Categorías
Sin categoría

¿QUE DEJARÁS TU EN LA CRUZ?

Hoy puedes observar la cruz y analizarla. Puedes leer sobre ella e incluso orar por ella. Pero mientras no dejes algo allí, no habrás abrazado la cruz. ¿Has visto lo que dejó Jesús?, ¿No querrías tu también dejar algo en ella? ¿Porqué no comienzas con tus malos momentos? ¿Aquellos malos hábitos? ¡Déjalos en la cruz! ¿Tus egoísmos y mentiras blancas? Entrégaselos a Dios. ¿Tus parrandas e intolerancias? Dios quiere que se lo des TODO. Cada caída, cada fracaso. El quiere cada una de estas cosas ¿Porqué? Porque sabe que nosotros no podemos vivir con eso. Dios hace más que perdonar nuestras faltas; ¡El las quita! Lo que nosotros sencillamente tenemos que hacer es llevárselas a El. ¿Estás engañando en tu trabajo? ¿Estás bebiendo demasiado? ¿Estás engañando en tu matrimonio? ¿Estás administrando mal tu dinero o tu vida? Si es así, no trates de aparentar que todo está bien. No intentes hacer creer que no has caído. ¡Acude primero a Dios! Si confesamos nuestros pecados siempre podemos confiar en que El nos perdonará (1 Juan 1:9) (Max Lucado – El escogió los clavos)

Gálatas 2:20-21 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.

OREMOS:

Señor, hoy vengo a ti para depender únicamente de los rayos fortalecedores de tu presencia. Seguro estoy que en medio de mis sombras me alumbrará el sol de tu justicia. Señor, Aquí estoy este día en tu presencia. No quiero la vida fácil si no voy a tener la calidad de hijo que quieres tener. Me pongo en tu altar y trátame como Tú quieras, quita de mi lo que no te agrada. Límpiame más y más de mi maldad y mi pecado. Hoy me moveré en la Seguridad de protección que me da el valor y poder de Tu Sangre. Señor, Tengo acceso libremente ante tu trono por el perdón de mis pecados logrado a través de la Sangre de Jesús. Gracias te doy por darme la oportunidad de regresar a ti y esperar ante tu altar. Me arrepiento de haberme desviado y me abandono ahora en tus brazos. Gracias porque tu bendición viene a mi vida de manera hermosa como la lluvia a la tierra sedienta cuando estoy listo a oír tu voz y obedecerla. Hoy estoy seguro de que no estoy desamparado, sino que el Consolador está a mi lado para fortalecerme y no negarme su bondad y amor. Señor, Gracias por darme lo más preciado del mundo Tu amado hijo.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"