Lo que Dios ha bendecido no puede ser maldecido

Publicada el
Lo que Dios ha bendecido no puede ser maldecido

Dios no es un simple mortal para que mienta o cambie de parecer. Si él habla, ciertamente actúa; si él dice algo, lo lleva a cabo. Yo he recibido la orden de bendecir; la bendición de Dios no puedo revocarla. Números 23:19-20 RVC

ROMPIENDO LOS CONTRATOS DE PALABRAS QUE ESTÁN TRAYENDO DEMORAS, DESVIANDO EL DESTINO, Y DETENIENDO EL AVANCE

Esta mañana el Señor dejó caer algo en mi regazo inesperadamente cuando comenzó a hablarme sobre romper los contratos de palabras sobre nuestro destino. Cuando Dios nos da una promesa o una palabra profética le decimos que estamos de acuerdo con ella para verla cumplida. Es una asociación con Dios para ver la manifestación de Su palabra. Pero ¿qué sucede cuando estamos de acuerdo con las cosas que dicen sobre nosotros y nuestro destino que no son de Dios? No estoy hablando necesariamente de palabras de hechicería de personas que parlotean detrás de puertas cerradas, tampoco estoy hablando de personas cuyos corazones son buenos, pero solo se les escapó, estoy hablando de las palabras dadas con el alma cuando las personas les dicen, «así dice el Señor» sobre ustedes, que no se originan en la sala del trono del cielo en absoluto. Cuando decimos que sí a ellas o las aceptamos, podemos estar de acuerdo con la profecía equivocada. Muchas veces, estas palabras o consejos vienen de la inseguridad, los celos, el miedo y a menudo porque tienen miedo del favor y la bendición que realmente ven venir.

¿SE HAN PUESTO DE ACUERDO CON PALABRAS ENGAÑOSAS DISFRAZADAS?

Recuerdo a un amigo que cada vez que tenía una palabra para mí siempre profetizaba de la misma manera, venía inicialmente con halagos y luego ¡ZAS!, una palabra de advertencia sobre ser humilde, mantenerse puro y decir no a las oportunidades que se me presentaban. Al principio siempre me llenaba de preocupación y me hacía retroceder por miedo a no ser humilde o tener motivos impuros. Pero con el tiempo comencé a reconocer la tendencia y aprendí a no aceptar las palabras cuando venían porque, aunque la persona era realmente una persona ungida a la que Dios amaba mucho, las palabras no provenían del corazón del Padre. ¿Alguna vez han tenido eso? Ahora tengo la bendición de tener amigos responsables en los que puedo confiar para entregar palabras duras y saber que no vienen de su alma.

Dios también me recordó cómo hace unos años, cuando estábamos comenzando con nuestros planes para mudarnos a Estados Unidos, recibí al azar un mensaje en mi bandeja de entrada de otra persona profética que no conocía muy bien, pero que había dicho algunas cosas horribles sobre mí antes. En el mensaje me decía que no me mudara a Estados Unidos porque tenían suficiente gente profética y Australia me necesitaba más. Para ser honesto mientras yo sabía que esto no era el Señor yo tontamente empecé a entretener la mentira, en esencia estando de acuerdo con ella simplemente porque yo honraba lo que había en su vida.

AQUÍ ES DONDE EL RETRASO HA ESTADO TODO EL TIEMPO

Así como las palabras proféticas son poderosas porque vienen del corazón del Padre para revelar, orquestar y manifestar nuestro destino, las palabras equivocadas vienen a DESVIAR, DESCARRILAR, RETRASAR Y DESANIMAR. Traen confusión y niebla porque nuestra cabeza es enviada repentinamente a un conflicto con nuestro espíritu que conoce y siente la verdad. Cuando nos ponemos de acuerdo con estas palabras, nos estamos atando a un lugar, a una persona, a personas, o a una tarea que Dios no diseñó para nosotros y por lo tanto, le ponemos freno a nuestro verdadero destino, lo que eventualmente nos lleva a la frustración.

En este momento, muchas personas se enfrentan a retrasos y demoras inusuales en áreas muy cruciales. Tal vez la mejor manera de explicarlo sería que sienten como si en el espíritu y en lo natural estuvieran lidiando con «burocracia». ¿Le están diciendo a Dios: “¿Por qué tarda tanto esto? ¿Por qué esto no se mueve? ¿Dónde está la respuesta que necesito? He estado aferrado a tus promesas y todavía nada”. ¿Es posible que sus manos estén sobre la promesa, pero sus pies estén atados a algo en lo que se pusieron de acuerdo sin discernimiento? A veces, esto no es solo un acuerdo por medio de las palabras, sino también votos hechos a personas con las que estamos alineados incorrectamente. Hace años, Dios me pidió que me arrepintiera por hacerle una promesa que no me habían pedido a alguien.

QUEMANDO LA FALSIFICACIÓN Y DANDO PASOS HACIA EL AVANCE

Creo que en este momento Dios está LIBERANDO, SANANDO y RE-CALIBRANDO a las personas para que estén en el camino correcto y libres de toda atadura y peso que los ha estado reteniendo, para que puedan avanzar y finalmente permitirles experimentar la promesa genuina. Él está esperando por ustedes. Dios quiere que sean libres y que experimenten Su favor y avance, por lo que esta ha sido una de las principales áreas de esclavitud sutil que ha impedido que muchos experimenten ese avance. Entonces, ¿cómo lo enfrentamos?

En Lucas 9:54-55 cuando Jesús fue rechazado por un pueblo de Samaritanos, sus discípulos Santiago y Juan le dijeron: “¡Envía fuego sobre ellos como lo hizo Elías!” y Jesús los reprendió porque estaban hablando sobre el destino de estas personas con el corazón equivocado. No era la intención de Dios que fueran destruidos. De la misma manera, DEBEMOS REPRENDER Y RECHAZAR las palabras que no vienen del cielo.

Mientras compartía esto con Christy, pasamos junto a un automóvil cuya matrícula era «ARRESTO». Arresto significa apoderarse por medio de la custodia legal y ponerle fin. Creo que muchos de nosotros necesitamos preguntarle al Señor con qué palabras nos hemos puesto de acuerdo, y luego ARRESTARLAS Y REPRENDERLAS. Así que, pídanle al Señor ahora mismo que les muestre qué palabras falsas han hablado sobre ustedes o que consejo y asesoría han recibido que solo los llevaron a retrasar el tiempo que Dios quiere para lanzarlos. Es tiempo de cortar las ataduras y quemar los contratos.

OREN CONMIGO “Espíritu Santo, me arrepiento por creer y recibir lo que no vino de ti y darle influencia en mi vida. Ayúdame a discernir la verdad y ser capaz de ver una falsificación a una milla de distancia. ¡Ahora mismo las arresto, reprendo y renuncio en el nombre de Jesús!”

Ahora PREPÁRENSE para que las compuertas se abran sobre ustedes donde han estado completamente secos. ¡PREPÁRENSE para tener una AVALANCHA de avances sobre su vida, y PREPÁRENSE para sentir el suelo debajo de ustedes retumbar mientras Dios los coloca nuevamente en su posición y los MUEVE hacia adelante! (Nate Johnston)

Números 23:23 RVC Contra Jacob nada pueden las brujerías; contra Israel nada valen las artes mágicas. De Jacob, que es Israel, se dirá: ¡Miren lo que ha hecho Dios con ellos!

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Lo que Dios ha bendecido no puede ser maldecido

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".