La balanza de su justicia

Publicada el
La balanza de su justicia

Que Dios me pese en la balanza de justicia, porque sabe que soy íntegro. Job 31:6

La balanza de la justicia ha sido pesada en los tribunales del Cielo, y las cosas se están inclinando a favor de aquellos que, por la persistencia y la diligencia, han aplicado los principios del Reino, que se encuentran en la Palabra de Dios, a sus vidas. Aquellas personas que están caminando por fe, en obediencia, deberían estar expectantes para que Dios traiga el equilibrio y la justicia.

Amado, ¿sientes que has sido probado en el fuego sin un final a la vista? Si es así, la palabra profética de hoy del corazón del Padre es para ti.

Escuché al Señor decir:

“Últimamente has pasado por un momento horrible de presión y oscuridad. No has sabido qué hacer ni cuándo hacerlo, y todas las cosas que te funcionaron en el pasado ya no funcionan, porque te he estado sometiendo a Mi inspección de mil puntos. La presión ha sido grande, pero te estoy empujando hacia un gran avance. Te estoy dando a luz en tus milagros, en plural: los milagros por los que has estado orando todos estos días”.

“Porque las cosas que has pedido son tan grandes, necesito primero asegurarme de que puedes manejarlas. Por lo tanto, te he estado sometiendo a una inspección de mil puntos para probar tu carácter y tu temple. Has sido pesado ​​en la balanza y he encontrado que tienes la fuerza suficiente para manejar Mis respuestas a tus oraciones”.

“Es muy difícil ser pesado en Mi balanza, dice el Padre. Cuando estás en Mi balanza, solo sientes aire debajo de ti; ya no estás parado sobre los cimientos que sientes que ganaste durante todos estos años. Y cuando estas en Mi balanza sientes como si te balancearas en el aire, sin nada estable bajo tus pies. Pero te estoy protegiendo para un bien mayor”.

“Al pesarte en Mi balanza, estoy probando tu temple contra el peso de las bendiciones que estoy derramando para ti. También te estoy protegiendo de asumir una responsabilidad que te quemaría bajo su calor. Has reconocido que no tienes nada excepto a Mí, y esto es verdad. No puedes proveer para ti mismo o para otros. No puedes sostenerte a ti mismo ni a los demás, no tienes nada excepto a Mí. Yo Soy el único verdaderamente tuyo, y nadie puede arrebatarte de Mi mano, porque eres Mío. Pero, aunque no puedas sustentarte ni proveerte a ti mismo, Yo estoy contigo para sanarte. Estoy contigo para sostenerte. Yo proveeré para ti, porque soy Proveedor y estoy contigo para proveer para TODAS tus necesidades”.

Juan 10:27-29 Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco, y ellas me siguen. Les doy vida eterna, y nunca perecerán. Nadie puede quitármelas, porque mi Padre me las ha dado, y él es más poderoso que todos.

QUEDATE QUIETO

Salmos 46:10 «¡Quédense quietos y sepan que yo soy Dios! Toda nación me honrará. Seré honrado en el mundo entero».

Descansa en quien Yo Soy, no en tu capacidad de proveer o hacer algo, porque sin Mí no puedes hacer NADA. Descansa en Mí. Ven hacia Mi como un niño pequeño, sabiendo que Yo existo; que te amo y que todo estará bien si estás en Mis brazos. Es en Mis brazos que encuentras descanso para tu alma. Mírame. Yo Soy el que te defiende, Yo Soy el que te prueba y te bendice; el que te da y el que te quita. Pero debes confiar en Mí, porque nunca te dejaré ni te desampararé. Tus tiempos están en Mis manos y Yo estoy contigo para consolarte.

ESPERA CON CONFIANZA

Isaías 30:15 Esto dice el Señor Soberano, el Santo de Israel: «Ustedes se salvarán solo si regresan a mí y descansan en mí. En la tranquilidad y en la confianza está su fortaleza.

“Esperar es duro, pero ir sin victoria es más difícil. Las llaves de tu victoria en este momento están esperando la fidelidad a TODO lo que te he pedido que hagas. Haz estas cosas. Mantén tus ojos en Mí, y ven ante Mí como un niño pequeño. Descansa en Mis brazos, porque Mi yugo es fácil y Mi carga es ligera. Estás pasando Mi inspección de mil puntos, esta es la prueba más dura que jamás hayas soportado, y ha estado ocurriendo durante mucho tiempo. Has sido pesado en mi balanza y no te he encontrado falto, sino escondido en Cristo. Todas las cosas buenas vienen a todos aquellos que esperan en Mí. ESPERA Y DESCANSA. Yo proveeré, Yo sanaré, y habrá lluvias de bendición.” (Jamie Rohrbaugh)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


La balanza de su justicia

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"