Categorías
Sin categoría

MADRES DE RODILLAS DIA 14

EL DIOS QUE TE VE

 Y oyó Dios la voz del muchacho que lloraba; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas, porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está. Génesis 21:17

 Los hijos de padres divorciados sin importar la edad que tengan, han experimentado un golpe doloroso y traumático. Cada hijo del divorcio debe caminar por un camino de sanidad. Un divorcio es una tormenta aterradora y destructiva dentro y alrededor de la familia. Quien haya padecido la incertidumbre, la angustia, el dolor y el miedo que provoca una separación, puede aproximarse a lo que siente un hijo cuando sus padres se separan. Una fuerte inseguridad y el sentimiento de abandono, una pérdida de estabilidad y, lo que es más importante, la pérdida de su familia. En consecuencia, no es sorprendente que la conmoción del divorcio provoque una variedad de respuestas emocionales en los niños, que incluyen desde ira y frustración hasta ansiedad y tristeza. Los hijos se sienten profundamente solos, y aunque reciban apoyo de terceros, esta sensación continúa y puede prolongarse por mucho tiempo.

Cuando Agar fue despedida por el mismo Abraham junto a su hijo, ella anduvo errante en el desierto. Cuando se terminó la última gota de agua, ella pensó mi hijo va a morir de sed. Los hijos del divorcio también se sienten sedientos en medio de un desierto. El divorcio  no resuelve problemas, muchas veces los agrava y los grandes perdedores de esta batalla son los hijos, que llegan a vivir situaciones penosas.  Ante esta situación, Agar comienza a llorar y a decir “no quiero ver morir a mi hijo”. Aunque Agar no era la legítima esposa de Abraham, era la madre de su hijo. Lo que ella no sabía es que “hijo del divorcio” no era la identidad de Ismael. Su identidad era “hijo de Dios”. Agar era Egipcia, y es seguro que en el campamento de Abraham había conocido al Dios verdadero, esa fe santificaba a su hijo (1 Corintios 7:14).  Es hermoso saber que cuando un padre falla Dios entra en escena como un Padre amoroso cuyo único fin es redimir, restaurar, sanar y fortalecer.

En ese desierto errante, Agar dos veces se encontró con “EL ROI” que significa “El Dios que me ve” o “El Dios que me ve en mi aflicción” (Génesis 16:13-14). La primera vez fue para decirle “No estás sola y te voy a dar un hijo porque Yo he visto tu aflicción” y la segunda para decirle “tu hijo está en Mis manos, no morirá sino que vivirá”. Génesis 21:17-18 “Y oyó Dios la voz del muchacho que lloraba; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas, porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está. Levántate, alza al muchacho y sostenlo con tu mano; porque yo haré de él una gran nación”. Dios no le dio un odre de agua como lo hizo Abraham, un odre que pronto se vació. El abrió  los ojos de Agar para que viera el pozo de donde su hijo bebió, un pozo que nunca se vació. Génesis 21:20 Y Dios estaba con el muchacho, que creció y habitó en el desierto y se hizo arquero.

LECTURAS PARA HOY : Génesis Capítulo 16; Génesis 21:8-21; Isaías 54 – Cada hijo de padres divorciados tiene el derecho a ser tratado como un hijo de Dios, una persona digna de afecto y no como una propiedad que hay que disputar. Muchos hijos son como prisioneros que llevan de por vida las marcas invisibles de las continuas peleas de sus padres. Esa no es la voluntad de Dios para tus hijos. El Dios que escuchó el llanto de Ismael y vio las lágrimas de Agar, es el mismo que te ve a ti y a tus hijos. Dios se deleita en responder a una mujer afligida, el Señor es tu esposo y el Padre de tus hijos. Donde sea que te encuentres ahora mismo, sea cual sea tu estado espiritual y emocional, Dios te ve y cree en ti, pero tu necesitas depender de El. El siempre actuará en respuesta a tus oraciones. El sabe lo que es mejor para tus hijos no limites a Dios simplemente porque estás sola criando a tus hijos.

OREMOS

Amado Jesús, gracias porque mis hijos no serán llamados hijos del divorcio, Tu les has dado una identidad clara de quienes son ellos en Cristo y Tus planes para ellos son de bien y no de mal para darles un futuro y una esperanza. Hoy me apropio de Tus promesas en Isaías 44: 2-5 “Así dice el Señor, el que te hizo, el que te formó en el seno materno y te brinda su ayuda. No temas, mi sierva a quien he escogido, que regaré con agua la tierra sedienta, y con arroyos el suelo seco; derramaré mi Espíritu sobre tu descendencia, y mi bendición sobre tus vástagos, y brotarán como hierba en un prado, como sauces junto a arroyos. Uno dirá “pertenezco al Señor” otro llevará el nombre de Jacob y otro escribirá en su mano “Yo soy del Señor” y tomará para sí el nombre de Israel.

Señor abre mis ojos para que vea el pozo de la abundancia que tienes para mis hijos. Ten misericordia de ellos y sana sus emociones, sus sentimientos y su espíritu quebrantado. Que Tu paz rodee su mente y su espíritu, que no tengan espíritu de temor sino de poder, amor y una mente sana. Amado Jesús: Quítanos las vestiduras de tristeza y vístenos con vestiduras de alabanza. Te doy gracias porque no nos has llamado a luto ni a cubrirnos con cenizas espirituales, sino a vestirnos de hermosura con óleo de gozo. Declaro la sangre de Cristo sobre nuestro pasado, todas las experiencias traumáticas, los recuerdos inquietantes, las estructuras encubiertas, los secretos rigurosos, los abusos, el rechazo y las heridas que haya dejado el divorcio, no tienen ningún poder sobre nosotros. ¡Ríos de Agua Viva inunden su ser interior ahora!

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

 

 

 

Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"