Cabalgando en la tormenta

Publicada el
Cabalgando en la tormenta

Solo el Señor lo guiaba; ningún dios extraño iba con él. Lo hizo cabalgar sobre las alturas de la tierra y lo alimentó con el fruto de los campos. Lo nutrió con miel y aceite, que hizo brotar de la roca. Deuteronomio 31:12-13

“Muchos de nosotros sentimos que estamos en una especie de zona crepuscular de incertidumbre. Las cosas importantes están cambiando en el espíritu. Ya nada es “normal” y los enemigos de Dios están trabajando duro para perturbarnos. Y, sin embargo, lo creo es el Señor quien nos está invitando a lugares desconocidos para un propósito mucho mayor. Él quiere que lo veamos de una manera que nunca lo hemos visto antes… Este no es el momento de ir a lo seguro. Deje de mirar hacia atrás a lo que “una vez fue” y considere lo que el cielo está a punto de revelar. Deje de lado lo familiar y atrévase a perseguir las cosas más grandes que se avecinan”

ESTE NO ES EL MOMENTO DE IR A LO SEGURO (Una palabra compartida el 26 de Marzo de 2021)

“La transformación espiritual que anhelamos no la encontraremos en lugares conocidos. Incluso en medio de la interferencia del enemigo, el Espíritu nos llama a salir de nuestras zonas de confort porque las «grandes obras» sólo se encontrarán en los nuevos territorios- Estamos a punto de descubrir que el hogar no es un lugar, una rutina o un sistema, sino una Persona. Una vez me sentí muy frustrada al no poder ver lo que Dios estaba haciendo o dónde estaba trabajando Su Espíritu y finalmente grité: «Dios, ¿dónde estás?». Su respuesta me sorprendió. «Estoy en los lugares desconocidos. Ven a buscarme».

El pionero dentro de mí estaba emocionado, pero el hogareño no. Quería ver esas «cosas nuevas» que Él tenía preparadas, pero eso significaría dejar los espacios seguros que yo había creado. Esta misma invitación llegó en un sueño en el que no pude sintonizarme con la frecuencia del cielo hasta que salí de mis rutinas familiares y me aventuré en territorios desconocidos. Una vez que lo hice, tuve una poderosa revelación de la Divinidad y me desperté temblando en el temor del Señor. A esta nueva revelación de la actividad del cielo sólo se podía acceder saliendo de lo familiar y adentrándose en lugares nuevos. Muchos de nosotros nos sentimos como si estuviéramos en una especie de zona crepuscular de incertidumbre. Las cosas importantes están cambiando en el espíritu. Ya nada es «normal» y los enemigos de Dios están trabajando duro para desestabilizarnos. Y sin embargo, creo que es el Señor quien nos está invitando a lugares desconocidos con un propósito mucho mayor. Él quiere que lo veamos de maneras que nunca hemos visto. Es en los lugares desconocidos que nos esperan donde se ampliará nuestro propósito y se aclarará nuestra misión. En lugar de temer el cambio, elijo abrazar la aventura. Quiero estar donde Él está, y ahora mismo, Él nos está invitando a tomar su mano y viajar a un territorio desconocido. Este no es el momento de ir a lo seguro. Deja de mirar atrás a lo que «una vez fue» y considera lo que el cielo está a punto de revelar. Deja ir lo familiar y atrévete a buscar las cosas más grandes que están por venir”

“Esta palabra de hace más de un año no era solo una observación, sino una invitación; una invitación a abrazar este viaje con anticipación, no con temor. Una invitación a considerar las posibilidades que se avecinan y no mirar hacia atrás. Una invitación a los pioneros y los que toman riesgos para aventurarse en la tormenta, creyendo que el destino valdrá la pena el costo del viaje”.

“Ya estamos en un territorio desconocido. Como naciones y como creyentes en Cristo, nunca habíamos estado así. Todo lo que una vez supimos que era «normal» parece haberse escapado de nuestras manos, arrastrado por vientos inesperados de cambio y oposición. Todo en nuestra vida diaria ha sido interrumpido por poderes más allá de nuestro control. Y, sin embargo, debemos ver que Aquel que nos está llevando a través de estas turbulentas corrientes de cambio no es nuestro enemigo, sino nuestro Amigo.

Salmo 18:10-11 Cabalgó sobre un querubín, y voló; y raudo voló sobre las alas del viento. De las tinieblas hizo su escondedero, su pabellón a su alrededor; tinieblas de las aguas, densos nubarrones.

En Su infinita sabiduría y previsión, es Dios mismo quien sopla estos vientos de adversidad y dirige las tormentas de incertidumbre. Es Su mano de providencia la que está dirigiendo los asuntos de los hombres y guiándonos a través de lo desconocido hacia un resultado que está más allá de nuestra comprensión natural. Aunque nuestros adversarios puedan creer que son responsables de las crecientes nubes de caos y confusión, Él es el Creador de esas nubes quien se ha revestido en medio de ellas. » Nubes y densas tinieblas le rodean, justicia y derecho son el fundamento de su trono” (Salmo 97:2) Es Él quien habla a los elementos y ordena los reinos invisibles. Es Él quien es Dueño de todos y siervo de nadie. Viste las tormentas como el manto de un campeón. Sus ojos están fijos en el destino que tiene por delante y nada puede detener Su avance hacia la victoria.

Aún más importante, Él nos invita a cabalgar sobre las nubes de la tormenta con Él y unirnos a Él en la carga a través de este territorio desconocido. No somos meros observadores de sus obras, sino que estamos sentados a su lado. Con placer en Sus ojos, Él nos entrega las riendas para cabalgar sobre estas tormentas y tomar la delantera hasta el final. ¡Él nos recuerda que nos ha dado autoridad sobre Sus enemigos! ¡Están debajo de nosotros, no sobre nosotros, y Él está usando su oscuridad contra ellos! El impulso que creen que han alcanzado solo ha servido para alimentar estas tormentas para Su gran plan. Para aquellos que miran con los ojos del espíritu, ¡Él ha convertido sus tormentas en los mismos vehículos que nos impulsan a la victoria! Nuestra voluntad de adentrarnos en lo desconocido desafía a aquellos que buscan desviarnos del rumbo y desbancarnos de nuestra posición en el espíritu. Es nuestra determinación la que nos hará atravesar las tormentas, lo que nos llevará a un destino que nunca esperamos.

A pesar de los vientos y la oposición que busca sacarnos, hay una verdad que el enemigo ha olvidado. Fuimos hechos para la tormenta. Aquel que les dio existencia por medio de la palabra y los sopla a voluntad, ha impartido ese mismo Espíritu a los que Él llama Suyos. Somos nosotros, los jinetes de la tormenta, quienes llevamos el viento de Su Espíritu, empujando a todos los demás a la sumisión y llamando al caos al orden para Su propósito divino. Él nos ha dado el encargo de cabalgar la tormenta hasta el final y recibir Su promesa. No desprecies la tormenta. ¡Únete y remóntate hasta el final para recibir la recompensa del Campeón! (Wanda Alger)

Isaías 58:14 Entonces te deleitarás en el Señor, y yo te haré cabalgar sobre las alturas de la tierra, y te alimentaré con la heredad de tu padre Jacob; porque la boca del Señor ha hablado.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Cabalgando en la tormenta

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"