DIOS CUMPLIRA SUS PROMESAS

Por mi parte, yo estoy a punto de ir por el camino que todo mortal transita. Ustedes bien saben que ninguna de las buenas promesas del Señor su Dios ha dejado de cumplirse al pie de la letra. Todas se han hecho realidad, pues él no ha faltado a ninguna de ellas. Josué 23:14

Como Cuerpo de Cristo, estamos en un momento emocionante, ya que hemos entrado en el mes de octubre y en el año 5780. Hemos entrado a una nueva temporada, una temporada de doble porción. ¿Han notado que el Señor está resaltando el número 2 en esta temporada? Representa proféticamente el doble. A pesar de que hay mucho que celebrar, muchos han entrado a esta temporada cansados, heridos, desanimados de la batalla. Esta temporada pasada fue una de gran guerra. Aunque hay muchos entusiasmados con esta nueva temporada, hay algunos en el Cuerpo de Cristo que están teniendo dificultades para celebrar lo nuevo porque han perdido la esperanza. Si bien se han cumplido muchas promesas, hay quienes están enfermos y desanimados porque las promesas de Dios aún no se han cumplido en sus vidas.

Proverbios 13:12 TPT dice: «Cuando el sueño de la esperanza parece prolongarse, el retraso puede ser deprimente. Pero cuando por fin tu sueño se haga realidad, la dulzura de la vida satisfará tu alma».

¿Qué es la esperanza? La esperanza es la expectativa confiada en Dios. Las circunstancias que ocurrieron durante la temporada pasada, causaron una gran decepción en muchos corazones. Ha hecho que muchos cuestionen la bondad de Dios. Pero quiero animarlos a que no pierdan la esperanza o desechen su esperanza. Quiero animarlos con las palabras de David en el Salmo 27:14 TPT: «Esto es lo que he aprendido a través de todo esto: no te rindas, no seas impaciente, entrelázate como uno con el Señor. Sé valiente y audaz, y nunca pierdas la esperanza. Sí, sigue esperando que Él nunca te decepcionará «.

Aunque sus circunstancias pueden haberlos dejado decepcionados, servimos a un Dios que nunca nos decepcionará. En esta temporada, comenzarán a ver cómo la marea cambia y cambia a su favor. Donde hayan experimentado una gran vergüenza, deshonra y desilusión, Dios le dará doble honra y una doble porción de favor. (Isaías 61: 7). Las lágrimas ya no serán su porción. Una alegría indescriptible llena de gloria será su porción. La risa llenará su boca en esta temporada. Saborearán y verán la bondad del Señor como nunca antes.

Es importante que no desperdiciemos nuestra esperanza. Cuando desechamos nuestra esperanza, desechamos nuestra confianza, nuestra autoridad, nuestra identidad (Hebreos 10:35). Es tiempo de volver a ponerse su corona de confianza. Cuando nos aferramos a la esperanza, la esperanza se convierte en la puerta de entrada a la fe. Él desea convertir su Valle de Acor (problemas) en una puerta de esperanza.

Oseas 2: 14-15 Pero he aquí que yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón. Y le daré sus viñas desde allí, y el valle de Acor por puerta de esperanza; y allí cantará como en los tiempos de su juventud, y como en el día de su subida de la tierra de Egipto.

La palabra hebrea para ACOR significa un valle de problemas o disturbios. Ahí es donde muchos de ustedes han estado en esta temporada pasada, un valle, una temporada de problemas, disturbios y agitación. Puede que no sientan esto, pero es en medio del problema y la perturbación que Dios los ha estado fortaleciendo y preparando para atravesar la puerta de la esperanza. Ese valle de problemas se está convirtiendo en la puerta de la esperanza y la expectativa. Está bien volver a tener esperanza. La esperanza está creciendo en la tierra. Vi al Señor soltando al Ángel de la Esperanza por toda la tierra tocando hogares y trayendo restauración. Al encontrar al ángel de la Esperanza, en las áreas en donde han estado desesperados y deprimidos, se encontrarán nuevamente llenos de esperanza y expectativa. Vi en una visión al Ángel de la Esperanza repartiendo globos a las personas que encontraba. Proféticamente, los globos representan una celebración y la fe de un niño, Él está restaurando su fe infantil.

Dios no solo quiere que permanezcamos con esperanza, Él quiere que caminemos por fe. Porque la fe es la sustancia de las cosas que se esperan (Hebreos 11: 1). La fe hace realidad sus esperanzas. Esta es la temporada en que sus esperanzas comenzarán a manifestarse. Hace un par de meses tuve un encuentro con el Ángel de la promesa en mi sala de estar. Tenía un arco iris que rodeaba su cabeza, se encuentra en Apocalipsis 10. El ángel de la promesa rompe la demora. Donde muchos destinos y promesas han estado sostenidos en el espíritu, el Ángel de la Promesa los liberará en su nombre para romper el espíritu de demora y cada obstáculo que se ha opuesto a las promesas de Dios en su vida. Sus promesas son sí y amén sobre ustedes. Dios no ha cambiado de opinión sobre ustedes o su destino. Muchos verán un cambio repentino y una aceleración del fruto del Ángel de la Promesa tocando sus vidas.

Mientras esperan ver la manifestación de la esperanza y las promesas, continúen esperando pacientemente y con expectativa ante el Señor. Permanezcan entrelazados siendo uno con El. Al esperar ante el Señor, El los fortalecerá y acelerará, donde les ha faltado resistencia y fuerza. Él también quiere hablarles tiernamente. Él quiere llevarlos de regreso a ese lugar del PRIMER AMOR. Un lugar de recuerdo y pasión. Cuando nos hacemos uno con Él, todo lo demás se desvanece. Quiero animarlos a posicionar su corazón en esta temporada para tener esperanza nuevamente. ¡La esperanza está aumentando en la tierra! Prepárense para encontrarte con el Ángel de la Esperanza y el Ángel de la Promesa. Las cosas se están preparando para cambiar dramáticamente en su vida. Se está derramando una doble porción de honra y favor. No se rindan y no pierdan la esperanza. Esperanza y promesas están siendo liberadas. (Madeline James)

Isaías 55:9-11 Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra! Así como la lluvia y la nieve descienden del cielo, y no vuelven allá sin regar antes la tierra y hacerla fecundar y germinar para que dé semilla al que siembra y pan al que come, así es también la palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"