Categorías
Sin categoría

¿QUE TIENES EN TU MANO?

Y metiendo David su mano en la bolsa, tomó de allí una piedra, y la tiró con la honda, e hirió al filisteo en la frente; y la piedra quedó clavada en la frente, y cayó sobre su rostro en tierra. 1 Samuel 17:49

Hace algún tiempo, el Señor me dijo que hiciera algo sencillo; que mirara lo que tenía en mis manos. En ese momento, mientras miraba mis manos, solo vi vacío. Después de todo, no tenía nada en lo natural. Muy a menudo podemos mirar nuestras manos o nuestras vidas y ver solo un vacío. Hay ocasiones en las que levanto mis manos ante el Señor en oración o adoración, lista para recibir todo lo que Él tiene para mí. Sin embargo, en lo natural, cuando las miro, todavía veo manos vacías. En esos momentos, necesito algo más que una vista natural.

Cuando el Señor me dijo que mirara mis manos, comenzó a hablar: “No desprecies lo que he puesto en tus manos. Una simple piedra, empoderada por el Espíritu Santo, puede matar al gigante. Una palabra oportuna, empoderada por Mí, puede salvar una nación”.

Muchos hemos caído en una trampa sutil cuando hemos mirado y evaluado según los estándares terrenales lo que tenemos en nuestras manos. En el relato de David y Goliat, el ejército israelita estaba en otro lugar, cuando deberían haber estado en guerra con el gigante. Sin embargo, mientras el gigante se burlaba, el miedo entró en el campamento y el poderoso ejército israelita fue neutralizado. En esencia, se habían olvidado de que Dios estaba de su lado y que la victoria estaba en sus manos. El Señor me mostró que, aunque el ejército estaba presente físicamente, estaban mental y espiritualmente desaparecidos en acción. En muchos sentidos, esta es una imagen de la Iglesia actual. La Iglesia está físicamente presente en el mundo, pero ha olvidado lo que Dios ha puesto en sus manos.

Escucho al Señor decir: “Muchos en el Cuerpo de Cristo están mirando lo que ocurre a través del lente terrenal o natural. El miedo los ha penetrado bajo un disfraz de sabiduría. Las soluciones terrenales han superado la búsqueda de soluciones celestiales”. Solo podemos ver realmente lo que llevamos cuando miramos a través de una lente diferente. 1 Samuel 17:49 dice: “Y metiendo David su mano en la bolsa, tomó de allí una piedra, y la tiró con la honda, e hirió al filisteo en la frente; y la piedra quedó clavada en la frente, y cayó sobre su rostro en tierra”. Piensen en esto. Cuando la piedra voló, Dios agregó Su poder de precisión a la roca. Dios se aseguró de que la trayectoria y la fuerza tuvieran el máximo impacto celestial. Si David hubiera recogido las piedras y las hubiera mirado desde una perspectiva terrenal, habría peleado una batalla perdida. Sin embargo, cuando las miró desde una perspectiva celestial, vio a un gigante conquistado.

1 Samuel 17:50 Así venció David al filisteo con honda y piedra; e hirió al filisteo y lo mató, sin tener David espada en su mano.

¿QUIEN RESPONDERA AL LLAMADO?

Dios tiene muchos de sus guerreros escondidos en el pasto, perfeccionando sus habilidades para la batalla. Sin embargo, muchos se han sentido cómodos en las tierras de pastoreo y se han negado a salir al campo de batalla. El Dios de los ejércitos celestiales pregunta: «¿Quién se unirá a Mí en la batalla por las naciones?». Está llamando a su ejército a confiar en que, lo que El ha hecho y está haciendo en el lugar secreto, tendrá un impacto celestial sin precedentes en la arena pública. Sin embargo, tenemos que ver, observar y liberar lo que Él ha puesto dentro de nosotros para que eso suceda.

ACCIONES Y PALABRAS QUE CAMBIAN EL DESTINO  

El Señor dice: “Ha habido palabras específicas de rompimiento que han sido liberadas para un tiempo como este”. Inmediatamente me llevó al libro de Ester. Ester se encontró en una posición en la que hablar podría costarle la vida.

Ester 4.14 Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?

Dios nos está recordando que este es el momento de mirar el posicionamiento, el viaje, y el poder de la obediencia de Ester. Fue tomada en contra de su voluntad, el camino que recorrió fue difícil y estaba lleno de traumas. Sin embargo, en un momento, sus palabras afectarían a las naciones. Así como muchos de nosotros, Ester inicialmente retrocedió, quizás pensando que su posición en el palacio la protegería. Sin embargo, Mardoqueo le recordó que no había un palacio lo suficientemente seguro para salvarla. Las palabras de Ester al rey liberaron el poder que cambió el resultado de naciones enteras.

“Escucho al Señor decir: “Estoy suscitando ideas creativas dentro de ustedes para preparar el camino y soltando palabras con poder para liberar naciones. Sin embargo, tienen que ir a la batalla y usar lo que he puesto en sus manos. No desprecien lo que he puesto en sus manos. Una simple piedra puede matar a un gigante. Una palabra oportuna puede cambiar el curso de las naciones. Dejen de mirar desde una perspectiva y comprensión humanas. Dejen de sopesar lo que tienen en la mano con una medida terrenal. Fueron creados a Mi imagen y creados para ver desde una perspectiva celestial. El miedo no tiene hogar en este Reino. Su trabajo es introducir la perspectiva celestial en las situaciones terrenales. El Cielo debe consumirlos, o la agenda terrenal los detendrá. Han estado practicando en el lugar secreto para un tiempo como este. ¿Por qué no han respondido al grito de guerra? ¿Por qué se esconden de Goliat en lugar de tomar su arma?” (Ruth Hendrickson)

1 Samuel 17:45-47 Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"