Categorías
Sin categoría

Fortalécete y Levántate

Hasta los jóvenes se debilitan y se cansan, y los hombres jóvenes caen exhaustos. En cambio, los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila. Correrán y no se cansarán; caminarán y no desmayarán. Isaías 40: 30-31

Esta palabra es para el Cuerpo de Cristo, especialmente para aquellos que le han dicho «Sí» a Dios. Ha habido algunos momentos difíciles esta semana que han llamado su atención. Sí, hay distracciones en el ambiente, pero Dios también está haciendo brillar Su luz en las áreas donde el enemigo ha exagerado su mano en su vida. Él no nos está mostrando esto para herirnos o frustrarnos, sino para que podamos identificar y tomar autoridad sobre esas áreas y vencerlas. Después de todo, ¡Somos más que vencedores en Cristo Jesús! (Romanos 8:37)

Respondiendo a Dios

Si estás cansado y fatigado del camino y quieres tirar la toalla, te digo: ¡Este no es el momento para rendirse! Hagas lo que hagas, no dejes de avanzar. Permanece cerca de Dios en el lugar secreto. No es el momento de tirar la toalla. Estás a punto del avance. Estás siendo trillado en la era. Atravesar un umbral y estar en la era no es lo mismo. Investiga por ti mismo lo que es y pide al Espíritu Santo que abra tu entendimiento.

Mateo 3:12 Tiene el aventador en la mano y limpiará su era, recogiendo el trigo en su granero; la paja, en cambio, la quemará con fuego que nunca se apagará

Es importante que identifiques lo que Dios está haciendo para que seas capaz de responder a Dios. Él está respondiendo a tus oraciones de libertad, liberación y sanidad en maneras que nunca habías pensado. Antes de que saltes a la conclusión de que esto es una batalla, detente y pídele al Espíritu Santo que te ayude a identificarla y discernirla. Pregúntale a Dios qué es lo que quiere exponer en este momento. Para cualquier dardo del enemigo, aplica la estrategia que el Espíritu Santo te de, habla con él de lo que necesitas y confía en Dios con el resto. No accedas a los susurros del enemigo. Mantente firme en cada promesa que Dios te ha dado. Él sigue siendo el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Dios sigue siendo el mismo ayer, hoy y siempre. ¡Él nunca cambia y Su palabra nunca vuelve a Él vacía!

Jeremías 33:6-7 He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad. Y haré volver los cautivos de Judá y los cautivos de Israel, y los restableceré como al principio.

Eres más poderoso de lo que te das cuenta

Si realmente vieras y conocieras la bendición que Dios ya ha preparado para ti y a lo que realmente estás llamado, entenderías la razón de la magnitud de la batalla que has estado enfrentando. Él no te mostró todo por una razón. Dios te da un paso a la vez. Una vez que ese paso es obedecido, entonces Él libera el siguiente. No seas impaciente y trates de hacer pasos planeados por ti mismo solo porque no quieres ir al paso que Dios te dio. Dios te ha estado enseñando como salir en obediencia, un escalón a la vez. Un escalón te prepara para el siguiente. Ningún escalón puede ser saltado. Si lo hicieras, entonces te perderías una importante sabiduría que necesita ser adquirida para el siguiente paso.

¡No te rindas! A través de este proceso Él te está enseñando y afinando cómo escuchar Su voz, dándote la confianza de que sí escuchas Su voz. Te está enseñando la paciencia, la humildad ante Dios y ante los demás, la diferencia entre Su deseo y el tuyo, tu camino vs. Su camino, y cómo depender sólo de Él, etc. También, a través del proceso de tu vida, Él te ha estado enseñando los pormenores de todas las áreas en las que estás llamado a ayudar en las vidas de aquellos que Dios enviará a tu camino. Has estado en la escuela del Espíritu Santo, aprendiendo estas cosas una a una. Incluso los errores cometidos se revirtieron para tu propósito llamado, ya que has continuado volviendote a Dios con todo. Tu trabajo y dolor no fueron en vano. ¡Nada se ha desperdiciado! Dios también está trabajando en ti en esta temporada en cada área de tu vida. Recuerda que fuiste hecho a Su imagen. En estos últimos tiempos y temporadas, tu carácter y actitudes han estado  siendo tamizadas, clasificadas y probadas. Se te está dando la OPORTUNIDAD de aplicar lo que Dios te ha estado enseñando, especialmente en tu hogar primero.

Caminando en tu verdadera identidad y posicionándote con agradecimiento

¡Despierta y reacciona! Es tiempo de que reconozcas quien eres en Cristo (identidad) y quien es Dios. Es tiempo de dejar de caminar en esta identidad falsa que fue creada a través de los susurros del enemigo, situaciones y circunstancias. ¡Sacúdete eso de encima! Busca la ayuda que necesitas para procesar y sanar. Vuelve a la Palabra. Vuelve a la alabanza y al agradecimiento. Recuerda todas las victorias que Cristo te ha dado. No olvides lo que Él ha hecho por ti. Agradécele diariamente por todo lo que ha hecho, está haciendo y hará en todas las áreas de tu vida. Estar en esta posición es como la piedra lisa que estaba en la mano de David ante Goliat. David sabía quién era Dios para él (desde el lugar de la intimidad) hasta tal punto que no se dejó intimidar por el poder de Goliat frente a él. David fue incubado en el lugar secreto, a pesar de lo que pasó con su propia familia y los que lo rodeaban. La gente juzgaba a David por lo que veía en lo natural, pero Dios mira el corazón. Las cosas no son lo que parecen en lo natural.

Sé como Daniel, que oraba 3 veces al día, dando gracias a Dios (Daniel 6:10). En Daniel 6, los otros administradores y altos funcionarios estaban celosos de la posición que se le iba a dar a Daniel. No querían que ocupara ese puesto, pero tampoco podían encontrar ningún defecto en él. Así que elaboraron meticulosamente un plan contra Daniel que tendría como objetivo su fuerza y potencialmente su fe en Dios. Era un «intento» que los otros administradores y altos funcionarios esperaban que funcionara. En cuanto Daniel se enteró de que el rey había firmado la ley, ¿se desquitó o reaccionó? No, lo primero que hizo fue acudir a Dios de rodillas, como siempre. Esa debe haber sido una situación intensa, pero Daniel no tomó el asunto en sus propias manos, sino que confió en Dios la situación. Esto se había convertido en un estilo de vida para él. Fue una elección que hizo de amar a Dios con todo su corazón, mente, fuerza y alma.

La situación de Daniel se agravó hasta el punto de ser puesto en el foso de los leones. No puedo imaginar lo que pudo haber estado pasando en ese momento. Pero aún así, incluso en medio de los leones sin poder escapar físicamente, Daniel sabía a quién pedir ayuda con confianza, porque sabía que su ayuda venía del Hacedor del cielo y de la tierra – ¡Yahvé! Seguramente el enemigo pensó que Daniel estaría acabado. A pesar de las restricciones de la ley impuesta por el rey, Daniel no dejó de orar a Dios como era su costumbre. Daniel sabía quién era su Dios y que podía confiar en él. Sabía que Dios era fiel para hacer lo que decía. Caminó en el conocimiento de quién era Dios y de verdadera identidad en Dios. Sabía que Dios no le fallaría. Al final, Daniel se encontró completamente ileso porque Dios estaba con él.

Ningún arma forjada contra ti prosperará

Las mismas armas que el enemigo forjó contra David y Daniel no prevalecieron (Isaías 54:17). Goliat fue derribado con la piedra, pero lo mató su propia espada. Daniel fue atrapado por un grupo de leones, pero Dios envió a un ángel para que cerrara la boca de los leones porque Dios encontró a Daniel inocente a sus ojos. Dios se presentó y la gente vio que Él era realmente Dios.

De esta manera, conoce que todas tus oraciones y esfuerzos no han sido en vano y no son nulos. El enemigo no tiene la ventaja en tu situación como él cree que la tiene, así como no la tuvo en las vidas de David y Daniel. La única manera en que el enemigo puede tener la ventaja es si cedes a lo que Satanás quiere. ¡Estás en un lugar de victoria debido a la obra de la Cruz! La batalla no es tuya, sino de Dios. ¡Jesús murió por ti y eso solo determina que la batalla ya ha sido ganada! Dios es fiel para completar lo que ha comenzado y no te fallará. Ninguna arma formada contra ti prosperará. Silenciarás cuanta voz se levante para acusarte Tu vindicación vendrá de Yahvé. ¡Dios va a aparecer! (Sanjna Mahtab)

Elige sabiamente tus oportunidades

Esta es una oportunidad para que te levantes de nuevo. No es demasiado tarde. Has tenido que ir a contracorriente, incluso como lo hicieron David y Daniel, y seguir en obediencia a Dios. Puedes tener éxito a través del lugar de la intimidad pasando tiempo con Dios en el lugar secreto. Verás los frutos de tu obediencia a medida que continúes eligiéndolo a Él. Te animo con esto: Elige sabiamente en cada situación y circunstancia. Míralas como oportunidades para aplicar la Palabra de Dios cada vez. Recuerda que Dios es fiel para completar todo lo que te ha dicho. También conoce que hay consecuencias para tus acciones. Cosecharás lo que sembraste. Siembra sabiamente.

Isaías 55:10-13 Porque como descienden de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelven allá, sino que riegan la tierra, haciéndola producir y germinar, dando semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié. Porque con alegría saldréis, y con paz seréis conducidos; los montes y las colinas prorrumpirán en gritos de júbilo delante de vosotros, y todos los árboles del campo batirán palmas. En lugar del espino crecerá el ciprés, y en lugar de la ortiga crecerá el mirto; y esto será para gloria del Señor, para señal eterna que nunca será borrada.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"