Categorías
Sin categoría

EN MEDIO DE LA TORMENTA SUBAN MAS ALTO

Pero los que esperan en el Señor renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán. Isaías 40:31

Esta ha sido una temporada muy interesante pero verdaderamente asombrosa. Aquellos que han sido elegidos para este tiempo, literalmente están ahora mismo en una transición hacia el nacimiento de su propósito y destino. Ha sido intenso, pero Dios está trabajando en los toques finales. No solo está purificando el aceite que está a punto de fluir de ustedes, sino que también está produciendo liberaciones finales. Este es también un tiempo en el que aquellos que son llamados a ser libertadores están siendo libres ellos primero.

LAS COSAS NO SON LO QUE PARECEN

Sean pacientes con ustedes mismos y permitan que la gracia fluya en el proceso en el que se encuentran ahora mismo. Las situaciones que parecen retrasos no lo son. Este es el momento de hacer las cosas bien. Los lugares torcidos se están enderezando en todas las áreas de su vida. Muchas veces oran por la respuesta, pero no la reconocen cuando llega. A su mente natural le gusta primero darles sentido a las cosas antes de querer moverse, es como hacer una imagen de cómo se verá el resultado y estar de acuerdo con él. Luego, cuando Dios comienza a trabajar, terminan rechazando el proceso porque «SE VE» diferente de lo que imaginaban y terminan preparándose para la decepción porque no lo identificaron correctamente. Dejen de conectar cosas en función de su comprensión y habilidades naturales. Dejen que el Espíritu Santo lo haga. Pídanle al Espíritu Santo que les ayude a ver dónde está la delgada línea entre sus propios pensamientos, Dios y los susurros del enemigo. Dios obra de maneras que están más allá de nuestra capacidad de comprensión mental (Isaías 55: 8-9). Miren más de cerca y verán que Dios realmente está respondiendo a sus oraciones.

Isaías 40:27-28 ¿Por qué dices, Jacob, y afirmas, Israel: Escondido está mi camino del Señor, y mi derecho pasa inadvertido a mi Dios? ¿Acaso no lo sabes? ¿Es que no lo has oído? El Dios eterno, el Señor, el creador de los confines de la tierra no se fatiga ni se cansa.

JUSTICIA

Clamaron por justicia y ahora está sucediendo. Mientras sucede, también están diciendo: «Dios, qué está pasando, no puedo soportar esto más». ¿Cómo es la justicia en realidad comparado con lo que su mente imagina que es? Cuando dicen que quieren justicia, quieren ser libres. Quieren que toda la injusticia que ha sucedido en su contra sea redimida por completo, ¿correcto? El momento de la justicia es ahora y está en marcha. ¿Lo ven? Para llegar al punto de recibir justicia, debemos pasar por otro proceso. No es nada malo. En ese proceso, lo que comienza a suceder es que todos los puntos de acceso que dieron las injusticias se revelan completamente porque Su luz brillará primero en esas áreas. Se le destacará porque necesita ser tratado.

Tengan mucho cuidado de no llamar guerra a lo que Dios permite. No rechacen lo que Dios está haciendo para responder a sus oraciones. Todos esos dolores, heridas y penas surgieron con el tiempo y no necesariamente desaparecerán en un instante. Es a través del proceso, cualquier proceso, los fortalece y los forma en todas las áreas. Si no pasaran por tiempos difíciles, ¿cómo se les daría la oportunidad de aprender y crecer? Dios no prometió que no habría ninguna dificultad, pero dijo que estaría con nosotros a través de ellas. Dios nunca nos dejará.

El proceso de recibir justicia es un proceso de sanidad. Debe tener lugar la sanidad. Mírenlo más de cerca porque lo que les parece una tormenta caótica es en realidad el torbellino de Dios que está alineando todas las áreas de su vida. Los vientos huracanados están aquí y esos vientos están eliminando todos los obstáculos mientras ponen las cosas en orden. Digamos, por ejemplo, que van a limpiar su habitación. Para limpiarla, primero toman todas las cosas y las ponen en su lugar. Luego, van eliminando todo lo que ya no necesitan y lo colocan en una pila diferente para deshacerse de ello. Una vez que esa parte está completa, vuelven a colocar las cosas que dejaron de manera ordenada, en un nuevo orden. Entonces, ¿cómo puede ser diferente en su vida? Echen un vistazo más de cerca y verán la mano de Dios moviéndose en medio de lo que parece un caos a sus ojos naturales. Es en la tormenta que lo encontrarán. Pídanle a Dios que le dé ojos para ver.

Isaías 40:3-5 Una voz clama: Preparad en el desierto camino al Señor; allanad en la soledad calzada para nuestro Dios. Todo valle sea elevado, y bajado todo monte y collado; vuélvase llano el terreno escabroso, y lo abrupto, ancho valle. Entonces será revelada la gloria del Señor, y toda carne a una la verá, pues la boca del Señor ha hablado.

LLEGANDO A NUEVAS ALTURAS

El águila se emociona con la tormenta y usa la tormenta para subir de altura. Le gusta cabalgar sobre el viento y se deja llevar por el. Esta tormenta ha venido para realinearlos, llevarlos a un nuevo orden y llevarlos a nuevas alturas. Dejen que Su viento los lleve. No deben hacerlo en sus propias fuerzas y ​​poder, sino por Su espíritu. No están destinados a hacer esto solos. Asóciense con el torbellino, enviado por Dios, para llegar al lugar donde están llamados a estar.

Esta es una temporada de mejoras importantes y es el momento de salir de su escondite y ser catapultados al propósito para el que han estado siendo preparados. Este momento que parece una desaceleración, es en realidad una pausa divina para una causa mayor. Esta vez será una bendición para ustedes. Gracias a Dios por presionar el botón de pausa para darles el tiempo que necesitaban para prepararse para su lanzamiento. Este es un tiempo de gran preparación para asegurarse de que están posicionados correctamente no solo para recibir sino también para administrar bien su propósito. No fue una demora, así que no lloren por lo que parece una pérdida. (Sanjna Mahtab)

Isaías 40:9-10 Súbete a un alto monte, oh Sión, portador de buenas nuevas; levanta con fuerza tu voz, oh Jerusalén, portadora de buenas nuevas; levántala, no temas. Di a las ciudades de Judá: Aquí está vuestro Dios.He aquí, el Señor Dios vendrá con poder, y su brazo gobernará por Él. He aquí, con Él está su galardón, y delante de Él su recompensa.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"