Categorías
Sin categoría

PREPARENSE PARA POSEER, PREPARENSE PARA LA RESTITUCION

Pasados los siete años, la mujer volvió de ese país y fue a rogarle al rey que le restituyera su casa y sus tierras. El rey estaba en ese momento hablando con Guejazí, el criado del varón de Dios, y le decía: «Por favor, háblame de todas las maravillas que ha hecho Eliseo.» Y mientras Guejazí le contaba al rey cómo Eliseo le había devuelto la vida a un muerto, la madre del hijo resucitado por Eliseo llegó a pedirle al rey la devolución de su casa y de sus tierras. Guejazí exclamó entonces: Su Majestad, ¡ésta es la mujer, y éste es su hijo, al que Eliseo devolvió la vida! El rey interrogó a la mujer, y ella le contó todo. Entonces el rey llamó a un oficial y le ordenó: «Haz que a esta mujer se le devuelva todo lo que era suyo, y todo lo que sus tierras produjeron desde que dejó el país hasta ahora. 2 Reyes 8:3-6 RVC

La RESTITUCION es el acto de restaurar al propietario legítimo algo, como propiedad o derechos que le han sido quitados, perdidos o entregados. Nuestro enemigo, Satanás, es el ladrón que viene a robar, matar y destruir, está trabajando horas extras contra el Cuerpo de Cristo. (Ver Juan 10: 10a.) Muchos de ustedes que leen esto han recibido grandes golpes del enemigo este año. Esperen que las cosas sean traídas de vuelta por la mano de Dios. Es hora de caminar por esa puerta hacia una nueva temporada de restitución divina.

“Quiero darles hoy una palabra de aliento. Le pregunté al Señor cómo quería alentarnos y ayudarnos hoy, y el Señor me dijo: «RESTITUCION» y dije: «¡Oh Dios mío!». Y esto es lo que dice el Señor”

“Muchos de ustedes han tenido pérdidas que los han lastimado. Han tenido pérdidas en su familia, han tenido pérdidas en sus finanzas, han tenido pérdidas en las que pensaron que harían”. Veo un espíritu de robo que ha estado muy ocupado robándoles el tiempo, para acosarlos, para hacer que las cosas se rompan, para hacer que pierdan en su negocio y pierdan en su vida. Y yo ato ese espíritu de robo en el nombre de Jesús. Quiero que llamemos la restitución. Padre, oro por restitución en el nombre de Jesús.

Mateo 18-18-20 Les aseguro que todo lo que ustedes aten en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desaten en la tierra quedará desatado en el cielo. Además, les digo que, si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo. Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Pero el Señor les dice: “Prepárense para poseer. Prepárense para tener restitución”. Prepárese para que Dios llegue a sus generaciones. Quizás sus padres no terminaron bien; tal vez tus abuelos no lo hicieron. Tal vez fuiste un niño adoptivo; tal vez eres hijo de una familia con retraso emocional o eres adoptado. Pero el Señor dice: “Yo puedo restaurar tus emociones”. Yo les daré una restitución de maneras que no pueden imaginar: restitución financiera, herencias, pero también restitución personal donde Mi paz simplemente inundará su alma, donde Mi gozo entrará en ustedes”. (Cindy Jacobs)

Joel 2:21-25 Y tú, tierra, ¡alégrate y llénate de gozo! No temas, que el Señor hará grandes cosas. Y ustedes, animales del campo, no teman, porque los pastos del desierto volverán a reverdecer, y los árboles, las higueras y las vides volverán a dar su fruto. Y ustedes también, hijos de Sión, alégrense y llénense de gozo en el Señor su Dios; porque él les ha dado la primera lluvia a su tiempo, y enviará sobre ustedes lluvias tempranas y tardías, como al principio. Las eras se llenarán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite. Yo les resarciré por los daños que les causaron la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, ese gran ejército que el Señor envió contra ustedes.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"