Categorías
Sin categoría

ES TIEMPO DE CONQUISTAR

De esa manera el Señor dio a Israel toda la tierra que había jurado dar a sus padres, y la poseyeron y habitaron en ella. Y el Señor les dio reposo en derredor, conforme a todo lo que había jurado a sus padres; y ninguno de sus enemigos pudo hacerles frente; el Señor entregó a todos sus enemigos en sus manos. No faltó ni una palabra de las buenas promesas que el Señor había hecho a la casa de Israel; todas se cumplieron. Josue 21:43.45

“El otro día, mientras hablaba con una amiga, ella comenzó a contarme sobre todas las batallas por las que ha estado pasando en cada área de su vida. Ella me habló de sus dolencias físicas, dificultades financieras y problemas familiares. Quería darle tiempo y espacio para compartir porque estaba muy angustiada y necesitaba un oído atento para liberar toda esa pesadez, confusión y miedo. Luego me dijo: «Si no supiera que hay algo mejor, pensaría que Dios me odia». Ella continuó diciendo: «No entiendo por qué Dios permitió que sucedieran estas cosas». Justo después de que ella dijo eso, el Señor me mostró algo poderoso. Esta es una mujer de gran fe, pero la guerra espiritual en su vida la ha hecho dudar de las promesas y provisión de Dios. Ella perdió su enfoque en quién era ella en Cristo. Ella se olvidó de todas las cosas que Jesús hizo en el pasado y de cómo la llevó victoriosamente a través de cada batalla”.

“Estaba de acuerdo con el enemigo y permitió que el miedo y la amargura se arraigaran en su corazón y mente. Esto ciertamente era una palabra para mí también porque a veces soy culpable de lo mismo. Mientras la escuchaba, pensaba: «La confusión por la que está pasando no es nada en comparación con lo que yo he pasado». Tuve que abstenerme de contarle sobre las batallas que había sufrido porque no quería desanimarla”.

Salmo 116: 3-5 Los lazos de la muerte me rodearon, y los terrores del Seol vinieron sobre mí; angustia y tristeza encontré. Invoqué entonces el nombre del Señor, diciendo: Te ruego, oh Señor: salva mi vida. Clemente y justo es el Señor; sí, compasivo es nuestro Dios.

“El Espíritu Santo luego me trajo a una historia en el libro de Números. El Señor le dijo a Moisés que enviara doce hombres, uno de cada una de las doce tribus de Israel, para espiar la tierra de Canaán (que también se conoce como la Tierra Prometida). Diez de los doce espías regresaron con un mal informe porque se encontraron con gigantes en la tierra. Estos eran los mismos hombres que habían experimentado grandes milagros, como el maná cayendo del cielo, una nube de día y un fuego de noche. Vieron cómo el Señor destruía a sus enemigos cuando separó el Mar Rojo en el pasado, pero cuando entraron en Canaán para espiar la tierra, temieron a los gigantes en lugar de recordar todo lo que el Señor había hecho por ellos. Aunque regresaron a Moisés con un racimo de uvas que era tan grande que se necesitaron dos hombres para llevarlo, regresaron con un mal informe. (Números 13)”.

“Dos de los doce espías, Josué y Caleb, no negaron que había gigantes en la tierra, pero regresaron con un informe diferente. Ellos dijeron: “Debemos ciertamente subir y tomar posesión de ella, porque sin duda la conquistaremos” (Números 13:30b). En Números 14:24, el Señor dijo: “Pero a mi siervo Caleb, porque ha habido en él un espíritu distinto y me ha seguido plenamente, lo introduciré a la tierra donde entró, y su descendencia tomará posesión de ella”.

“Estamos viviendo en una tierra donde nos encontraremos con muchos gigantes. Tenemos que recordar quién es nuestro Dios y cómo Jesús siempre nos ayudó en el pasado y continuará haciéndolo. El Espíritu Santo también me está mostrando que quiere usar a muchos de ustedes que también han pasado por muchos traumas en su vida. Alguien que haya pasado por una adversidad implacable podría ministrar a otra persona que se encuentra en un lugar profundo de oscuridad. El Señor quiere usar todo lo que han pasado como testimonio para liberar a otros. Tendrás autoridad sobre lo que conquistes”. (Elaine Tavolacci)

El Señor dice: “¿Quién tomará la tierra? ¡Yo estoy buscando a los que son como Josué y Caleb! Hay una separación entre aquellos que creen que Yo vivo en ellos y saben que es mayor El que está con ellos, que el que está en el mundo. ¿Serás tú quien realmente crea quién SOY YO en ti o solo mirarás los problemas como montañas y mirarás al mundo y serás como aquellos cuyos corazones les fallan por temor a las cosas que vienen a la tierra? Yo estoy buscando a aquellos que sí conocen a su Dios y esos son los que comenzarán a cambiar el mundo. Yo estoy buscando a aquellos que hablarán con fe a las montañas. Yo estoy buscando a aquellos que tomarán las montañas, estoy buscando a aquellos que subirán a las montañas y traerán revelación a las personas, Yo estoy buscando a aquellos que saben quién SOY YO y de lo que SOY capaz en ellos. ¡Es tiempo de que hablen, sean valientes y tenga coraje! ¡Es tiempo de que hagan grandes hazañas y sepan que todas las cosas son posibles para los que creen!” (Jo Ellen Stevens)

Josué 14:6-9 Entonces los hijos de Judá vinieron a Josué en Gilgal, y Caleb, hijo de Jefone cenezeo, le dijo: Tú sabes lo que el Señor dijo a Moisés, hombre de Dios, acerca de ti y de mí en Cades-barnea. Yo tenía cuarenta años cuando Moisés, siervo del Señor, me envió de Cades-barnea a reconocer la tierra, y le informé como yo lo sentía en mi corazón. Sin embargo, mis hermanos que subieron conmigo, hicieron atemorizar el corazón del pueblo; pero yo seguí plenamente al Señor mi Dios. Y aquel día Moisés juró, diciendo: «Ciertamente, la tierra que ha pisado tu pie será herencia tuya y de tus hijos para siempre, porque has seguido plenamente al Señor mi Dios».

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"