Categorías
Sin categoría

¿NECESITAS FE Y ANIMO EN ESTE MOMENTO? CONVIERTE TU GIGANTE EN UNA HORMIGA

Después de estos sucesos Job vivió ciento cuarenta años. Llegó a ver a sus hijos, y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación. Disfrutó de una larga vida y murió en plena ancianidad. Job 42:16-17

Por David Wilkerson – Diciembre 2004

Si es posible, entra en tu auto y conduce hacia una carretera campestre de noche. Detén el auto, sal afuera, y mira la luna y los millones de estrellas. Entonces recuerda a tu Dios Creador y todas sus obras. El astronauta Charlie Duke una vez hablo con un grupo de solteros en la iglesia Times Square. Él contó como se sentía estar en una pequeña cápsula espacial a 28.000 millas de la tierra, corriendo hacia la luna. Mientras la tripulación volvió la nave sobre un lado, alguien exclamo, “¡Miren que increíble vista!” Era la tierra, colgando maravillosamente en el espacio negro. Allí colgaba, una bola enorme y brillante, sostenida por NADA. Toda la tripulación esta abrumada por la vista. Ellos solo sabían que un Dios Creador increíble había obrado esto.

Ciertamente, este fue el mismo plan que Dios usó para sacar a Job de su pena. El Señor hizo que ese hombre sufrido volviera sus ojos a la fundación de la tierra, y le pregunto, ¿A qué esta atada la tierra, Job? ¿Qué la mantiene en el espacio?” Dios fue mas lejos, preguntando, ¿Quién cerro el mar en sus limites? ¿Quién le dice al poderoso océano, ven hasta este punto pero no mas? ¿Quién evita que las olas abrumen la tierra? ¿Por qué no te estas ahogando por las aguas crecidas, Job? ¿Y donde esta la fuente de donde fluye el mar? ¿Cómo se separa la luz de la oscuridad? ¿Cómo es divido y esparcido el viento? ¿Cómo nace la lluvia? ¿Puede el hombre producir relámpagos, truenos, y nubes? ¿Quién crees que puso todas estas fuerzas en su lugar, Job? ¿Quién puso lo salvaje y lo manso en la naturaleza de las bestias?”

Dios literalmente llevó a Job a través de un “CURSO DE PODER” revelando su pasada creación. A través de todo, a Job se le estaba diciendo, “Te olvidaste quien soy. Me acusas de negligencia. Dudas de mi preocupación por ti y mi poder para liberarte. Pero yo te he mostrado cuanto me preocupo por mi vasta creación” (ver Job 38-40). El Señor siguió, hasta que finalmente Job estuvo abrumado. Ahora Job miró sus problemas y dijo: “He sido un necio. Tuve mis ojos en el lugar equivocado: en mi dolor, en vez de sobre ti. O, Señor, olvidé todas estas cosas acerca de ti. Yo se que puedes hacer todo. Y yo se que ningún pensamiento puede esconderse de ti” (ver 42:2-3).

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"