Categorías
Sin categoría

MADRES DE RODILLAS – AGRADECIMIENTO

HABLAREMOS A NUESTRAS GENERACIONES DE SUS MILAGROS

 Por tanto, cuídate y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, y no se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; sino que las hagas saber a tus hijos y a tus nietos. Deuteronomio 4:9

Amadas, juntas hemos hecho un viaje que nos ha llenado de fuerza y valentía, he llorado leyendo los testimonios que me han enviado quienes se unieron a estos 21 días de Oración y Ayuno de Ester por nuestras generaciones, se que seguiremos viendo milagros por causa de nuestra fe y obediencia. Siempre he dicho que si una mujer se da por vencida los hogares se convierten en ruinas, pero donde hay una mujer virtuosa, esforzada y valiente, el hogar siempre será un dulce hogar, un refugio para nuestras generaciones. El Señor nos necesita en esta temporada que estamos viviendo firmes y llenas de fe. No son días para temer, sino para confiar. Dios nos creó a cada una de nosotras con un espíritu, un alma y un cuerpo. Como hijas de Dios, necesitamos entender que el alma contiene nuestra mente, voluntad y emociones. Ya que el alma está llena de “sí misma” y no quiere someterse al Espíritu Santo, debe ser purificada porque es fácilmente impactada por las pruebas y circunstancias de la vida si no la protegemos por medio del ESCUDO DE LA FE. (Romanos 8:15; Efesios 6:10-19) De igual manera nuestra mente debe ser renovada y transformada para resistir los desafíos de la nueva temporada en la que hemos entrado, a fin de comprender y procesar correctamente los propósitos de Dios en ella. (Romanos 12:2)

En estos momentos que vivimos a nivel mundial, nuestros hijos no necesitan pagar el precio de nuestro miedo. Levantemos un altar de adoración en nuestros hogares y comencemos a recordar los milagros que vio el Pueblo de Israel a su paso por el desierto a nuestros hijos y nietos, recordándoles que Dios es el mismo ayer, hoy y por los siglos y comencemos a testificar de lo que Dios puede y hará. Permanezcamos en Su Palabra hasta que la creamos completamente y se convierta en nuestro ADN. Es tiempo de resistir enérgicamente las mentiras del enemigo, reconocer que somos aceptas en el Amado y avanzar en el poder de Su fuerza. (Juan 15:7; Efesios 1:3-13)

Lana Vawser compartió una visión que Dios le dio hace algún tiempo y dijo: “En el espíritu, veo al Rey de la gloria que cabalga hacia las mujeres con espadas en Su mano, como para autorizarlas a avanzar ofensivamente en el Reino y en las esferas de la sociedad que exigen soluciones que solo el Espíritu Santo puede proporcionar”. Este es el tiempo, permitamos que la ESPADA DEL SEÑOR sea puesta en nuestra mano. Permitamos que la esperanza sea el ancla de nuestro corazón. ¿Sientes miedo?  Sí, hazlo con miedo porque su perfecto amor cubrirá cada uno de tus temores. (1 Juan 4:18) No hay ningún lugar donde Su amor no pueda encontrarte. En esta temporada veremos demostraciones asombrosas de victoria, milagros, rompimiento y justicia perfecta de Dios sobre Sus hijas amadas y sus generaciones. Pero necesitamos ser martillos y armas de guerra en Sus manos. Las amo y bendigo.

Deuteronomio 4:29-35 y 39 -40 Pero desde allí buscarás al Señor tu Dios, y lo hallarás si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu alma. En los postreros días, cuando estés angustiado y todas esas cosas te sobrevengan, volverás al Señor tu Dios y escucharás Su voz. Pues el Señor tu Dios es Dios compasivo; no te abandonará, ni te destruirá, ni olvidará el pacto que Él juró a tus padres. »Ciertamente, pregunta ahora acerca de los tiempos pasados que fueron antes de ti, desde el día en que Dios creó al hombre sobre la tierra; averigua desde un extremo de los cielos hasta el otro. ¿Se ha hecho cosa tan grande como esta, o se ha oído algo como esto? ¿Ha oído pueblo alguno la voz de Dios, hablando de en medio del fuego, como tú la has oído, y ha sobrevivido? ¿O ha intentado dios alguno tomar para sí una nación de en medio de otra nación, con pruebas, con señales y maravillas, con guerra y mano fuerte y con brazo extendido y hechos aterradores, como el Señor tu Dios hizo por ti en Egipto delante de tus ojos? A ti te fue mostrado, para que supieras que el Señor, Él es Dios; ningún otro hay fuera de Él. 39 Por tanto, reconoce hoy y reflexiona en tu corazón, que el Señor es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra; no hay otro. 40 Así pues, guardarás Sus estatutos y Sus mandamientos que yo te ordeno hoy, a fin de que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y para que prolongues tus días sobre la tierra que el Señor tu Dios te da para siempre». Así pues, guardarás Sus estatutos y Sus mandamientos que yo te ordeno hoy, a fin de que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y para que prolongues tus días sobre la tierra que el Señor tu Dios te da para siempre.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"