Categorías
Sin categoría

Una semana para creer por los milagros

Por lo tanto, dile al pueblo de Israel: Yo soy el Señor. Te libertaré de la opresión que sufres y te rescataré de tu esclavitud en Egipto. Te redimiré con mi brazo poderoso y con grandes actos de juicio. Exodo 6:6

El sábado 13 de marzo, al atardecer, entramos en Nisan, el primer mes del año hebreo de acuerdo con Éxodo 12:2-3. Este es el tiempo durante el cual el Señor habló a Moisés y a los Israelitas sobre la preparación de la Pascua. La Pascua de este año comienza el 27 de marzo y termina el 4 de abril (Domingo de Resurrección). Tenemos que celebrarlo, ¡EL ESTA VIVO! Jesucristo es nuestro Señor y Salvador. Él es nuestro Cordero Pascual. Murió, fue sepultado y resucitó para vencer el pecado, la muerte y la tumba, y así romper la maldición que pesaba sobre nosotros.

El Señor está poniendo en marcha nuevas cosas. Marzo ha sido el mes para marchar hacia adelante como lo hicieron los israelitas al salir de Egipto. El Señor los sacó de Egipto y los llevó al otro lado del Mar Rojo. Salieron físicamente de Egipto, y luego tuvieron que despojarse de la mentalidad de pobreza de la esclavitud de Egipto. Por eso no pudieron entrar en la Tierra Prometida durante 40 años, pero Dios estuvo con ellos en el desierto. Él les permitió ver, sentir y experimentar aspectos del Cielo mientras estaban allí para que construyeran su identidad sólo en Él.

PROVISION MILAGROSA

Una de las maneras en las que el Señor construyó su identidad en Él fue a través de su provisión milagrosa. El Señor tiene una palabra especial para ustedes para esta temporada, y se encuentra en Deuteronomio 8:2-4 2 “Recuerda cómo el Señor tu Dios te guio por el desierto durante cuarenta años, donde te humilló y te puso a prueba para revelar tu carácter y averiguar si en verdad obedecerías sus mandatos. Sí, te humilló permitiendo que pasaras hambre y luego alimentándote con maná, un alimento que ni tú ni tus antepasados conocían hasta ese momento. Lo hizo para enseñarte que la gente no vive solo de pan, sino que vivimos de cada palabra que sale de la boca del Señor. En todos esos cuarenta años, la ropa que llevabas puesta no se gastó, y tus pies no se ampollaron ni se hincharon”.

¿Pueden ver esto? ¡El Señor les dio maná, sus ropas no se desgastaron y sus pies no se hincharon en absoluto durante este tiempo! Lo sobrenatural entró en lo natural mientras viajaban esos 40 años. Los israelitas habían entrado en un reino en el que las cosas no se descomponían, sus mantos permanecían, sus pies podían resistir, sus cuerpos podían someterse y recibían. Estaban completamente cubiertos y rodeados por el Cielo incluso en medio de lo que estaban pasando. Y así como ellos comenzaron a entender lo sobrenatural en su temporada en el desierto, nosotros también podemos hacerlo.

Permítanme desglosarlo aún más:

  • Fueron alimentados con maná sobrenatural todos los días. El maná era pequeñas galletas o pan con copos de miel y era blanco como una semilla de cilantro que aparecía en el suelo. Este alimento del cielo alimentaba sus cuerpos naturales sólo lo suficiente para un día. A través de él, el Señor les enseñaba a confiar y creer en Él, y que Su provisión viene directamente del cielo. Maná significa «¿Qué es esto?» Es el pan de vida. Es la Palabra de Dios que nos sostiene cada día y nos permite caminar en los reinos celestiales en la tierra.
  • Sus ropas no se desgastaron. Ropa en hebreo significa «manto». En otras palabras, nuestro manto no se desgastará cuando caminemos en el Reino celestial aquí en la tierra. Seremos fuertes. No se desprenderá de nosotros, ya que es una parte de lo que somos. El Señor quiere que sepamos que el manto que El nos ha dado es una cobertura que durará.
  • Sus pies no se hincharon. Pies en hebreo es la palabra «regel» que significa «soportar, viaje, poseer, tiempo». Significa caminar a lo largo con un tipo de pisada. Ven, es como poner un pie delante del otro. Mientras caminamos, poseemos el tiempo, aguantamos y avanzamos. Nuestros pies van a durar y no van a deteriorarse ni a hincharse. No nos vamos a agobiar con la caminata. Dondequiera que caminemos, poseeremos lo que está delante de nosotros. Un pie posee el tiempo. Sólo hay una cosa que puede referirse a la posesión del tiempo eterno y es cuando estamos caminando en el Reino celestial aquí en la tierra.

COMO EN EL CIELO ASI TAMBIEN EN LA TIERRA

Esto es muy importante ya que estamos entrando en un tiempo de gran despertar y gloria global: El Señor está diciendo: «Yo haré que Mi Pueblo camine en el Reino celestial en la tierra». Estamos sentados con Cristo en los lugares celestiales (Efesios 2:6). Nosotros somos ciudadanos del cielo (Filipenses 3:20). Debemos operar en la tierra desde la perspectiva celestial. La buena noticia es que AHORA podemos caminar como en el cielo en la tierra. Por eso Jesús nos habla y dice: «Pidan que se haga como en el Cielo en la Tierra».

Mateo 6:10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

Esta frase «EN LA TIERRA» significa algo como un movimiento del cielo que realmente hace su lugar en el reino de la tierra. «En la Tierra» en griego significa «superposición de tiempo, lugar y orden; una distribución por encima de un lugar de descanso y dirección». Así que cuando pedimos que el Cielo se manifieste en los reinos terrestres, como Jesús enseñó en la oración del Señor (Mateo 6:9-13), lo que estamos diciendo es esto «Señor, sobrepón el cielo en la tierra. Difunde el descanso y la paz».

«EN EL CIELO» significa una posición fija de lugar, tiempo y estado de descanso. Cuando estamos caminando en los reinos celestiales, el cielo viene sobre nosotros como una cubierta sobrenatural. Por fe creemos esto; entendemos que es cierto no sólo por la muerte, sepultura y resurrección de Jesús, sino también por su ascensión. Cuando ascendió, se sentó junto al Padre, y ahora estamos sentados en lugares celestiales con Él. Ese reino del cielo es nuestro en la tierra.

UNA TEMPORADA DE LO SOBRENATURAL

Creo que vamos a ver más señales, milagros y maravillas de lo que jamás imaginamos. La gloria del Señor está siendo revelada. Estuve en Oklahoma el fin de semana pasado y vi la gloria como nunca la había visto. Todo el mundo fue sanado, incluso miembros de las familias que no estaban presentes cuando oramos por ellos, y las huestes angélicas fueron enviadas para traer la sanidad.

Dios está permitiendo que Su Espíritu venga sobre nosotros. Estamos comenzando a recibir un increíble cereal del cielo, una increíble revelación sobre lo que es caminar en los reinos celestiales en la tierra. Nuestra ropa no se va a desgastar, nuestros pies no se van a hinchar, vamos a tener toda la provisión que necesitamos. Estamos envueltos en un Reino celestial. Las persianas están siendo removidas, ahora mismo, en el nombre de Jesús. ¡Estamos a punto de ver lo sobrenatural cada día! Estamos a punto de comprometernos con Dios justo donde estamos, caminando más allá del tiempo en la eternidad, un lugar donde cada necesidad es satisfecha ¡Esta será una temporada increíble! (Candice Smithyman)

Deuteronomio 8:15-18 No olvides que él te guio por el inmenso y terrible desierto, que estaba lleno de escorpiones y serpientes venenosas, y que era tan árido y caliente. ¡Él te dio agua de la roca! En el desierto, te alimentó con maná, un alimento desconocido para tus antepasados. Lo hizo para humillarte y para ponerte a prueba por tu propio bien. Todo esto lo hizo para que nunca se te ocurriera pensar: “He conseguido toda esta riqueza con mis propias fuerzas y energías”. Acuérdate del Señor tu Dios. Él es quien te da las fuerzas para obtener riquezas, a fin de cumplir el pacto que les confirmó a tus antepasados mediante un juramento.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"