Categorías
Sin categoría

UNA TEMPORADA DE LLUVIA QUE SACIARA TU HAMBRE

Y haré de ellos y de los alrededores de mi collado una bendición. Haré descender lluvias a su tiempo; serán lluvias de bendición. Ezequiel 34:26

 La lluvia es uno de los muchos símbolos en la Biblia que se usan para describir al Espíritu Santo. La lluvia habla del Espíritu Santo derramado del cielo. Los propósitos de Dios para esto incluyen: 

  • Refresco (Salmo 68: 7-9, Hechos 3:19)
  • Empoderamiento (Hechos 1: 8, Hechos 2: 17-18)
  • Restauración (Joel 2: 23-25, Oseas 6: 2-3)
  • Una cosecha de almas ganadas por la fe en Dios (Isaías 44: 3-5)

Se acerca la lluvia. Oro porque esta palabra de Jennifer LeClaire los anime. Es tiempo de dejar de enfocarnos en nuestras necesidades y levantar nuestros rostros hacia el cielo.

“En mi transmisión de oración de la mañana, profeticé que estamos en una temporada de lluvia. La lluvia es una señal de las bendiciones de Dios. Muchos en el Cuerpo de Cristo han estado viviendo en la hambruna: hambruna financiera, hambruna de amistades, hambruna de salud, etc. Algunos de ustedes sintieron que fue el Señor quien retuvo la lluvia, retuvo la bendición, pero fue el enemigo el que cerró los cielos sobre su vida. Sin embargo, Dios está lloviendo sus bendiciones sobre los fieles en esta temporada. De hecho, esta es una temporada de lluvia. Pero debemos responder”.

Zacarías 10: 1 nos dice cómo responder: Pedid a Jehová lluvia en la estación tardía. Jehová hará relámpagos, y os dará lluvia abundante, y hierba verde en el campo a cada uno.

“¿Por qué tendrías que pedir lluvia en una temporada de lluvia? Si va a llover, en otras palabras, ¿por qué tendrías que pedirle a Dios? Dios sabe lo que necesitas y quieres antes de que se lo pidas, pero Él quiere que preguntemos. Él quiere que estemos de acuerdo con lo que quiere hacer en la tierra y en nuestras vidas”.

El Señor dice: «YA ES SUFICIENTE»

“Y el Señor dice: “Yo haré llover y las nubes lloverán sobre ti justicia y bendición. Has esperado y has querido e incluso has deambulado por un lugar desértico, una tierra agrietada y seca. Pero en esta temporada Yo te estoy llamando a romper el barbecho para prepararlo, y prepararte para las lluvias que se avecinan, las bendiciones que caerán como un diluvio. Inundaré tu corazón con bendiciones, e inundaré tu mente con revelaciones y verás y sabrás que lo que el enemigo destinó para dañarte Yo lo cambié para bien. En esta próxima temporada, la lluvia, compensará el tiempo perdido. Y donde tuviste sed y donde tuviste hambre de la bendición, solo tendrás hambre y sed de justicia. Porque la bendición te perseguirá y te alcanzará. Y no tendrás que preguntarte ni preocuparte más acerca de dónde vendrá tu bendición, sea cual sea, lo que necesites, lo que quieras, los deseos que hayas puesto en tu corazón, comenzarás a ver muchas de estas cosas suceder incluso desde décadas pasadas. El enemigo cerró los cielos sobre tu vida durante demasiado tiempo y Yo he escuchado tu clamor y he bajado para librarte y traerte lluvia”

“No sé tu, pero yo escucho el sonido de una lluvia torrencial. Escucho el sonido de una lluvia abundante. Puede que tengas que seguir buscando. Puede que tengas que seguir escuchando, pero ya viene. Estamos en una temporada de lluvia. ¡Recíbelo!” (Jennifer LeClaire)

Salmos 68:8-10 La tierra tembló bajo tus pies; los cielos se llenaron de nubes ante la presencia del Dios del Sinaí. La montaña sagrada tembló al ver el rostro del Dios de Israel. Tú, Oh Dios, enviaste la lluvia vivificante sobre tu heredad cansada, lluvias de bendición para refrescarlos. Así que allí se instaló tu pueblo. Y en tu bondad proporcionaste abundancia a los pobres.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"