Una nueva temporada y un nuevo camino abriéndose ante ti

Publicada el
Una nueva temporada y un nuevo camino abriéndose ante ti

Pero olvida todo eso; no es nada comparado con lo que voy a hacer. Pues estoy a punto de hacer algo nuevo. ¡Mira, ya he comenzado! ¿No lo ves? Haré un camino a través del desierto; crearé ríos en la tierra árida y baldía. Isaías 43:19

¡Estamos en una nueva temporada! Escucho al Espíritu del Señor decir que hay un nuevo camino abriéndose ante ustedes. Muchos se han desanimado porque la espera ha sido larga; velen con fe, porque en un de repente les sobrevendrá. ¡Lo que Dios les ha concebido saldrá, y las semillas que hayan sido sembradas darán su cosecha! ¡Confíen en su tiempo!

Me encanta la jardinería, y cuando el invierno llega a su fin, busco las primeras señales de la primavera. Cuando veo la primera hinchazón en las ramas que indica dónde brotarán las nuevas hojas, ¡me emociono! Sin embargo, déjenme ser honesta con ustedes. Todos los años tengo los mismos pensamientos cuando se prolonga el invierno: tal vez el árbol no recibió suficiente agua, o demasiada agua, o las raíces se congelaron, y lo que parece dormido en realidad está muerto. Me recuerdo a mí misma que esto sucede todos los años y que volverán a cobrar vida. Es un recordatorio para mí que debo confiar en la fidelidad y el tiempo de Dios. Aun así, sigue siendo un momento conmovedor cuando veo las señales de vida, en unas pocas semanas brotan hojas nuevas, y en un mes ya está más lleno que el año anterior. Incluso lo que parece muerto tiene esperanza con Dios, ¡porque nada es imposible para Él!

Job 14:7-9 NVI Si se derriba un árbol, queda al menos la esperanza de que retoñe y de que no se marchiten sus renuevos. Tal vez sus raíces envejezcan en la tierra y su tronco muera en su terreno, pero, al sentir el agua, florecerá; echará ramas como árbol recién plantado.

“El aroma del agua”, un indicio de esperanza de que la vida vendrá si tan solo se estiran sus raíces un poco más. Su luz está brillando incluso ahora en ese lugar muerto y oscuro, reviviendo la esperanza. Un viento fresco de Su espíritu está dando vida a las semillas de Su Palabra que han sido sembradas en su corazón, y una nueva vida está brotando. Incluso las semillas sembradas hace décadas pueden cobrar vida si se dan las condiciones adecuadas. La semilla más antigua que se convirtió en una planta viable fue una semilla de palmera datilera de Judea de unos 2000 años, recuperada de las excavaciones en el palacio de Herodes el Grande en Masada en Israel. Había sido en un lugar oscuro y frío; fue sacada a la luz, colocada en buen hábitat y germinada en 2005.

Declaro y decreto que Dios está trayendo a Su luz esas semillas que han sido sembradas en ustedes, y las que ustedes han sembrado en otros, ellas seguramente germinarán y darán lugar a una nueva vida que abrirá nuevos caminos ante ustedes. Observen y vean; en un de repente brotará la vida y verán un nuevo camino.

DE REPENTE – ¡NUEVOS CAMINOS!

Hechos 9:3-6 Mas yendo por el camino, aconteció que, al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. Él, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer.

Escucho al Señor decir: “Mientras Saulo estaba en su viaje, haciendo lo que creía que era correcto para su vida, el tiempo señalado y Mi propósito seguro para él había llegado, así será con ustedes. Han estado en su viaje, siendo fieles en las cosas puestas delante de ustedes, y ahora el tiempo señalado ha llegado para que se establezcan Mis propósitos. Mi luz vendrá e iluminará todo lugar oscuro. Mi luz vendrá y les mostrará el próximo paso a dar. Mi luz vendrá de repente, y sabrán, como sabía Saulo, que Yo Soy el Señor de la gloria. Porque verán Mi gloria en ustedes, y en esta nueva temporada abrazarán Mi Gloria en ustedes, y mostrarán Mi Gloria en la tierra para un tiempo como este. Porque Mi Gloria cubrirá la tierra a través de Mi pueblo que anda en Mis caminos. Mis caminos son más altos que sus caminos, y Mis pensamientos más que sus pensamientos. Están cansados de muchos planes, porque la mente del hombre planea su camino, pero el Señor dirige sus pasos (Proverbios 16:9). Confíen en Mí y déjenme ordenar sus días”.

“Observen como Mi camino se abre para ustedes, un camino que no han conocido, y Me conocerán de una manera nueva. Han estado tratando de pensar en su camino y en un lugar donde no han estado y no conocen el camino, pero como les he dicho en Mi Palabra, Yo estoy preparando un lugar para ustedes. Mi Reino está cerca. Yo estoy preparando un lugar para ustedes, y solo Yo los conduciré a él, un lugar en el Espíritu donde, momento a momento, me daré a conocer a ustedes y los guiaré por el camino que deben seguir”.

¡EXPANSIÓN DE SU PRESENCIA!

Hay una expansión de la presencia de Dios en nuestras vidas. Él está cambiando lo viejo para dar espacio a lo nuevo. Él está rompiendo la cáscara externa para producir un nuevo crecimiento. Esta es una temporada en la que nos moveremos hacia las cosas de Dios que han sido ordenadas antes de la fundación del mundo. Él está sacudiéndonos para quitar lo que obstaculiza para que podamos recibir más.

Escuché: «No tengan miedo, sino confíen en Mí. ¿No he sido siempre fiel? ¿No he provisto siempre? Este es un tiempo para recordar que YO SOY FIEL. Sin embargo, no me busquen de la manera en que me han visto en el pasado. YO SOY siempre llevándolos hacia adelante y hacia arriba en Mi gloria, nada se verá igual que antes. De repente, la luz brillará. De repente, su provisión vendrá. De repente, estarán asombrados y maravillados. Aunque confían en Mí, su confianza ha estado en Mi fidelidad de como se ve Mi provisión pasada en un momento presente. Ahora, Yo iluminaré el camino de su futuro, y sus ojos se abrirán a los reinos ilimitados de Mi gloria eterna en maneras que no han conocido».

El Espíritu Santo comenzó a hablarme de la fe de Abraham. Creo que cuando el Señor le dijo a Abraham que saliera de todo lo que conocía, que dejara su familia, su tierra y su cultura, la voz de Dios engendró la fe hasta el punto de que vio la ciudad eterna escrita en Hebreos.

Hebreos 11:8-10 Por la fe Abraham, al ser llamado, obedeció, saliendo para un lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber adónde iba. Por la fe habitó como extranjero en la tierra de la promesa como en tierra extraña, viviendo en tiendas como Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa, porque esperaba la ciudad que tiene cimientos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

¡RECIBAN UNA VISIÓN FRESCA!

Abraham venía de una nación pagana de idólatras; adoraban a muchos dioses. Cuando la voz de Jehová, el Eterno, le habló, fue despertado a su destino. Cuando el Señor le dijo a Abraham que se fuera, que dejara todo lo que conocía, a una “tierra que te mostraré”, creo que recibió la capacidad de percibir y aferrarse a la visión de la eternidad. La palabra “mostrar” en el idioma original es “ra’ah”, que significa ver; percibir; tener visión; mirar, mirar y averiguar; prestar atención y distinguir. También significa presentarse; ser visto; para mirarse el uno al otro. La palabra en otros lugares de las Escrituras es la misma palabra que se usa para un vidente. ¡Declaro que sus ojos se están abriendo para ver de una manera nueva, por el Espíritu del Dios vivo!

Abraham fue capaz de dar pasos extraordinarios de fe porque escuchó a Dios hablar y creyó. Cuando Dios le dijo a Abraham que su descendencia sería en número como las estrellas en los cielos, creo que no solo escuchó una palabra de promesa, sino que «vio» por el Espíritu los reinos eternos de las promesas de Dios para nosotros que son ilimitadas en magnitud de multiplicidad, la bendición que se expande a las naciones. Nosotros, que pertenecemos al Señor, pertenecemos a la misma fe de Abraham; vean la visión y reciban la misma seguridad de bendición para su futuro.

Gálatas 3:6-9 Así fue con Abraham: Le creyó a Dios, y esto se le tomó en cuenta como justicia. Por lo tanto, sepan que los descendientes de Abraham son aquellos que viven por la fe. En efecto, la Escritura, habiendo previsto que Dios justificaría por la fe a las naciones, anunció de antemano el evangelio a Abraham: «Por medio de ti serán bendecidas todas las naciones». Así que los que viven por la fe son bendecidos junto con Abraham, el hombre de fe.

Estamos en un tiempo donde el Señor quiere que despertemos a la Eternidad, para escuchar con atención y recibir la visión del Espíritu para que podamos avanzar por fe y tomar un nuevo territorio para Su Reino. Muchos de nosotros tenemos sueños que Él nos ha dado y que han estado inactivos durante muchos años. Otros han recibido palabras de promesa que aún no se han cumplido. Otros casi han perdido la esperanza en áreas de sus vidas donde ahora se preguntan si escucharon a Dios en primer lugar.

Cuando mi esposo y yo recién nos conocíamos, tuvimos una experiencia cuando leíamos juntos la Palabra de Dios y la presencia del Espíritu Santo era rica en la habitación. El Señor me llevó a una visión donde nos vi ministrando juntos; en esa visión vi la gloria de Dios inundando la habitación de una manera que nunca había visto. Llevamos casados ​​28 años y recién ha comenzado a suceder en los últimos años. Hubo muchas veces a lo largo de los años que la visión parecía muerta, en las que cuestioné, pero sabía lo que había visto. ¡Recordé otras palabras, visiones y sueños que se han cumplido y me mantuve en fe de que Dios traería lo que prometió! ¡Él es fiel! Aunque tarde, espérenlo; ¡permanezcan expectantes!

Habacuc 2:3 Pues la visión se realizará en el tiempo señalado; marcha hacia su cumplimiento, y no dejará de cumplirse. Aunque parezca tardar, espérala; porque sin falta vendrá.

Muchos piensan que la palabra fe significa creer. En el Antiguo Testamento, fe en realidad significa confianza; en el Nuevo Testamento significa creencia y seguridad. Podemos creer, o “saber” que lo que Dios ha dicho es verdad, pero ¿confiamos en Su bondad y en que Él siempre es fiel, digno de confianza, para que esto suceda en nuestras vidas? Pienso en el ejercicio de creación de equipos de confianza en el que una persona cae hacia atrás, confiando en que el otro lo atrapará. Pueden creer que son capaces de hacerlo, pero ¿confían en que lo hará?

Lo escucho decir: “¿Hay algo demasiado difícil para mí? ¿No he hablado, y no haré todo lo que les he dicho? ¿No soy Yo el Creador del universo que no duerme ni se adormece? ¿No Soy Yo el dueño del ganado en mil colinas? ¿No es mío el oro y la plata? Llamé a las estrellas para que hicieran brillar su luz y establecí los límites del mar. La creación está hablando de Mi gloria y Mi providencia. ¿No les he mostrado con la siembra y la cosecha, que tomo lo que parece muerto y le doy vida; aun vida en abundancia, porque Yo multiplico lo sembrado?”

Usen la fe que Yo les he dado y santifiquen su imaginación para que puedan ver como Yo veo. Anhelo llevarlos en un viaje y mostrarles todo lo que tengo preparado para que caminen, preparado en la eternidad para los Reinos de Gloria que deseo ver establecidos en la tierra. Vengan Conmigo, amados Míos, y déjenme mostrarles las cosas por venir. Cuando lean Mi palabra, permitan que penetre en su espíritu y haga que venga la visión para llevarlos adelante. Porque la ciudad permanente aún está sobre ustedes y tienen que entrar y ocuparla hasta que Yo venga. Ocúpense con fe y tomen la tierra por la fuerza… Mi fuerza, la fuerza de Mi Espíritu dando vida a Mis palabras hasta que se arraiguen en su ser y den a luz lo que ha sido determinado de antemano en los reinos eternos, para que venga ahora.

Despierten y levántense; el tiempo esta cerca salgan de la tumba de la incredulidad, de los caminos del mundo y de su propio pensamiento y razonamiento natural. Dejen atrás al viejo hombre, la forma en que se perciben a si mismos y a los demás que no Me glorifica. Levántense; dejen viejo hombre muerto y enterrado. Salgan a una nueva vida y dejen que Yo los guíe con Mi espíritu por nuevos caminos, hacia las tierras que He preparado para ustedes”. (Alane Haynes)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Una nueva temporada y un nuevo camino abriéndose ante ti

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".