Prepárate para un Junio increíble

Publicada el
Prepárate para un Junio increíble

Y el Señor dijo a Josué: Hoy comenzaré a exaltarte a los ojos de todo Israel, para que sepan que tal como estuve con Moisés, estaré contigo. Josué 3:7

A lo largo del año se entregaron muchas palabras proféticas. La mayoría edificó la fe y trajo aliento. Pero ahora, en esta temporada, el Señor nos está comisionando para que nos movamos y tomemos posesión de lo que Él prometió. Esta palabra viene de Josué 1:11: “Vayan por todo el campamento y díganle al pueblo que prepare provisiones, porque dentro de tres días cruzará el río Jordán para tomar posesión del territorio que Dios el Señor le da como herencia”. Dios les prometió esta tierra a Abraham y a sus descendientes. Después de la muerte de Moisés, Dios le ordenó a Josué (el asistente de Moisés) que cruzara el Jordán para poseer la tierra que el Señor estaba dando como herencia a Su Pueblo.

Este fue un gran desafío para Josué. Josué pasó los primeros ochenta años de su vida entrenándose para ser un líder, marcado por la vida y las habilidades de su mentor, Moisés. Sin embargo, vio a Moisés morir sin cruzar el Jordán para poseer la tierra que fluía leche y miel. Entonces llegó el momento en que a Josué se le ordenó cruzar y poseer la tierra. Necesitaba actuar y creer que el mismo Dios que estuvo con Moisés, también estaría con él. Necesitaba creer en las palabras de Dios: “Nadie podrá estar en tu contra todos los días de tu vida…” (Josué 1:5) y que todo lugar donde pusiera la planta de su pie le sería dado (Josué 1:3). Y Josué eligió creer en Dios, a pesar de los fracasos anteriores.

EL TIEMPO ES AHORA

Debemos creer que llegó el tiempo de poseer nuestra herencia. Josué no dejó espacio para la duda o el miedo; más bien, tomó medidas enviando espías para espiar la tierra. Luego trajo el arca del pacto para guiar al pueblo. Cuando Josué creyó en Dios y comenzó a dar pasos activos, Dios le dijo: “Este día comenzaré a engrandecerte ante el pueblo de Israel. Así sabrán que estoy contigo como estuve con Moisés” (Josué 3:7). Josué continuó creyendo en Dios. Mandó y seleccionó a doce hombres, uno de cada tribu, para que siguieran a los sacerdotes que llevaban el arca del pacto. Josué creía que tan pronto como pusieran las plantas de sus pies en el Jordán, el agua del Jordán se cortaría. Una vez que dieron este paso, el agua se cortó y los israelitas cruzaron por tierra seca.

Así como Josué se movió en fe, también necesitamos movernos en fe y creer plenamente que llegó el momento de poseer nuestra herencia. El mismo Dios que estuvo con Jesús, está de pie con nosotros. Prometió no dejarnos ni abandonarnos nunca. Esta es una temporada para echar por tierra la duda y la incredulidad. Josué aprendió esta lección antes. Después de salir de Egipto, fue elegido para ser uno de los doce hombres que espiaron la tierra de Canaán en Números 13-14. Caleb y Josué, como minoría, presentaron un informe positivo, a pesar del voto de la mayoría, los diez que afirmaron que no podían poseer la tierra. Josué y Caleb afirmaron que podían poseer la tierra porque Dios estaba con ellos.

La Biblia nos dice que Caleb tenía un “espíritu diferente” (Números 14:24). La Biblia también describe a Josué como “un hombre en quien está el Espíritu” (Números 27:18). Ambos hombres tenían una confianza apropiada en Dios, un desprecio apropiado por los obstáculos, un temor apropiado de Dios y una confianza apropiada en las promesas de Dios (Números 14: 7-9). Como resultado, pudieron poseer la tierra y ver a Dios cumpliendo sus promesas. Así como Dios lo hizo por Josué, Él está a punto de hacerlo de nuevo por nosotros. Creamos que nuestro tiempo es ahora.

POSEER LAS PROMESAS DE DIOS

Mientras oraba acerca de esta palabra, escuché a Dios decir: “Prepárate para poseer lo que te prometí. Prepárate para cruzar a una tierra nueva. Como estuve con Josué, estaré contigo. Sé fuerte y valiente. Todavía no terminé contigo. No estás luchando solo; estoy luchando por ti. El regalo que tengo para ti es mío y elegí dártelo. Mira a tu alrededor y verás pánico, disturbios e inflación por todas partes. Pero incluso en esta temporada, estoy a punto de abrir las compuertas de bendición sobre Mis hijos. Serás marcado para siempre por esta bendición. Y las puertas del infierno no prevalecerán, porque Yo estoy a punto de dividir el Jordán y poseerás cada lugar donde entres. Da un paso de fe, porque voy a derribar las puertas de hierro y las puertas de bronce. La vieja temporada de Moisés pasó. Este es el tiempo “oportuno” para el mayor avance y herencia. Este es el tiempo del mejor pacto: el derramamiento de Mi Espíritu. Por eso es la hora de tu herencia”.

EL MES DE JOSUE

No es una coincidencia que este sea un año “Shemita”. Es el año del lanzamiento y el descanso. Pero en junio también celebramos Pentecostés, que celebra el derramamiento del Espíritu de Dios. Por eso es un mes de Josué. Este mes se traducirá en favor y gracia invisibles. ¡Es una nueva temporada para poseer tu tierra! Aquellos que tienen un “espíritu diferente” del espíritu del mundo, verán lo invisible. Aquellos que eleven las promesas de Dios por encima de su realidad mundana, verán avances sobrenaturales. Aquellos que obedecen la Palabra de Dios, verán que las cosas se mueven de maneras que nunca habían visto. ¡Es un tiempo muy emocionante! Durante este mes, Dios está a punto de hacer cosas sin precedentes en nuestra realidad natural. ¡Prepárate para un junio increíble! (Yvon Attia)

Josué 4:21-24 Y se dirigió a los israelitas: En el futuro, cuando sus hijos les pregunten: ¿Por qué están estas piedras aquí?, ustedes les responderán: Porque el pueblo de Israel cruzó el río Jordán en seco. El Señor, Dios de ustedes, hizo lo mismo que había hecho con el Mar Rojo cuando lo mantuvo seco hasta que todos nosotros cruzamos. Esto sucedió para que todas las naciones de la tierra supieran que el Señor es poderoso, y para que ustedes aprendieran a temerlo para siempre.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Prepárate para un Junio increíble

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"