La temporada de cierre, limpieza y resurrección de las semillas caídas

Publicada el
La temporada de cierre, limpieza y resurrección de las semillas caídas

Recientemente estaba en mi estudio adorando cuando el Señor me hizo una pregunta simple: “¿Me darás ese sueño?” Llevaba meses temiendo esta pregunta, sabiendo que llegaría. Desde septiembre del año pasado ha parecido una temporada de rendir todo de nuevo y ver cómo puertas inesperadas se cerraban y el plan cambiaba drásticamente. Este sueño era la última semilla que me quedaba y sin embargo, aquí estaba aferrándome a él como si fuera lo más preciado cuando llegó la pregunta. “¿Me lo darás?” Honestamente, no quería, pero no retendría nada del Señor, así que le dije que sí. Al dárselo de corazón, una gran aflicción brotó de mí como si estuviera llorando una muerte. Fue profundo y desgarradoramente doloroso, pero lo coloqué en el altar: la última semilla que me quedaba. Pasé la siguiente hora postrado mientras permitía que Dios ministrara mi corazón y cortara las ataduras y expectativas que tenía con ese sueño. Nunca es fácil soltar todo por lo que has luchado y construido durante años. Aquí es donde muchos de nosotros hemos estado: una temporada de vaciamiento y entregando todo lo que hemos estado cargando y construyendo para Dios. Pero ¿por qué?

EL LIBRO CONTABLE DE LAS SEMILLAS

Mientras estaba postrado esa noche, tuve una visión donde sostenía un libro contable y dentro estaba escrito Juan 12.24: “De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto”. Empecé a pasar las páginas para ver los diferentes tipos de semillas que habían caído al suelo en los últimos años, especialmente en los últimos 8 meses. Esto es lo que leí y lo que discerní que representaban:

Las semillas de plantación/establecimiento y familia: Son las semillas y sueños de estar establecidos y asentados después de una larga temporada de transición. Entregarlas al Señor ha significado tener que rendirse a un período de tiempo desconocido de estar en un patrón de espera.

Las semillas de propósito/movimientos y ministerios: Son las semillas de propósito, nuestros ministerios y movimientos que hemos estado construyendo durante mucho tiempo. Dios nos ha estado pidiendo que se los entreguemos en esta temporada.

Las semillas de promesas no cumplidas: Las semillas que no han dado fruto como pensábamos que habría sucedido para este tiempo. Dios nos ha pedido que las pongamos junto con todas nuestras preguntas en Sus manos.

Cuando vi estos primeros encabezados, supe de inmediato que estas eran las semillas que eran dolorosas de soltar o entregar al Señor, pero eran cruciales para lo que iba a suceder después: la resurrección, multiplicación e incremento que Dios traería a cada semilla que le entregamos. Pero la multiplicación y el incremento no son la única razón por la que Dios nos guía en estas temporadas; es un movimiento estratégico más grande de lo que crees. Es cortar las ataduras en áreas en las que hemos estado en esclavitud o estaremos en esclavitud más adelante, lo que nos debilitaría.

LA LIMPIEZA DE LA CASA Y EL CIERRE

Luego vi más encabezados escritos y supe de inmediato que estas eran las categorías de semillas que Dios estaba enviando al suelo para que nunca volvieran a surgir.

Las semillas del hombre: las semillas de nuestra propia ambición, deseos y voluntad. Las cosas que estábamos tratando de construir y plantar en  nuestras propias fuerzas, y los imperios que se han construido sin Él o que se han desviado de Su diseño.

Las semillas de los planes del enemigo: las semillas que el enemigo plantó sutilmente en nuestras vidas que crecerían y estrangularían los planes y propósitos de Dios. Estas son las semillas de desviación y distracción que fueron plantadas para atacarnos como un trabajo interno cuando Dios quería promovernos.

Las semillas de relaciones y alineamientos equivocados: Las ataduras que tenemos con personas, redes y movimientos que no son adecuados para nosotros. Las ataduras que tenemos con personas que están secretamente en contra nuestra y que no podemos ver.

Las semillas de una falsaidentidad: Creo que estas son las personas que han construido su vida alrededor de un sistema religioso o infraestructura de algo que no está dirigido por el espíritu y los mantiene en esclavitud. Es una personalidad que requiere mucho trabajo y que Dios está confrontando para liberarte.

Semillas de ciclos y disfunciones generacionales: Son los puntos de conexión que te mantienen atado a ciclos disfuncionales, hábitos, mentalidades y adicciones. Dios no quiere que des vueltas alrededor de esa montaña de nuevo.

Semillas de dolor y traumas: Estas son las semillas que siguen regresando como un perro por un palo. Las temporadas de dolor y abuso te han hecho sentir como una víctima y Dios está enterrando esas mentiras de una vez por todas.

Semillas de tormento demoníaco: Son las semillas sembradas que han creado puntos de entrada para que lo demoníaco venga y te intimide diariamente. Estas semillas están cayendo al suelo en esta temporada.

Semillas de control y manipulación: Esta atadura narcisista te ha robado lo suficiente al silenciarte y mantenerte atado como un títere en una cuerda.

Semillas de complacencia y cristianismo tibio: Las semillas de apatía que han quitado el fuego de la iglesia y han convertido tu pasión en una tarea religiosa.

Así es, Dios nos está liberando en este momento para nuestro propio beneficio aunque no lo veamos. Solo vemos lo que se ha perdido, pero muchos de nosotros hemos estado en la cerca por demasiado tiempo y nos ha estado desgastando. Esta es la manera de Dios de rescatarte aunque no parezca así en este momento. Notarás que todo lo que fue hecho por el hombre permanecerá en la tierra, cada lucha, por migajas, ambición elevada e idea no cocreada con el Espíritu Santo. También notarás que los ataques relacionales, la difamación y la constante avalancha de chismes en tu contra permanecen en el polvo, ya que Dios ha usado esta temporada de rendición profunda para limpiar la casa, cortar lazos con las personas equivocadas, asesinos, falsos confidentes y aquellos que se oponen secretamente a tu misión.

Trampas a evitar en una temporada de cierre:

  • La tentación de retroceder para evitar la incomodidad de lo nuevo.
  • Intentar aferrarse a semillas que deben entregarse al Señor.
  • Tomar este proceso como juicio o fracaso.
  • Personas de viejas temporadas tratando de reconectar o aferrarse a ti.
  • Viejas fuentes de control y manipulación tratando de volver a aferrarse a ti.
  • Oportunidades para reavivar el dolor y el rechazo de una situación enterrada.
  • Aceptar las opiniones y juicios de críticos influenciados por el acusador.
  • Revolcarse en la desesperanza y la derrota.
  • Creer las mentiras del enemigo de que todo ha terminado para ti y que tus mejores días han pasado.

NO HA TERMINADO, ES UN NUEVO COMIENZO

No podrás creer las cosas que Dios va a resucitar en los días venideros. Ministerios, movimientos, planes, matrimonios, familias y legados. Ha parecido una temporada de entregar los pedazos rotos de sueños y deseos, promesas y destinos en los que has construido tu vida, pero observa cómo Dios sopla nueva vida en lo que pensabas que estaba muerto e imposible de levantar. Pronto verás que, aunque dolorosa, esta temporada fue el reinicio que necesitabas para poder dar el paso hacia el nuevo día que Dios está abriendo para ti. Será inesperado para aquellos que todavía viven en el duelo por soltar lo que construyeron y lo que sintieron que fracasó. Pero sentirán como si se les estuviera dando un nuevo mapa, una brújula y direcciones mientras Dios reviven los naufragios de la temporada pasada y sopla nuevo viento en sus velas. Su corazón puede estar aún entumecido y sintiendo la esperanza diferida, pero pronto comenzarán a sentir cómo Dios revive los lugares profundos de su alma y un río fresco de agua viva volverá a brotar de ti. ¿Has sentido que entraste en la tumba? ¿Has sentido que todo ha terminado? ¿El enemigo pensó que te tenía vencido? Piénsalo de nuevo… (Una palabra de Nate Johnston)

Apocalipsis 21:5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".