Una palabra de bendición a los padres

Publicada el
Una palabra de bendición a los padres

Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga yo y hiera la tierra con maldición. Malaquías 4:6

En Guatemala se celebra este 17 de Junio el DIA DEL PADRE. En otros países tiene fechas diferentes, pero quiero bendecir a todos los Padres con esta palabra del Profeta Bill Yount que está llena de bendición restauración, esperanza y rendención. Esten donde estén, que el Señor bendiga a todos los padres del mundo.

DIOS DICE: NUNCA LE FALLARE A TUS HIJOS

“Recientemente, el Señor ha estado trabajando horas extras en muchas relaciones familiares, especialmente entre padres e hijos. Hablando como padre, mirando hacia atrás, puedo sentirme abrumado por cómo estaba honestamente cegado por mis debilidades, o de cómo sentía impotencia para cambiar a mis hijos mientras los criaba. Cuando oyes hablar de cómo Dios va a hacernos crecer en su Cuerpo, puedes contar con que Dios se manifestará en el núcleo de la Iglesia: la familia con la que vivimos cada día. No podemos ir más lejos en Dios que en nuestro «domicilio» personal.

RESTAURACION DE RELACIONES: DESTINADOS A LAS BENDICIONES GENERACIONALES

Parece que el Señor está abriendo nuestros ojos para ver cómo nuestras debilidades y defectos de carácter en la crianza de los hijos han afectado a nuestros hijos en años posteriores. El propósito del Señor, cuando estas cosas salen a la superficie, es restaurar y sanar nuestras relaciones. El plan del enemigo es condenarnos y hacernos sentir fracasados ​​en el hogar, el ministerio y la comunidad. El cambio parece tan lento, incluso cuando el Señor saca a la superficie los defectos del carácter, y a veces nuestros hijos nos los recuerdan… en caso de que los hayamos olvidado. Nos sentimos abrumados por las cosas que podemos haber hecho mal; no podemos regresar ahora y cambiarlas, especialmente cuando nuestros hijos ya crecieron. El arrepentimiento puede ser abrumador y, como padre, parece magnificarse.

Recientemente, mientras oraba por mis propias deficiencias pasadas y presentes como padre, mis sentimientos de fracaso fueron interrumpidos divinamente por una pequeña y tranquila voz que habló mucho a mi corazón roto.

Dios dijo: “Hijo, te has centrado en tus debilidades que tus hijos parecen haber heredado. ¿Has olvidado que ellos también heredaron tus fortalezas con las que naciste de nuevo? Deja de pensar en todas esas maldiciones generacionales con las que el enemigo ha estado llenando tu mente y que Yo ya llevé a la Cruz. Comienza a renovar tu mente acerca de tus hijos, ya que ahora sólo están destinados a recibir bendiciones generacionales; la simiente de los justos es bendecida por causa de Mi justicia que te he dado».

Proverbios 11:21…. más la descendencia de los justos será librada.

EL DESTINO QUE ESTA SURGIENDO AHORA

Recordé que todos somos bendecidos porque somos la simiente de Abraham, el padre de la fe. Somos bendecidos porque, al ser su simiente, tenemos la misma fe que él. Además, Dios ha dado a cada hombre, mujer y niño una medida de su fe (Romanos 12:3). Además, Jesús nos dice que tenemos la misma fe de Dios, porque «tener fe en Dios» (Marcos 11:22) significa tener la fe de Dios. Pablo dijo: «…la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por la fe del Hijo de Dios…» (Gálatas 2:20).

Proverbios 13:22 …El hombre bueno deja herencia a los hijos de sus hijos

Sólo quiero que sepas que tienes una fuerza disponible que superará todos tus aparentes fracasos y arrepentimientos terrenales, y es TU FE. Tienes esta fe sin importar cómo criaste o no criaste a tus hijos. Tu fe en Dios (en lo que Él ha hecho y no en lo que tu has hecho, o no has hecho) es parte de la herencia de tus hijos ahora.

En este momento, en el ADN de tus hijos, está la propia fe para creer en lo imposible. Esta es una fe que superará todas las «aparentes» debilidades y fracasos. Conoce que esta fe que te salvó a ti salvará también a tus hijos. ¡Es una fe salvadora! De hecho, le has dado a tus hijos la cosa más poderosa del universo: ¡LA FE EN DIOS! La mayor sustancia que agrada a Dios es la FE. La fe que está en ti ya está en el ADN de tus hijos y es su «Destino que ahora surgirá».

PUEDES HABERLE FALLADO A TUS HIJOS, PERO YO NO LO HARE

Dios dice: “Yo estoy haciendo volver los corazones de los padres hacia sus hijos” significa que estoy tomando lo que es bueno, puro y encantador y de buena reputación, del interior de los corazones de los padres, y lo estoy vertiendo en los corazones de sus hijos. Y «haré volver el corazón de los hijos hacia sus padres» significa que tomaré lo que es bueno, puro, hermoso y de buena reputación, del corazón de los hijos, y lo derramaré en el corazón de sus padres. Ustedes y sus hijos experimentarán un amor abrumador que vencerá el mal con el bien, y las madres se verán atrapadas en el fuego cruzado de esta «explosión de amor» mientras Mi amor fluye sin obstáculos entre los padres y los hijos.

«Yo haré que sus hijos recuerden los buenos tiempos y traeré a su memoria preciosos recuerdos que el enemigo no les ha permitido recordar en absoluto. Del mismo modo, haré que los padres recuerden momentos preciosos y las cosas buenas de sus hijos que se convertirán en fortalezas en sus mentes para saber que Mi mano está sobre ellos, no importa dónde estén o lo que estén haciendo. Mírenlos y trátenlos como si ya estuvieran salvados, sanados, liberados y completos en Mí. ¿Les he fallado alguna vez? Tampoco le fallaré a sus hijos, ni a los hijos de sus hijos».

1 Juan 5:4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo: nuestra fe.

El Señor también incluye a las madres en esta palabra. Pablo le dijo a Timoteo: «Porque tengo presente la fe sincera que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida y en tu madre Eunice, y estoy seguro de que en ti también” (2 Timoteo 1:5). Creo que Pablo le estaba recordando a Timoteo que «LA FE ES COSA DE LA FAMILIA». La fe es contagiosa, y la fe también corre en su familia. ¡Intuyo que muchos de nuestros hijos acabarán en el «Salón de la Fe» que se sigue escribiendo (Hebreos 11)!

UNA BENDICION A LOS PADRES

Cuando era niño, mi padre bebió mucho durante años y sentí que nunca podría complacerle. Mi padre falleció hace muchos años. Una de las últimas veces que le vi en el hospital, salí de su cama y me dirigía hacia la puerta cuando oí a mi padre decir: «Bendito seas, Bill». Fue como si todo dentro de mí estuviera esperando toda mi vida para escuchar esas palabras de mi padre. Literalmente, sentí que algo en el Espíritu se desprendía de mí desde la cabeza hasta los dedos de los pies, y nunca he vuelto a ser el mismo desde entonces.

Sé que el amor y las oraciones de una madre por sus hijos son poderosos, pero nada en la tierra puede sustituir a un padre que diga a sus hijos: «¡Te amo y te bendigo!» Intuyo que muchos de ustedes se han criado con un padre terrenal que los amaba, pero que de alguna manera no les comunicó su amor y su afirmación. Han crecido, pero todavía hay un grito sin respuesta que sale de ustedes…«Papá, ¿dónde estás?»

Siendo un padre terrenal de tres hijos y un hombre de Dios a través de la sangre de Cristo, me gustaría orar ahora mismo sobre ustedes para liberar una «BENDICION DE PADRE TERRENAL» sobre su vida. Por la fe, voy a estar de pie en el poder (en el lugar de su padre terrenal), pondré mi mano sobre su cabeza y hablaré una bendición de padre terrenal. Escuchen con atención, porque muchos de ustedes nunca han escuchado estas palabras antes…

«¡Te amo! ¡Te amo! Eres muy especial. Naciste para sacudir el mundo y no hay nada que no puedas hacer. ¡Estoy tan orgulloso de ti! ¡Eres mi hijo amado, en quien me complazco! Eres mi hija amada, ¡Eres la niña favorita de papá en todo el mundo! ¡Te amo! Bendigo tu entrada y tu salida, bendigo tus negocios, en la ciudad y en el campo. Bendigo tu cartera y bolso, para que nunca sepas lo que es la carencia. Bendigo el fruto de tus lomos y de los hijos de tus hijos».

«En el nombre de Jesús, rompo esa maldición generacional de un espíritu huérfano de ti y de tu familia. Ese espíritu de orfandad que te dice que no perteneces. Bendigo a los que están por nacer, para que nazcan llorando… «¡Mi papá me ama!». Cancelo cada palabra de maldición negativa que se haya dicho contra ti en el nombre de Jesús. Te bendigo con una bendición de padre terrenal que cancela esas maldiciones. Como el Padre me ha enviado, así te envío a tu propósito y destino. Y nada te detendrá ahora. Llegarás hasta el final para terminar lo que Dios te ha llamado a hacer. ¡Te bendigo y te amo… te amo… te amo! Te bendigo con la bendición de un padre terrenal. Padre, abre los cielos sobre nuestros seres amados y muéstrales cuánto los amas. Dile a alguien… «¡MI PAPA ME AMA!» (Bill Yount)

Salmos 112:1-8 RVC Dichoso el hombre que honra al Señor y se deleita obedeciendo sus mandatos. Sus hijos tendrán poder en la tierra, y serán bendecidos por su rectitud. Su casa rebosará de bienestar y de riquezas, y su justicia permanecerá para siempre. Para los justos, la luz brilla en las tinieblas. Dios es bueno, justo y compasivo. El hombre bueno es compasivo y generoso; todos sus negocios los maneja con justicia, y por eso nunca tendrá tropiezos. El hombre justo siempre será recordado; vivirá sin temor a las malas noticias, y su corazón estará firme y confiando en el Señor. Su corazón estará tranquilo, sin ningún temor, y llegará a ver la caída de sus enemigos.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Una palabra de bendición a los padres

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".