Categorías
Sin categoría

MADRES DE RODILLAS – DIA 2

HAY VICTORIA SOBRE LA INIQUIDAD FAMILIAR

 Ya no tendrá nadie que enseñar a su prójimo, ni dirá nadie a su hermano: ¡Conoce al Señor!, porque todos, desde el más pequeño hasta el más grande, me conocerán —afirma el Señor—. Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus pecados. Jeremías 31:34

Amadas amigas estamos teniendo problemas con los correos, muchas están suscritas y aparecen registrados sus correos sin embargo me notifican que no han recibido, esto es algo que no es normal, vamos a revisar si hay algún problema con el servidor. No vamos a permitir que nada nos detenga estos 21 días de INTERCESION. Así que, si no reciben el correo podrán leer el ENFOQUE DE ORACION en nuestro sitio web www.lascartasdemagie.com también pueden descargar gratis la APP a su teléfono. Recuerden también que NO ES AYUNO DE 21 DIAS. Son 21 días de INTERCESION. Ayunaremos solo los últimos tres días 19,20 y 21 de marzo y les daremos instrucciones sobre el ayuno de Ester.

Escuché a alguien decir “Nacimos siendo lo que fueron nuestros padres, pero morimos siendo las decisiones que tomamos” En cada una de nuestras familias Dios tiene un destino, pero Satanás trabaja para pervertir el plan de Dios. El usa el pecado para llevarnos por una corriente como la de un río, conocida como “iniquidad”, para controlar las generaciones pasadas, presente y futuras. Así como heredamos el color de los ojos de nuestra madre o el color del cabello de nuestro padre, el pecado deja una debilidad espiritual hacia ese pecado en la línea familiar. El pecado es la causa, y la iniquidad es el efecto. (Jeremías 32:17-18). Muchos pecados y problemas pasan de generación en generación.

El Salmo 109:18 dice: “Se vistió de maldición (iniquidad) como de su vestido y entró como agua en sus entrañas como aceite en sus huesos.” La iniquidad se mete en nuestro cuerpo. La iniquidad es producto de un pecado que no se confesó y que se engarza en el alma, produciendo enfermedades y toda clase de cautiverios espirituales. Esas son las iniquidades que se manifiestan como maldiciones a través de las generaciones.  A no ser que entendamos y conozcamos el remedio de Dios para esta situación. Cristo venció la iniquidad en la Cruz del Calvario (Isaías 53:11-12) Su sangre es el suficiente para limpiarnos y limpiar nuestra línea generacional. Jesús se hizo maldición por nosotros para que podamos ser libres de toda maldición.

1 Pedro 1:18-19 Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación.

LECTURAS PARA HOY: Isaías 59; Jeremías 31; Salmos 32 – El Señor dice: “Yo voy a romper maldiciones generacionales, este día vas a entrar en un rompimiento, no solo lo estoy haciendo sobre tu vida sino también sobre la vida de tus hijos” Empiece a llamar a sus hijos por sus nombres en oración y dele gracias a Dios por su libertad. Nos ponemos de acuerdo con el destino que hay en el cielo y negamos los propósitos del infierno y declaramos que ellos tienen derechos de pactos, de bendición, bendición, bendición, bendición. 

  1. Rompa el poder del pecado y la iniquidad arrepintiéndose de su propio pecado (Salmos 24:6)
  2. Identifique los pecados generacionales que están obrando en su familia y llévelos a Jesús para que sean destruidos. (Salmos 51:5-11)
  3. Perdone a sus antepasados que causaron esas debilidades o tendencias en su línea familiar, aunque cada uno toma la decisión de actuar sobre ellas.
  4. Reconozca y crea con el corazón que Dios tiene toda autoridad y esta ha sido delegada a Jesucristo, dándonos el poder para ser libres de iniquidades familiares y de toda obra del enemigo. (Mateo 18:18-20)

OREMOS:

Padre, en el nombre de Jesús me acerco confiadamente al Trono de Tu Gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. Yo me arrepiento por el pecado generacional de parte de mi familia. Hoy apelo al sacrificio que hiciste por mi y por mis generaciones en la Cruz del Calvario, lo cual nos da el poder de ser llamados hijos de Dios. (1 Juan 1:12-13) El Espíritu Santo habita en mí, y los patrones de iniquidad en mis generaciones no será reproducido o reforzado, sino aniquilado. Te doy gracias por la Sangre de Jesús, porque por el poder y la autoridad de Tu Sangre, ahora puedo renunciar al pecado en mi línea familiar. Yo rompo en el nombre de Jesús el poder de la iniquidad sobre mis hijos y los hijos de mis hijos.

Yo renuncio a toda atadura, maldición o espíritu inmundo asignado a mi nombre o a mis apellidos, corto todas las maldiciones establecidas en los apellidos de mi familia en el nombre de Jesús. Corto ahora mismo toda iniquidad familiar pasada, por causa del linaje en el nombre de Jesús. Yo declaro que sobre mi vida y la de mis generaciones la única sangre que tiene validez es la Sangre de Cristo y ninguna maldición de mis antepasados, de mis ancestros tiene poder, ni autoridad para gobernar nada, ni en mi vida, ni en mi familia, ni en mi salud, ni en mis finanzas, ni en mi ministerio, ni en mis hijos naturales, ni en mis hijos espirituales en el nombre de Jesús. Yo renuncio en el nombre de Jesús a la raíz de idolatría, al castigo de la maldad por la práctica de la idolatría de mis antepasados y mi práctica personal cuando consulté o cuando fui a buscar ayuda en los ídolos. Declaro en el nombre de Jesús que se ha secado lo que el enemigo produjo por causa del pecado de la idolatría.

Señor en el nombre de Jesús, declaro una vez mas sobre mi, mis hijos y mis generaciones que en este día que la Sangre de Jesús nos limpia y las maldiciones se rompen sobre nuestras vidas, adicciones se rompen sobre nuestras vidas, enfermedades se rompen sobre nuestras vidas, debilidades, iniquidades se rompen sobre nuestras vidas. Las arranco de nosotros desde la raíz, remuevo esas cosas de nuestro destino, nos liberamos en el nombre de Jesús y nos desatamos en la plenitud de nuestros destinos.

Lucas 1:50 Y de generación en generación es su misericordia para los que le temen.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"