Categorías
Sin categoría

MADRES DE RODILLAS – DIA 5

 ESCRIBE LA VISION SOBRE TUS HIJOS

 E hizo voto y dijo: Oh Señor de los ejércitos, si tú te dignas mirar la aflicción de tu sierva, te acuerdas de mí y no te olvidas de tu sierva, sino que das un hijo a tu sierva, yo lo dedicaré al Señor por todos los días de su vida y nunca pasará navaja sobre su cabeza. 1 Samuel 1:11

Cada vez que Dios quiere cambiar una generación, alguien da a luz. Hemos leído mucho sobre la esterilidad de Ana, pero algo que llamó mi atención es que, tan grande era la fe de Ana que antes de tener un hijo escribió la visión sobre su futuro y dijo: “Vivirá dedicado al Señor y nunca pasará navaja sobre su cabeza” Ella estaba profetizando que el hijo que Dios le daría sería un Nazareo (consagrado o dedicado a Dios) Ella dejó por un lado su deseo de ser madre y comprendió que Israel necesitaba un profeta, se dio cuenta de lo importante que era ofrecer a Samuel al Señor y estar de acuerdo con el plan de Dios para su vida. Alguien dijo que cuando Dios le concede a una mujer el honor de ser madre, ella estará criando a la próxima generación que cambiará el mundo, nuestros hijos y nietos pueden ser la respuesta a un mundo que necesita libertad, sanidad, paz y salvación.

Desde que mis hijos eran niños, escribía lo que la Palabra de Dios decía sobre ellos en hojas de papel y se los pegaba en la pared de su habitación, cuando llegaron a la adolescencia no les gustaba mucho eso. Uno de ellos quitaba las hojas de papel y las guardaba en una gaveta. Pasaron los años y un día, una profeta le dijo: “Tu mami ha escrito muchas cosas sobre ti, y dice el Señor que ahora se van a cumplir” Yo estaba de viaje, pero me escribió y me dijo si tenía guardado lo que había escrito sobre él porque quería volver a leerlo. 1 Samuel 3:19 dice: “Samuel creció, y el Señor estaba con él; no dejó sin cumplimiento ninguna de sus palabras”

1 Samuel 2: 18-19 dice: “Samuel siendo niño, ministraba delante del Señor, usando un efod de lino. Su madre le hacía una túnica pequeña cada año, y se la traía cuando subía con su marido a ofrecer el sacrificio anual” Ana solo podía ver a Samuel en el templo una vez al año, eso significa que desde casa seguía orando por El y Dios seguía dándole una visión profética sobre el tamaño y la estatura de su hijo. Tenía que saber su medida exacta para poder hacerle una túnica nueva. No tengamos temor de preguntarle a Dios sobre el destino y propósito de nuestros hijos. Lo que funcionó el año pasado puede ser que ya no funcione ahora solo necesitamos sabiduría y discernimiento para saber que dice Dios con respecto a ellos. Las mujeres como Ana tienen una fe que vence la esterilidad que hay en nuestros hijos porque viven confiadas en el Señor y en su fidelidad para revertir los planes del enemigo porque nada hay imposible para Dios. Son bendecidas con un corazón fuerte que vive confiado en el Señor porque habitan en El. Habitar en Dios significa permanecer, quedarse, hacer una morada en tu corazón para El. Y la recompensa de habitar en Él está escrita en Juan 1:7 Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá.

LECTURAS PARA HOY – 1 Samuel 1-28; Habacuc 2:1-3; Isaías 44:1-8 – El milagro está en tu boca, el rugido del León de Judá está en tu boca. Abre tu boca y profetiza sobre la vida de tus hijos, una mamá profética sabe como vivir por fe aunque las cosas no marchen bien. Ella camina por fe y no por vista. Las mamás proféticas abren su boca con sabiduría y cuando corrigen lo hacen con amor. Profetiza sobre tus hijos en oración y escribe la visión, esto no es una ciencia complicada. La palabra profética más segura es Su Palabra (2 Pedro 1:19). Les aconsejo que tengan a la mano un cuaderno y un lápiz porque Dios te traerá revelación sobre los planes que tiene para sus hijos. Pónganle fecha a todo lo que escriban. Es hermoso leer tiempo después como Dios cumplió sus promesas.

DECLARACIONES PROFÉTICAS SOBRE MI DESCENDENCIA (Profeta Mercedes de Aquino)

Yo declaro salvación en mis hijos, que todos ellos están escritos en el libro de la vida. (Hechos 16:31)

Declaro que mis hijos e hijas han sido apartados para hacer avanzar el reino de Dios, cada uno de ellos tiene su parte en la batalla, porque pertenecen al ejército de Dios. (Joel 2:11)

Declaro que mis hijos e hijas son entendidos en los tiempos, que genéticamente fueron concebidos para ser una generación de fe que arrebata lo imposible. (Génesis 18:14)

Declaro que mis hijos están cubiertos con la sangre del Cordero que ningún cordel de destrucción vendrá sobre ellos. (Isaías 34: 11)

Declaro que mis hijos son invisibles a toda obra del mal. (Salmos 91:10)

Declaro que mis hijos varones serán librados del lazo de la mujer ajena, que huirán de ella con valentía. (Génesis 39:12)

Declaro que mis hijos e hijas anhelan hacer la voluntad de Dios, que caminan en obediencia, en contra de las corrientes de este mundo. (Mateo:26:42)

Declaro que mis hijos serán llamados ilustres, que no importa su origen sino su destino profético. (1 Crónicas 4:9 y 10)

Declaro que mis hijos darán su mejor ofrenda al Señor, lo mejor de sus vidas será para él, que sus dones los ofrecerán con gozo, que serán sembradores de todo lo que el Señor les dé y que por lo tanto recogerán cosecha continuamente. (Génesis 4:4)

Declaro que mis hijos son prósperos, que viven vidas plenas, completas, que sus necesidades son satisfechas, que es el Señor quien llena todos sus vacios (3 Juan 2)

Declaro que mis hijos son llenos del Espíritu Santo que cada día viven en victoria, que tiene convicción de pecado, que huyen de la tentación. (Efesios 5:18

Declaro que mis hijos desde el más pequeño al más grande no se apartaran del camino del Señor, que lo amarán de todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas. (Prov. 22:6)

Declaro que mis hijos caminan en integridad, que disciernen por el Espíritu lo que es verdadero, honesto, justo, puro, de buen nombre, lo virtuoso, que no aceptan cohecho, que no se enredan en ninguna situación de engaño. (Filipenses 4:8

Declaro que mis hijos no conocerán la cárcel como disciplina para sus vidas porque el temor de Jehová esta en sus corazones. (Prov.1:1)

Declaro que el espíritu de mis hijos será despertado a dimensiones espirituales mayores, que recibirán revelaciones de parte de Dios, que serán gente de la presencia de Dios y que edificaran la casa de Dios. (Esdras 1:5)

Declaro que mis hijos e hijas no se unirán en yugo desigual con los incrédulos, que son hombres y mujeres de pacto que vivirán en santidad. (2 Cor. 6:14)

Yo declaro que mis hijos son justos, por lo tanto, entrarán a la puerta de Jehová (Salmos 118:20)

Yo declaro que mis hijos pertenecen al Señor, porque él los ha comprado, que ninguna cultura de muerte vendrá hacia a ellos. (1 Corintios 7:22-23)

Declaro que las manos de mis hijos son santas y que están ocupadas con llaves que abrirán todas las puertas que Dios tiene preparadas para ellos. (Mateo 16:19)

Declaro que mis hijos son testigos de manifestaciones gloriosas del Señor y que contarán a sus generaciones esas maravillosas obras. (Salmos 145:4).

Declaro que mis hijos son diligentes, que aprovechan bien el tiempo, que son trabajadores y que todo lo que hacen es prosperado. (Efesios 5:15-16).

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

 

Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"