Del desierto a la tierra prometida

Publicada el
Del desierto a la tierra prometida

Y el Señor dijo a Josué: Hoy comenzaré a exaltarte a los ojos de todo Israel, para que sepan que tal como estuve con Moisés, estaré contigo. Josué 3:7

Recientemente, estaba reflexionando con el Señor sobre la intensa temporada de pruebas y poda que Él ha traído a Su Iglesia en una escala tan grande. Muchos de nosotros hemos respondido con un hermoso «SÍ» de rendición, permitiendo que el Señor nos transforme de maneras que sabemos que están conectadas de alguna manera con la temporada, pero que al mismo tiempo están más allá de la comprensión.  El Señor habló a mi corazón: «He llevado a muchos al desierto en esta última temporada. Ellos no saben por qué los llevé allí, y si se los hubiera dicho antes, habría cancelado la bendición que les envié a encontrar allí.» Le pregunté cuál era ese tesoro precioso que nos había enviado a buscar, y me encantó su respuesta: «MI CORAZON».

El Señor prosiguió: «Yo confío las profundidades de Mi corazón a los que están dispuestos a darme el suyo. Lo profundo llama a lo profundo al sonido del agua que corre y que solo Yo puedo traer en medio de un desierto. Algunas cosas se encuentran solo en el desierto, lejos del ruido. Mi corazón es el tesoro más grande que puedo compartir, y lo reservo para aquellos que están dispuestos a darlo todo, dispuestos a caminar por los valles más oscuros y los lugares más desolados solo para estar Conmigo. El vino nuevo fluye de Mi corazón y lo derramo sobre aquellos que me han permitido convertirlos en vasos capaces de contener los tesoros profundos y gloriosos de Mi corazón”.

El desierto es el lugar de la revelación. Es donde Dios se muestra como proveedor, pastor, sanador y amigo. A quienes han sobrellevado bien esta temporada, entregándose de lleno a Su proceso, anímense que su recompensa es el tesoro más grande que pueden recibir, descubrir el corazón de Dios.

TRANSICION DEL DESIERTO A LA TIERRA PROMETIDA

Creo que estamos en un momento de transición. El Señor guio a Su pueblo al desierto por un tiempo, pero ahora el remanente «subirá del desierto, apoyándose en su amado»  

Cantares 8:5 TLA ¡Alguien viene por el desierto! Avanza recostada sobre el hombro de su amado.

Individualmente, podemos estar en etapas ligeramente diferentes de nuestro proceso de surgimiento del desierto. Hace unos meses, tuve un sueño profético en el que estaba parada a un lado de un río. Vi a alguien del otro lado que representaba la primera misión a la que el Señor me está enviando mientras avanzo en la plenitud de mi llamado. El Señor me reveló que el río era el Jordán, y que yo había atravesado por el desierto. Ahora solo tenía que cruzar el Jordán antes de entrar en mi tierra prometida con la plenitud de mi unción, y el favor y el poder del Espíritu Santo para acompañar las asignaciones ordenadas por Dios, y las bendiciones celestiales del otro lado. Solo tenía que cruzar el Jordán antes de poder empezar a reclamar mi territorio legítimo y hacer avanzar el Reino en la tierra prometida diseñada específicamente para mí, al otro lado de mi desierto particular.

Creo que cada uno de nosotros tiene un desierto y cada uno de nosotros tiene una tierra prometida. En este momento algunos de nosotros estamos en medio del Jordán; muchos de nosotros estamos a solo unos pasos de la orilla del otro lado. Luego, hay algunos que pueden estar emergiendo del desierto con los dedos de los pies en el agua, listos para comenzar el proceso de cruzar el río. Para aquellos que están en este momento, quiero animarlos porque sé cómo se siente ese momento. Se puede sentir como si todo el mundo se estuviera derrumbando y que el desierto nunca terminará. Puede ser difícil ver a través de la arena del desierto y sentir esa salpicadura de agua que comienza a tocar los dedos de los pies, anunciando la transición que viene.

Para aquellos en medio de este momento difícil, donde saben que viene una transición, pero se siente como si nunca llegara, creo que su cruce del Jordán será rápido. Apenas pondrán un pie en el agua y, sin saber cómo sucedió, de repente se encontrarán pisando la orilla del otro lado. Su transición ya no llegará en un momento desconocido del futuro; ya está aquí. No permitan que sus sentimientos bloqueen su visión profética. El tiempo es ahora. Sientan el agua en sus pies y den ese primer paso en el río. Observen cómo Dios (que se ha sentido silencioso y distante para ustedes en la cima de su desierto) entra con todos los «de repentes» de su cruce del río Jordán y los acelera hacia su tierra prometida de una manera que nunca imaginaron posible.

Las cosas comenzarán a suceder tan rápido, que se preguntarán si están preparados para este nivel de bendición y poder. Sepan que están preparados. Dios no los llevó al Jordán demasiado pronto. Este es su momento, y el mundo ha estado esperando que surjan en la plenitud de lo que Dios los creó para ser. No se repriman.

La temporada de esconderse en el desierto con su Amado fue una temporada de despojo y refinamiento, pero ahora verán las cosas hermosas que Él puso dentro de ustedes y de las que no estaban conscientes. Es posible que no vean todos los tesoros que Él puso dentro de ustedes hasta que se encuentren en una situación que los requiera, y entonces verán con asombro como los tesoros de Su Espíritu fluyen fuera de ustedes. El Señor está a punto de liberar a su Iglesia, la hermosa Novia remanente que ha sido refinada y definida por su desierto y está lista para revelar la gloria de su Amado para que el mundo la vea. (Amber Johnson)

Josué 4:21-24 Yse dirigió a los israelitas: En el futuro, cuando sus hijos les pregunten: ¿Por qué están estas piedras aquí?, ustedes les responderán: Porque el pueblo de Israel cruzó el río Jordán en seco. El Señor, Dios de ustedes, hizo lo mismo que había hecho con el Mar Rojo cuando lo mantuvo seco hasta que todos nosotros cruzamos. Esto sucedió para que todas las naciones de la tierra supieran que el Señor es poderoso, y para que ustedes aprendieran a temerlo para siempre.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Del desierto a la tierra prometida

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".