Tienes acceso para poseer las promesas de Dios

Publicada el
Tienes acceso para poseer las promesas de Dios

Dios lo hará porque él es fiel para hacer lo que dice y los ha invitado a que tengan comunión con su Hijo, Jesucristo nuestro Señor. 1 Corintios 1:9 NTV

Recientemente tuve una visión de un individuo caminando hacia una puerta muy grande. Mientras caminaba hacia la puerta, noté que comenzaron a escanearlo usando identificación biométrica para determinar si podía ingresar. Justo cuando pensé que la puerta estaba a punto de abrirse, apareció un mensaje en letras rojas que decía: «¡Acceso denegado!» El individuo se alejó.  Luevo vi a la misma persona caminando de regreso a la puerta, y todo sucedió como antes. Las mismas letras rojas aparecieron con las palabras «¡Acceso denegado!» Una vez más, vi a la misma persona volver a la puerta por tercera vez, pero esta vez, en letras verdes en negrita, y el mensaje destellaba «¡Acceso concedido!» La puerta se abrió y el individuo entró por la puerta.

 Entonces escuché al Señor decir:  Escuché al Señor decir: «Estoy abriendo puertas que han sido inaccesibles en el pasado. Este no es el momento para que Mi Iglesia se detenga o sea negada. Hay una aceleración para que las oraciones sean contestadas. Recojan las promesas que han dejado de lado debido a las decepciones del pasado. Este es un tiempo establecido para que surjan COSAS NUEVAS. Es un tiempo para la resurrección de las palabras que ustedes pensaron que habían sido abortadas. Todavía están vivas. Usen su boca y profeticen a las cosas muertas, y Yo les daré vida».

 Reflexionando más sobre la visión, pensé en cómo el color rojo es reconocido internacionalmente como «parar» y el color verde como «seguir adelante». La persona en la visión es representativa de muchos en el Cuerpo de Cristo que han sido detenidos y se les ha negado el acceso a su lugar de avance. Las puertas se han cerrado para ellos, y no pueden encontrar la entrada al lugar donde sus sueños se harán realidad. La palabra del Señor para ustedes hoy es: «El lugar donde has estado detenido y has permanecido atascado cambiará repentinamente. Dios te está dando acceso a caminar a través de las puertas donde una vez enfrentaste la negación y el rechazo. Este es tu «tiempo establecido» para que el favor de Dios se manifieste en tu vida».

¿Quieren que les concedan acceso? Hay algo que deben hacer para atravesar la puerta de sus promesas. El secreto se encuentra en el ejemplo de Josué y Caleb, a quienes se les concedió el acceso a su Tierra Prometida. ¿Qué hicieron ellos que fuera diferente a los demás de su generación a quienes se les negó el acceso? Caleb, Josué y otros diez hombres fueron enviados a espiar la tierra que Dios había prometido dar a los israelitas. Diez de los espías regresaron con un mal informe, sus palabras magnificaron la oposición que enfrentarían. Sus palabras hicieron que el pueblo de Israel se viera afectado por un espíritu temor. Josué y Caleb intentaron sin éxito acallar la voz del temor dando un buen informe, recordandole al pueblo lo que Dios les había prometido, pero el pueblo se negó a creerles. Fue entonces cuando Dios declaró que a nadie de esa generación se le permitiría entrar en la Tierra Prometida, excepto a Josué y Caleb. El acceso les fue concedido porque creyeron en la promesa que Dios les había hecho.

Números 14:24 NTV Sin embargo, mi servidor Caleb tiene una actitud diferente a los demás. Él se ha mantenido fiel a mí, por lo tanto, yo lo llevaré a la tierra que él exploró. Sus descendientes tomarán posesión de la porción de la tierra que les corresponde.

Pasaron cuarenta años antes de que la siguiente generación de los hijos de Israel tomara posesión de la tierra de Canaán. Caleb y Josué, de su generación, fueron los únicos que pudieron entrar en la Tierra Prometida. Cuando Josué comenzó a dividir la tierra y a designar porciones de ella a las diferentes tribus, Caleb se adelantó y le dijo a Josué: «Tú sabes la palabra que el Señor dijo a Moisés, el hombre de Dios, acerca de ti y de mí en Cades-Barnea» (Josué 14:6). Caleb nunca lo olvidó. ¡Dios les había concedido acceso para pasar por la puerta de entrada a sus promesas! ¡Acceso concedido! Caleb reclamó con valentía su recompensa prometida y le recordó a Josué la palabra de Dios para ellos. Le declaró su fe en la promesa que Dios les había hecho. En esencia, dijo: «Dios me ha dado luz verde para ir y tomar posesión de lo que me había prometido».

Números 14:11-12 NTV Estoy tan fuerte hoy como cuando Moisés me envió a esa travesía y aún puedo andar y pelear tan bien como lo hacía entonces. Así que dame la zona montañosa que el Señor me prometió. Tú recordarás que, mientras explorábamos, encontramos allí a los descendientes de Anac, que vivían en grandes ciudades amuralladas. Pero si el Señor está conmigo, yo los expulsaré de la tierra, tal como el Señor dijo.

Caleb era tan fuerte como la primera vez que entró en la tierra. Aunque las circunstancias hicieron que su acceso se retrasara, sabía que Dios le había concedido la entrada, y que seguramente se cumpliría. Había esperado 45 años, y ahora estaba listo para recibir su herencia. Exigió audazmente a Josué: «Dame ese monte». En otras palabras, dijo: «He esperado pacientemente y me he aferrado a la promesa, y Dios me ha dado luz verde para seguir adelante. Es hora de que tome posesión de mi herencia».

Hoy, Dios te dice: «Te concedo el acceso a tu tierra prometida. Aunque te has retrasado, tu tiempo establecido ha llegado».

Caleb expulsó a tres gigantes de su montaña. Dios había renovado su fuerza y su lucha. Poseyó Hebrón tal y como Dios le había prometido 45 años antes. Tú también has recibido la luz verde de Dios para ir y atravesar la puerta y poseer tu herencia. (Andrew Towe)

Jueces 1:20 NTV Caleb recibió la ciudad de Hebrón, tal como Moisés le había prometido, y expulsó a todos sus habitantes, que eran descendientes de los tres hijos de Anac.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Tienes acceso para poseer las promesas de Dios

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".