Cuidado, león rugiente

Publicada el
Cuidado, león rugiente

Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. 1 Pedro 5:8

Muchas cosas han venido y siguen viniendo contra el Cuerpo de Cristo para robarnos el enfoque. Hay mucha distracción en la atmósfera. Hay muchas cosas que el enemigo está haciendo para obstaculizar la visión del Pueblo de Dios. Las amenazas de “humo y espejo” han aumentado contra muchos, pero están vacías, mientras que el Pueblo de Dios, se levanta en su autoridad en el nombre de Jesús. Hay una nube negra de pesadez intentando arraigarse en muchas vidas para traer opresión, desaliento, desesperación y ceguera espiriual. No permitan que sus ojos se fijen en lo que el enemigo está haciendo, sino manténgalos levantados en Jesús y en Su Palabra. Levanten su voz, clamen, alaben y adoren, permanezcan vigilantes en oración, porque estamos ante el umbral de una puerta que nos llevará al cumplimiento de muchas promesas. Craig Conney compartió hoy esta palabra del Señor llena de revelación.

NO CAIGAS EN LA TRAMPA

2 Corintios 2:11 …para que Satanás no se aproveche de nosotros, pues no ignoramos sus artimañas.

“Mientras oraba, vi una foto de un cable trampa.  Parecía tan inofensivo e inocuo.  Sin embargo, a aquellos que tropezaron con él, les causó daño y angustia. Escuché al Señor decir: al Señor decir: «NO CAIGAS EN LA TRAMPA». Esta es una semana importante. Elige bien tus pasos.  Escoge tus palabras con sabiduría. Escoge tus consejos en oración. No permitas que el enemigo utilice «falsas banderas» para desviarte del camino. Ten mucho cuidado de no reaccionar de manera exagerada ante situaciones, personas y eventos que no ameritan una respuesta tan emocional. No te distraigas con asuntos menores ni te preocupes por problemas insignificantes. No prestes atención a los comentarios negativos de voces insignificantes.  Bloquea el parloteo. Baja el volumen. Ignora el ruido. Es sólo una distracción”.

Sé muy intencional sobre lo que permites en tu vida de pensamiento.  Cuida tus ojos, tu mente, tu corazón.  Permanece sin contaminar, puro, limpio, de mente clara, confiado. El enemigo quiere empujarte y tirar de ti en tantas direcciones diferentes para que te desorientes, confundas y desanimes.  Él está lanzando flechas ardientes de drama, mentiras y falsas acusaciones para que pierdas tu tiempo apagando fuegos.  Deja que se consuman solos. Dedica tu atención a perseguir al Padre: su presencia, sus planes y su propósito.

Ten una sola mente y enfócate firmemente en donde el Señor te está llevando. No te desvíes ni a la derecha ni a la izquierda. No importa cuán atractivo o atrayente parezca algo. No es oro todo lo que brilla. Escoge con mucho cuidado las voces que decides escuchar. No todo el mundo tiene derecho a hablar en tu vida.  El Padre te enviará a los «pocos fieles» que, como los hijos de Isacar, pueden discernir los tiempos y las temporadas. No subestimes la importancia de las decisiones que tomes en esta temporada. Da prioridad a tu relación con el Espíritu Santo. Él impartirá sabiduría y revelación. Él te guiará a toda la verdad. Él iluminará tu camino. Él ordenará tus pasos y tu tiempo.Acércate a su presencia. Todo lo que necesitas está disponible allí. (Criag Cooney)

1 Pedro 5:6-7 Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.

Proverbios 3:24-26 Al acostarte, no tendrás temor alguno; te acostarás y dormirás tranquilo. No temerás ningún desastre repentino, ni la desgracia que sobreviene a los impíos. Porque el Señor estará siempre a tu lado y te librará de caer en la trampa.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Cuidado, león rugiente

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".