RESTAURANDO LA BENDICION EN TU CASA

Publicada el
RESTAURANDO LA BENDICION EN TU CASA

Y se dio aviso al rey David, diciéndole: El Señor ha bendecido la casa de Obed-edom y todo lo que le pertenece a causa del arca de Dios. Entonces David fue, y con alegría hizo subir el arca de Dios de la casa de Obed-edom a la ciudad de David. 2 Samuel 6:12

Día 16 Enfoque de Oración – 21 días

La Biblia nos relata de un hombre que fue bendecido grandemente al llevar la presencia de Dios a su casa por medio del Arca del Pacto. Obed-Edom era un levita que se desempeñaba como portero, y también como líder de adoración, a quien se le dio la tarea de cuidar el Arca del Pacto, la cual se menciona por primera vez en Éxodo 25:10-22 como una representación física del Trono de Dios aquí en la tierra, simboliza la presencia misma de Dios. El Arca permaneció en la casa de Obed-Edom durante tres meses y durante ese tiempo el Señor lo bendijo a él, a su familia y todo lo que le pertenecía. Todo lo que tocó se multiplicó y la recompensa de Dios fluyó sobre su familia en cada área. Su bendición impactó a muchos, sin duda vieron cosas asombrosas para que el informe llegara a oídos del rey David. Vieron que sus hijos no solo amaban a Dios, sino que eran valientes y esforzados, se dieron cuenta que en ese hogar había paz, amor, gozo, prosperidad financiera, protección, favor de Dios y la capacidad de crear bendiciones dondequiera que fueran. El hombre de Dios podría haber vivido del desbordamiento de esas bendiciones por el resto de su vida, pero él no puso su corazón en las bendiciones, su corazón estaba en cuidar la presencia de Dios. Finalmente, el Arca fue llevada nuevamente a Jerusalén, Obed Edom y sus hijos dejaron su hogar y sirvieron en el templo. 

LECTURAS BIBLICAS PARA HOY: 2 Samuel 6; 1 Crónicas 26:4-8; 1 Crónicas 13; Juan 17 – Uno de los cuadros más hermosos es ver a la familia reunida orando, adorando y escudriñando la Palabra de Dios. No podemos permitir que los afanes diarios nos roben la Presencia de Dios, todos vivimos en un mundo lleno de obligaciones y prioridades y cuando ponemos nuestros ojos en la fuente equivocada, Dios deja de tener el primer lugar en el hogar, es así como este puede convertirse en un infierno. Nuestra integridad, nuestra determinación de amar Su presencia, nuestra santidad, no solo traen paz al hogar donde habita Su presencia, sino que acumula bendiciones para nuestros hijos y nietos. A medida que Dios llena nuestras vidas con Su presencia, reflejamos Su imagen, según El lo ha planeado. En un mundo que busca soluciones, métodos e información, Dios nos llama a buscarlo, a conocerlo, y a llenarnos con Su presencia. La familia tiene una importancia especial para Dios, recordemos que la promesa que le hizo a Abraham incluía las palabras “En ti serán benditas todas las familias de la tierra” (Génesis 12; Gálatas 3:7 y 29), por todo ello podemos decir que no habrá sanidad sobre la tierra, mientras no haya sanidad en las familias. Si anhelamos un avivamiento, este debe comenzar primero en nuestros hogares.

DECLARACIONES DE FE SOBRE MI FAMILIA: Una de las mayores bendiciones sobre una familia a través del pacto es el don del Espíritu Santo y soltar la Palabra del Señor. La Palabra del Señor trae edificación, exhortación, consuelo y revelación, imparte, trae dirección, sanidad y liberación.

El Señor es el Dios de mi familia y El nos restaurará (Jeremías 31)

El temor del Señor estará por siempre en el corazón de mi familia (Proverbios 22:4-Deuteronomio 5:29)

El año 2021 veremos en mi familia el cumplimiento de Sus promesas (Hechos 2:39)

El Señor visitará mi familia y hará por nosotros como lo ha dicho (Génesis 21: 1).

La alabanza brotará de los labios de mis hijos y los hijos de mis hijos, se acordará de mi familia y nos visitará (Salmos 8).

El Señor ha redimido a mi familia, se acordará de Su Pacto y tendrá de nosotros misericordia (Lucas 1:68-75).

El Señor rodeará mi familia con Su favor y con Su salvación (Salmos 106: 4-5).

Mi familia vivirá no morirá porque estaremos siempre en las cosas santas (Números 4:19 -1 Reyes 8:61)).

Mi familia meditará en los preceptos del Señor y considerará Sus caminos (Salmos 119: 15).

El Señor derramará Su Espíritu sobre mi familia y las palabras que ha puesto en mis labios, no se apartarán más de mi, ni de mis hijos ni de mis descendientes, desde ahora y para siempre (Isaías 59:21)

Mi familia es simiente de Abraham a través de Jesucristo, por tanto, recibimos las bendiciones de Abraham. (Génesis 12; Gálatas 3:7 y 29)

Las bendiciones de Obed Edom estarán sobre mi familia, por causa de Su presencia, porque mi casa, casa de oración será llamada. (2 Samuel 6:11)

Dios ha establecido mi casa; ha hecho conmigo un pacto eterno, bien reglamentado y seguro. Dios hará que brote mi salvación y que se cumpla todo mi deseo. (2 Samuel 23:5)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


RESTAURANDO LA BENDICION EN TU CASA

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".