan vive el hombre, sino de todo lo que sale de la boca del Señor. Durante esos cuarenta años no se te gastó la ropa que llevabas puesta, ni se te hincharon los pies. Reconoce en tu corazón que, así como un padre disciplina a su hijo, también el Señor tu Dios te disciplina a ti. Cumple los mandamientos del Señor tu Dios; témelo y sigue sus caminos. Porque el Señor tu Dios te conduce a una tierra buena: tierra de arroyos y de fuentes de agua, con manantiales que fluyen en los valles y en las colinas; tierra de trigo y de cebada; de viñas, higueras y granados; de miel y de olivares; tierra donde no escaseará el pan y donde nada te faltará; tierra donde las rocas son de hierro y de cuyas colinas sacarás cobre.

Con amor y oraciones, 

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"