Un tratamiento intenso de 21 días – DIA 5

Publicada el
Un tratamiento intenso de 21 días - DIA 5

¿No se dan cuenta de que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, quien vive en ustedes y les fue dado por Dios? Ustedes no se pertenecen a sí mismos, porque Dios los compró a un alto precio. Por lo tanto, honren a Dios con su cuerpo. 1 Corintios 6:19-20

Dios te llama Su templo. ¿Qué tan asombroso, profundo y poderoso es esto? En Cristo, ahora somos los templos en los que El habita; así como Jesús les dijo a sus discípulos que Él estaba con ellos pero que estaría en ellos en la presencia y el poder del Espíritu Santo, incluso diciendo que era mejor que se fuera. ¿Por qué mejor? Porque el Consolador, el Espíritu Santo, vendría a morar en Su pueblo. (Juan 16:5-14) La Biblia afirma que nuestro cuerpo importa porque es donde vive el Espíritu Santo. En cierto sentido, Pablo eleva nuestros cuerpos al nivel de templos, lugares santos, que albergan al Espíritu de Dios. Dios da su Espíritu a toda persona que confía en Cristo para salvación (Efesios 1: 13-14). Es así como llevamos Su Espíritu en nuestros cuerpos y la presencia de Dios en ti es una garantía de que ninguna otra presencia puede habitar en ti. John Piper explica porque esto es tan poderoso:

“Cuando Cristo pagó el precio por Su pueblo, compró nuestros cuerpos. Así que déjeme tratar de mostrarle a partir de este pasaje de la Palabra de Dios (1 Corintios 6:12-20) lo que esto significa. ¿Qué significaría para ti aceptar el regalo del precio de Dios y confiarle tu vida, tu alma y tu cuerpo? Significa seis cosas:

  1. POR EL CUERPO NO CONTRA EL

Significa que el Señor está a favor del cuerpo y no contra de él. Mira el final del versículo 13, «Pero ustedes no pueden decir que nuestro cuerpo fue creado para la inmoralidad sexual. Fue creado para el Señor, y al Señor le importa nuestro cuerpo» No te pierdas esa última frase. «y al Señor es le importa nuestro cuerpo». Es fácil para los cristianos adquirir la reputación de que estamos en contra del cuerpo y que Dios está en contra del cuerpo como si sus necesidades y apetitos fueran malos, y lo único para lo que sirve es enfermarse y, deshacerse de el lo antes posible. Eso no es verdad. El Señor hizo el cuerpo. Y el Señor es para el cuerpo. Estar en contra del cuerpo es estar en contra del Señor. Si confías en él, no estarás en contra de tu cuerpo, sino a favor. Si negamos al cuerpo algún anhelo en esta vida, es porque estamos a favor de él en la próxima.

  1. LA MORADA DEL ESPIRITU SANTO

Significa que Tu cuerpo se convierte en la morada del Espíritu Santo. Verso 19: “¿No se dan cuenta de que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, quien vive en ustedes y les fue dado por Dios? Ustedes no se pertenecen a sí mismos” Cuando Dios nos compró, no nos compró como esclavos sino como moradas. Su objetivo no era hacernos trabajar para él, sino llenarnos de él. «Llenarnos de toda la plenitud de Dios» como dice el apóstol Pablo en Efesios 3:19.

  1. RESURRECCION DE ENTRE LOS MUERTOS

Significa que tu cuerpo será resucitado de entre los muertos. Versículo 14: “Y Dios nos levantará de los muertos con su poder, tal como levantó de los muertos a nuestro Señor”. Cuando la Biblia dice que Dios es para el cuerpo y que nuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo, significa que Dios nunca desechará nuestro cuerpo. Nunca permitirá que la muerte tenga la última palabra. Así como resucitó a Jesús de entre los muertos y le dio un cuerpo de resurrección eterna, también resucitará nuestros cuerpos de entre los muertos y los hará nuevos y completos, sin más dolor, sin más deformidad, sin más discapacidad, sin más desorientación sexual, no más desequilibrios químicos, no más insomnio, no más enfermedades de ningún tipo. Brillarás como el sol en el Reino de tu Padre (Mateo 13:43).

  1. NO SER DOMINADO POR NADA MAS QUE DIOS

Significa que no tienes que ser dominado por nada más que Dios. Verso 12: «Ustedes dicen: «Se me permite hacer cualquier cosa», pero no todo les conviene. Y aunque «se me permite hacer cualquier cosa», no debo volverme esclavo de nada».  No dominado por nada. Si has sido comprado por precio, no tienes por qué ser esclavo de nada. Eres hijo de Dios. Nada puede ser tu amo. Tienes el Espíritu en tu interior, estas unido a Cristo, tienes la esperanza de la resurrección y el Señor mismo es para tu cuerpo; nada puede ser tu amo para esclavizarte.

  1. NO SE USA PARA LA INMORALIDAD

No usarás tu cuerpo para la inmoralidad. El versículo 13b dice: «Pero ustedes no pueden decir que nuestro cuerpo fue creado para la inmoralidad sexual. Fue creado para el Señor, y al Señor le importa nuestro cuerpo». Y el versículo 18 dice: » ¡Huyan del pecado sexual!». Y la razón de esta castidad y pureza no es principalmente que podrías contraer SIDA o que podrías quedar embarazada o que podrías ser atrapado. La razón es que tu cuerpo, masculino y femenino, ha sido comprado con el precio del Hijo de Dios. Que le pertenece. Y que lo amas porque se entregó por ti y quiere tu pureza (Tito 2:14). Murió por eso. Lo que nos lleva al significado final de ser comprado con precio.

  1. PARA LA GLORIA DE DIOS

Nuestros cuerpos son para la gloria de Dios. El versículo 20 nuevamente: «Porque Dios los compró a un alto precio. Por lo tanto, honren a Dios con su cuerpo”.  Lo que eso significa de manera muy simple es usar tu cuerpo de manera que demuestre que Dios es más satisfactorio, más precioso, más que desear, más glorioso que cualquier cosa que el cuerpo anhele. De todo corazón te encomiendo al infinitamente valioso Jesucristo. Él es el precio total y suficiente del Padre por los pecadores. Si lo recibes, desde este día en adelante, cada vez que tu conciencia saque a relucir el pecado del pasado y diga: «¡Pagarás!» podrás decir: ¡DIOS YA PAGO! ¡HE SIDO COMPRADO POR PRECIO, GLORIFICARE A DIOS CON MI CUERPO!

DIA 5: El CUERPO es la parte más baja del ser trino del hombre, donde residen el alma y el espíritu. Honra al Espíritu Santo que ha elegido morar dentro de ti. Lea 1 Corintios 6: 12-20 y 2 Pedro 1: 13-14. Dale gracias porque tu cuerpo es Suyo. Lee Romanos 6: 12-20. Entrega tus miembros, uno por uno, a Dios como instrumentos de justicia, en lugar de la iniquidad. Si tienes una parte de tu cuerpo que no funciona correctamente, pídele al Señor que la sane y la limpie. Incluye cualquier órgano que sepas que ha sido afectado por el pecado. Lee Romanos 7 y declara que la «atracción» de lo antiguo ha sido erradicada.

Escuché al Señor decir: “Debes cooperar con la gracia de la santidad. Debes cooperar con la gracia que está en tu interior. Su nombre es Espíritu Santo y te santificará. Él te llevará al lugar de santidad que aún no has visto. Porque hay medidas de santidad y tú andas en medida. Cuando te humilles y me digas: “Aún soy un pecador salvado por Cristo, aún soy imperfecto”, entonces te llevaré al siguiente nivel de perfección. Un día tendrás un cuerpo glorificado. Un día, no lucharás más con el pecado porque estarás Conmigo para siempre, donde Yo estoy, en Mi Reino. Pero por ahora, es poco a poco, momento a momento, clamándome por la gracia que necesitas para estar firme y resistir las tentaciones que te sacan de Mi voluntad y te llevan al campo del enemigo”. (Jennifer LeClaire)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Un tratamiento intenso de 21 días - DIA 5

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".