Categorías
Sin categoría

MADRES DE RODILLAS – DIA 6

MAMA, DIOS VE TUS LAGRIMAS

 Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores. Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate. Lucas 7:13-14

Hoy como un ejército poderoso de mujeres, unidas en intercesión por nuestras generaciones nos convenimos para orar por los hijos con enfermedades crónicas, con diagnósticos médicos irreversibles o con afecciones de salud. Solo las mamás que han pasado o están pasando por estos procesos pueden comprender el dolor, la vulnerabilidad y el corazón quebrantado de una mujer que cambiaría de lugar para no ver a su hijo sufrir. ¡Dios ve tus lágrimas! El se compadece al ver tus lágrimas. El llanto puede durar toda la noche pero a la mañana siempre viene la alegría. Hay una canción que dice: “Al final, veremos que las lágrimas que han caído las recogió en Sus manos el Dios amante y dador de amor. Y recordaremos estas lágrimas como viejas historias”  Si Jesús fue al Padre con gran clamor y lágrimas, tú y yo podemos ir también. Hebreos 5:7 dice: “Cristo, en los días de su carne, habiendo ofrecido oraciones y súplicas con gran clamor y lágrimas al que podía librarle de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente;

Lucas 7 relata que Jesús llegó a la ciudad de Naín junto a sus discípulos y una gran multitud que le seguía, pero algo llamó su atención. Una madre desconsolada, llorando mientras caminaba ante el féretro de su único hijo. No es asombroso que El pusiera toda su atención en aquella madre atormentada, yo lo imagino frente a ella, secándole las lágrimas y diciéndole: “Yo he visto tu dolor, las lágrimas han sido oraciones líquidas que Yo he tomado en Mi redoma y en respuesta a ellas estoy aquí frente a ti para levantar a tu hijo con el poder de Mi resurrección. La Biblia dice en Lucas 7:13: “Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: “No llores”. Era como si el le dijera: “Tú estas siendo vencida por un espíritu de muerte. Pero yo vengo a ti con vida. No hay razón para llorar, porque tu circunstancia está a punto de cambiar.” Bastó una palabra para obrar un milagro en el muchacho Lucas 7:14 dice: “Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: ¡JOVEN, A TI TE DIGO LEVANTATE!

LECTURAS PARA HOY – Lucas 7:11-17; Marcos 5:35-43; Ezequiel 37 – Cuando Jesús nos ve, todas las cosas se vuelven posibles. Nuestras oraciones por los niños y jóvenes enfermos tocarán el corazón del Padre porque nuestro clamor con lágrimas moverá Su mano para obrar los milagros creativos y sobrenaturales que ellos necesitan. Nuestra boca es un arma para profetizar vida, y llamar al Espíritu de Dios que sople de los cuatro vientos aliento de vida y resurrección para que sean revertidos los decretos médicos. Jesús tiene la última palabra y El es experto en interrumpir funerales por causa del clamor y las lágrimas de una madre.

OREMOS:

En el nombre de Jesús declaramos hoy que ninguna peste (enfermedad) se apoderará de nuestros hijos (Salmos 41:8). Rompemos toda maldición de malestar y enfermedad y ordenamos a todo espíritu hereditario de enfermedad que salga en el nombre de Jesús (Gálatas 3:13). Rompemos toda maldición de muerte prematura, en el nombre de Jesús. Recibimos la Palabra de Dios que es salud a su carne (Proverbios 4:22) Ordenamos a todo órgano del cuerpo de nuestros hijos que funcione como Dios los creo (Salmos 139:14). Sus huesos están confortados porque reciben las buenas nuevas del evangelio (Proverbios 15:30). Que todo tumor o crecimiento maligno se derrita ante la presencia de Dios (Salmos 97:5). Que toda infección de su cuerpo sea consumida por el fuego de Dios. Los declaramos libres de todo virus, bacterias en el nombre de Jesús.

Ordenamos a todo germen o enfermedad que toque su cuerpo, que muera, en el nombre de Jesús. Tomamos el escudo de la fe y apagamos todo dardo encendido del enemigo (Efesios 6:16). Nuestros hijos son redimidos de la dolencia y la enfermedad (Gálatas 3:13). Toda plaga es detenida cuando se aproxime a ellos mediante el sacrificio de Jesucristo (Isaías 53:5). Jesucristo los sana (Hechos 9:34). Formidables y maravillosas son tus obras, y su cuerpo funcionará de la manera maravillosa que fue diseñado (Salmos 139:14).

Declaramos hoy que las aguas estancadas de Betesda serán agitadas de una manera fresca.  Y sanidad comenzará a fluir. Declaramos que nuestras oraciones e intercesión por nuestros hijos con enfermedades crónicas, o diagnósticos irreversibles han liberado ángeles y poderes de protección sobre ellos.  Declaramos que el enemigo de su propósito y destino será confundido y sus estrategias no tendrán ningún poder sobre ellos, porque son una clase diferente. Son una nueva generación que no puede estar en casa de servidumbre, porque son hijos de la libertad. El Señor no los abandonará ni los desamparará. Su destino no será abortado, porque los planes que fueron escritos por Dios en Su libro, desde que estaban en nuestro vientre con toda seguridad se cumplirán. En el nombre de Jesús. Amén.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"