2021 EL AÑO DEL SI Y EL AMEN

Publicada el
2021 EL AÑO DEL SI Y EL AMEN

Pues tantas como sean las promesas de Dios, en Él todas son sí; por eso también por medio de Él, Amén, para la gloria de Dios por medio de nosotros. 1 Corintios 1:20

“No importa las tormentas que enfrentes, Mis promesas sobre ti son Sí y Amén. Independientemente de los problemas en los que te encuentres, Mis promesas hablan más fuerte “SÍ y AMÉN”

En esta temporada que está sobre nosotros debemos elegir mirar a los gigantes en la tierra, o levantarnos en las promesas de Dios como Josué y Caleb y decir “haremos de estos gigantes nuestro pan”. No cederemos al ruido de las personas porque las promesas de Dios hablan más fuerte de lo que el mundo afirma que es un problema.  Josue y Caleb vieron a los gigantes con sus propios ojos. Tuvieron todas las oportunidades para llenarse de temor en lugar de fe. Fácilmente podrían haber dejado que los 10 espías con los que iban hablaran o no dijeran nada. Podrían haberse dicho a sí mismos “esta gente no nos escuchará porque la mayoría está escuchando al temor y no escuchará lo que dice el Señor”. No, ellos se levantaron valientemente como un león y hablaron las promesas de Dios sobre las personas.

Números 14:8-9 Si el Señor se agrada de nosotros, él mismo nos introducirá a esta tierra y nos la entregará; ¡es una tierra que fluye leche y miel! Así que no se rebelen contra el Señor, ni tengan miedo de la gente de esa tierra. ¡Nosotros nos los comeremos como si fueran pan! No les tengan miedo, que el dios que los protege se ha apartado de ellos, y con nosotros está el Señor.

Una vez más surgirá  la audacia en aquellos que ya no desean ser complacientes. Este es un pacto de audacia que cree que las promesas de Dios son más reales que el aire que respiran. Esta es la misma audacia que tuvo el rey David cuando vino a traer a sus hermanos algo de comida al campo de batalla. David encontró al Ejército de Israel escondido atemorizado por los filisteos. Cuando escuchó a Goliat declarar y burlarse del Pueblo de Dios diciendo «Hoy he desafiado al ejército de Israel», la respuesta inmediata de David fue «¿quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?” (1 Samuel 17) David sabía que esta tierra era la promesa de Dios. Él sabía que Dios era más grande que cualquier ejército o gobierno perverso que vino contra el Pueblo de Dios para ponerlos en un lugar de temor. La audacia del pacto surgió dentro de Él de que Dios liberaría a Su pueblo una vez más.

El 2021 es un año en el que necesitamos levantarnos y brillar porque sus promesas son sí y amén. No hay retirada en el Reino, solo hay que presionar en todo lo que Él nos ha prometido. ¡Él ha allanado el camino con Su Sangre para que caminemos y corramos hacia la plenitud a la que Él nos ha llamado! El Rey Resucitado está resucitando nuestros sueños, sus Promesas, Él nos está resucitando y está sanando la esperanza diferida (Proverbios 13:12). “No importa las tormentas que enfrentes, Mis promesas sobre ti son Sí y Amén. Independientemente de los problemas en los que te encuentres, Mis promesas hablan más fuerte “SÍ y AMÉN”

Ezequiel 37:12-14 Por eso, profetiza y diles que yo, su Señor y Dios, he dicho: “Pueblo mío, voy a abrir los sepulcros de ustedes; voy a levantarlos de sus sepulturas para traerlos de nuevo a la tierra de Israel. Y cuando yo abra sus sepulcros y los saque de sus sepulturas, ustedes, pueblo mío, sabrán que yo soy el Señor. Entonces pondré mi espíritu en ustedes, y volverán a vivir.” Sí, yo los haré reposar en su tierra, y así sabrán que yo, el Señor, lo dije y lo cumplí. —Palabra del Señor.

Recuerden:  Cuando Jesús se enfrentó  con la muerte, proclamó «Lázaro, ven fuera». No vio la tumba, vio la resurrección. Cuando Pedro vio al cojo en la puerta de la hermosa mendigando dinero. No miró al lisiado con lástima. No, Pedro dijo «En el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda». Cuando María recibió la Palabra del Señor del ángel Gabriel que concebiría un hijo que era el Hijo de Dios. María no miró el problema, miró la promesa y dijo «Hágase en mí según Tu palabra». Recuerden que están luchando contra un enemigo ya derrotado. ¡LA VICTORIA DE LA PROMESA YA ES NUESTRA! Dios lo prometió, Sus decretos proféticos sobre nuestra vida, Su Palabra sobre nosotros es Sí y Amén. (Travis W. Holland)

Josué 21:45 NTV Ni una sola de todas las buenas promesas que el Señor le había hecho a la familia de Israel quedó sin cumplirse; todo lo que él había dicho se hizo realidad.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


2021 EL AÑO DEL SI Y EL AMEN

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".